Jueves, 14 Diciembre, 2017

            

Esta madrugada cambiamos la hora: ¿se adelanta o se atrasa?

Apunta esta serie de consejos para afrontar la nueva hora "invernal"

Reloj del Ayuntamiento de Granada | Archivo GD
Redacción GD


image_print

Los relojes moverán sus manecillas la madrugada de este domingo para adaptarse al horario de invierno. Este cambio implica atrasar una hora el reloj, por lo que las 03.00 de la mañana del domingo serán las nuevas 02.00 de la mañana. Con este cambio decimos adiós al horario de verano, establecido el pasado 26 de marzo, y dormiremos una hora más como se acostumbra a decir coloquialmente.

¿EN QUÉ TE PUEDE AFECTAR?

El cambio de hora se efectuará el domingo a las 03.00h, cuando automáticamente esta pasará a ser las nuevas 02.00h, por lo que en este caso ganaremos horas de sueño. A partir de este cambio, amanecerá más pronto y anochecerá antes. Esto tiene como finalidad adaptar nuestra rutina al ciclo de luz solar, ahorrando energía y aprovechando la luz natural.

Siempre cuesta un poco adaptarse a la nueva hora después de un cambio, sin embargo, es más sencillo adaptarse a la misma cuando se retrasa que cuando se adelanta, como ocurre en el cambio de hora veraniego. Al ganar una hora de sueño la sensación al despertar es de haberse despertado un poco tarde, aunque lo hagamos en la hora correspondiente, en lugar de no haber dormido lo suficiente.

Por último, este ahorro energético tendrá un beneficio medio de seis euros por cada hogar español, según los datos del Instituto para la Diversificación y el Ahorro de la Energía. Por lo que este ahorro energético también trae consigo un ahorro económico para las familias.

CONSEJOS PARA AFRONTAR EL CAMBIO DE HORA 

En primer lugar, cambiar la hora de los relojes que tenemos por casa antes de irnos a dormir, de esta manera ya tendremos la nueva hora cuando despertemos y no nos llevaremos sorpresas.

También debemos de mantener nuestras rutinas, de forma que estas estén presentes en el nuevo horario y nos sea fácil más fácil mantenerlas.

Por último, podemos intentar acostarnos a una hora pertinente antes del cambio, previendo la modificación, con el fin de que afecte lo menos posible a nuestras horas de sueño.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *