Lunes, 27 Marzo, 2017

El Primavera Sound cierra su 15ª edición marcada por la gran afluencia de público

El Primavera Sound ha abierto el verano de los grandes festivales musicales europeos

Foto: Primavera Sound


image_print

Un año más, el Primavera Sound ha abierto el verano de los grandes festivales musicales europeos. Una edición en la que el buen tiempo ha respetado al público y artistas y donde el viento de medianoche no ha soplado, ni la lluvia ha aparecido, lo cual es de agradecer. El público ha respondido como cada año y no hemos leído, ni conocemos, ni recordamos ningún altercado de importancia, lo cual con una media de 50.000 personas por día es digno de resaltar.

En la jornada del sábado, en el press lounge, a media tarde, como una tradición más de este espléndido festival, los codirectores Alberto Guijarro y Alfonso Lanza daban la rueda de prensa de resumen del evento, para comentar datos estrictos y valoraciones del mismo. En lineas generales, el festival mantiene los datos del año anterior y por primera vez se posicionan sobre el exponencial crecimiento sufrido por el mismo los últimos años. Se encuentran a gusto en las medidas actuales, principalmente porque el recinto no se puede expandir más, esto significa que los esfuerzos a partir de ahora van a ir en la línea de la calidad y no la cantidad. Alcanzada la pubertad con 15 años de experiencia, es una gran noticia para el público asiduo a los conciertos, porque imaginábamos como podría ser el festival en unos años si el crecimiento continuaba en este sentido. “En los comienzos”, comentaba Alberto Guijarro, “…eramos 8 personas, ahora somos 35 todo el año y más de 3.000 en las fechas clave…”. Además este crecimiento exponencial ha derivado en problemas como el transporte a ciertas horas de la madrugada. Los organizadores no han conseguido que en las fechas del festival el metro abra durante la noche o los taxis consigan asumir el volumen demandado a esas horas concretas. Este tal vez, sea el mayor contratiempo de una organización sobresaliente sin duda.

primavera-sound02

El festival cierra la edición con un total de 175.000 asistentes a las cuatro jornadas, incluida la del miércoles que es la jornada gratuita de puertas abiertas. Distribuidos en 20.000 el miércoles, 48.000 el jueves, 52.000 el viernes y 55.000 el sábado. Este año la asistencia de público internacional ha aumentado en 2 puntos, llegando al 46% del total de la asistencia, lo que denota la importancia fuera de nuestras fronteras.

Los acreditados al PrimaverPro suman un total de 2.713 asistentes que este año ha centrado sus debates sobre la oferta de música en tiempo real en internet. Además Alfonso Lanza adelantó las fechas para la próxima edición que será los días 1, 2 ,3 y 4 de Junio de 2.016.

En cuanto a las sensaciones percibidas, en lo material, este año por primera vez hemos detectado ciertos problemas de sonido en algunos de los escenarios. El concierto de The Suicide of Western Culture en el Adidas fue bochornoso, en el ATP con The New Pornographers fue insufrible las perdidas de potencia que se producían cada 20 segundos y en el Primavera con The Black Keys no fue del todo satisfactorio, para una banda como esta. En cambio hemos de ensalzar como siempre la brutal calidad de sonido en el Auditori, en el Heinecken, Antony and The Johnsons o James Blake sonaron a la perfección y Caribou en el Ray Ban también con una claridad y nitidez absolutas.

primavera-sound03

En lineas generales el cartel de este año nos ha parecido algo inferior al de pasadas ediciones, pero no exento de grandes momentos lógicamente. Los dos conciertos de Patti Smith, el reencuentro de Ride, la visita de los maestros del Techno Underworld, la experimentación de Swans que no dejan indiferente a nadie, la precisión quirúrgica de Interpol, la actuación de los chicos de Mourn en su casa tras arrasar en su gira americana que aún continua, el torbellino electrónico de Jon Hopkins, etc.. Para nosotros los mejores momentos son sin duda, el regalo de poder ver a un palmo de distancia a Interpol en la sala Apolo de Barcelona en la jornada del jueves. Con un gran sonido y en una sala de pequeño formato todo sabe mejor, gran actuación de los americanos. El tremendo concierto de James Blake, el joven con la voz de oro que insiste en descubrir nuevos territorios en la electrónica más vanguardista del momento y como no, lo mejor del festival la maravillosa actuación de Antony & The Johnsons con la OBC, Orquesta Ciutat de Barcelona i Nacional de Catalunya. Sin palabras para describir la voz de este personaje que es sin duda de las mejores que hemos oído jamás, sin palabras para describir como ante una audiencia multitudinaria con ganas de fiesta, supo ganarse el respeto y el silencio que necesitaba su interpretación y sin palabras las imágenes de un film japonés de difícil descripción que acompañó la actuación y hasta sonrojó al mismo artista. Sin duda el momentazo de la edición 2.015.

Las notas negativas, pues lo comentado sobre The Suicide of Western Culture, un grupo al que teníamos muchas ganas de ver en directo y que sinceramente defraudó por varios motivos, sonido enmarañado y nada claro, actitud muy muy fría, tanto de los artistas como del público, sería la hora, 03:00 de la madrugada, y la eterna necesidad, ya lo comentábamos en la crónica de la jornada del jueves, de no mostrar los elementos con los que trabaja un grupo de música electrónica. Hay que mostrarlo, nadie que toca la guitarra se esconde detrás de un biombo, hagámosle un favor a la música electrónica de una vez. Por otro lado también algo de decepción por ver que la actuación de bRUNA el genial productor de música electrónica de Barcelona, era un Dj Set y no un Live. The Strokes no es que defraudaran, su concierto fue multitudinario, puede que el que más congregación consiguió del festival, pero es evidente que a la banda le queda pocos argumentos para seguir juntos y más si vemos el buen proyecto en solitario de Albert Hammond Jr. Digamos que Julian Casablancas no está ya para estos trotes y su voz ya denota los excesos del rock & roll. Como escribía algún periodista, esta sería una actuación para un hipotético reencuentro dentro de 10 años. Especialidad de la casa Primavera Sound.

Acabó la edición en la que el festival cumple 15 años, con sus luces y sus sombras, pero con un halo de positividad por haber vivido y gozado de grandes momentos musicales. Entramos en el área de los deseos para la próxima edición, quizás… Low, Jack White, M83, Fink, Awolnation, Justice, Daft Punk, Anneke Van Giersbergen, Amon Tobin, Squarepusher, Neuman, Havalina,…. Pero si existe una tradición en este festival es la de una exigencia que realizan todos los acérrimos seguidores una vez finalizada la edición, y es la de exigir para la próxima a David Bowie. No lo demoren más

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *