Jueves, 27 Julio, 2017

            

Escoger la mejor mochila para tu hijo

Una serie de consejos que deberías tener en cuenta si estás pensando en comprar una

Una niña porta una mochila
Remitido


image_print

Demasiadas asignaturas y por tanto libros, junto al material escolar, puede hacer de la mochila de tu hijo una auténtica pesa de gimnasio que ni en tu mejor época serías capaz de soportar unos pocos metros.

Conscientes de esta problemática y los riesgos a padecer problemas de espalda y de crecimiento a los niños según diferentes estudios revelados, todos los padres se lanzaron a las maletas con ruedas y aunque son muchas las ventajas,  no resultan del todo cómodas sobre todo en los más pequeños que pierden la facilidad de desplazarse como venían haciendo con las mochilas escolares.

Coger la maleta en peso para subir a la planta en la que se encuentre el aula o llegar hasta su propia casa en caso de contar con cientos de peldaños de escalera, puede convertirse en una odisea y un gran cansancio, lo que ha vuelto ha poner de moda y entrar con fuerza en este curso escolar, las tradicionales mochilas pero con mejoras que permiten distribuir mejor el peso.

Para que puedas escoger la mejor mochila para tu hijo y disponer de la seguridad de que no estás jugando con la salud del, a continuación te traemos algunos consejos que deberías tener en cuenta si estás pensando en comprar una.

 Características de una buena mochila 

Adaptación a necesidades personales: lo primero que debemos tener en cuenta a la hora de comprar una mochila, son las necesidades de la persona que la vaya a utilizar y es que no es lo mismo una mochila para el colegio que debe ser amplia y disponer de compartimentos que una para ir al gimnasio donde llevar ropa de muda.

Valoradas las necesidades, llega la hora de filtrar solamente aquellos modelos que se adapten a lo que venimos buscando. Solo así, podemos pasar a comparar otras características.

Resistencia: en consonancia con el punto anterior, además de adaptarse a las necesidades, la misma ha de soportar el peso con el que se tenga que desplazar.

Libros, libretas, estuche, ropa deportiva, .. el peso se puede disparar pero comprobar la resistencia es tan sencillo como presionar desde el interior de la mochila con un dedo y notar la sensibilidad que es capaz de transmitirnos a la otra mano puesta en el exterior.

Calidad de las cremalleras y cierres: y sí un motivo suele obligarnos a cambiar de mochila, es que se nos vayan rompiendo las diferentes cremalleras. Esto suele pasar sobre todo en los modelos más baratos.

Asegúrate de comprobar si cierra sin dificultades realizando el recorrido de arriba a abajo varias veces. Si se atranca, seguramente lo haga por el resto de los días.

Teniendo en cuenta estos motivos, podrás realizar una compra mucho más certera de una mochila aunque de todos modos, cabe recordar que aunque las mochilas escolares vuelven a ganar terreno, se debe tener en cuenta a las principales marcas de maletas como Gabol, las cuales llegan a ser muy ligeras y permiten una mayor movilidad y maniobrabilidad para alivio de los más pequeños.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *