Martes, 17 Octubre, 2017

            

El paso de Paco Jémez por el Granada CF: de estrella a decepción

El canario ha durado al frente del conjunto nazarí 101 días y seis jornadas. Los malos resultados y un discurso negativo y pesimista en sala de prensa le han condenado al despido

Paco Jémez, durante su último entrenamiento como entrenador del GCF | Foto: Antonio L. Juárez
Daniel Sánchez-Garrido @Danisgr


image_print

Han pasado 101 días (20 de junio) desde que Paco Jémez fue anunciado oficialmente como entrenador del Granada CF. Fue un 22 de junio cuando fue presentado como una estrella, junto al director deportivo del club, Piru, ante los medios de comunicación. Era el inicio del nuevo proyecto del Granada CF, que confiaba todo lo deportivo a uno de los entrenadores más cotizados en aquel momento del panorama nacional, a pesar de haber descendido con el Rayo Vallecano en la última temporada.

Fichar a Paco Jémez conllevaba una serie de riesgos pero ganabas en identidad, filosofía, estilo, mentalidad. Jémez era eso: una mentalidad ganadora en un estilo de fútbol vistoso y divertido basado en la posesión de balón. Una apuesta ganadora, como su contrato, que contemplaba tres años de idilio al frente del club rojiblanco.

Paco se va con unos números muy pobres: dos puntos de 18 que han minado la confianza del equipo, incapaz de encontrar el juego que persigue Jémez. El Granada se encuentra en penúltima posición, empatado a puntos con el Osasuna, farolillo rojo actualmente. Pero el inicio de liga del ya extécnico rojiblanco no se queda en los dos puntos. Con dos empates y cuatro derrotas en las seis primeras jornadas de Liga ha firmado su peor inicio de campeonato del conjunto nazarí en su historia en Primera División, igualando el de la temporada 1941-42, la de su estreno en la élite, y del que precisamente ayer se cumplían 75 años.

En términos estadísticos, Jémez deja también el peor comienzo defensivo en la vuelta a Primera División. El Granada nunca había encajado quince goles en las seis primeras jornadas. En el término goleador, Jémez deja un bagaje de siete goles anotados a cargo de Ezequiel Ponce, Boga, Kravets (2), Carcela (2) y Alberto Bueno.

El propio Jémez lo reconoció en su rueda de prensa de despedida: “Hemos durado mucho menos de lo que todos podíamos imaginar”. La aventura del técinco canario en el Granada se acabó a última hora de la mañana del miércoles. Los pésimos resultados conseguidos tras seis jornadas de liga no han sido los únicos provocantes de este final. Algo no convenció a Jémez a su llegada a Granada, por lo que se fue cavando su propia tumba casi desde el minuto cero.

LA SELECCIÓN

El primer tambaleo de Paco Jémez con el Granada fue al día siguiente a su presentación. El abandono de Vicente del Bosque en la Selección Española puso al técnico canario en las quinielas para coger las riendas del combinado nacional. Incluso aparecía como el preferido de los aficionados en numerosas encuestas, y él se dejó querer ante tal oportunidad.

No fue la mejor manera de empezar una relación. Jémez reconoció en numerosas ocasiones que sería un sueño ser seleccionador y que tenía una cláusula en su contrato que le permitía salir si existía la posibilidad de coger el cargo. Después matizó esas palabras asegurando que siempre aceptaría tal cargo si le dejase el Granada, club con el que tenía un contrato firmado.

MERCADO DE FICHAJES

“Hemos hecho tantas contrataciones al final porque si no, nos quedábamos con el culo al aire”. Así resumía el último día de fichajes el extécnico nazarí. Se realizaron cinco fichajes a última hora, jugadores que mejoraban la plantilla exponencialmente. El mercado no ha sido fácil para la dirección deportiva del club, que también se ha tenido que sobreponer al revés del positivo por cocaína de Tin Angulo, quien estaba llamado a ser el líder del equipo.

A pesar de las dificultades y la tardanza, Piru respondió y formó una plantilla llena de jóvenes talentos procedentes de los grandes equipos europeos, a la que, en una entrevista a Granada Digital, puso una nota de 8,5.

Sin embargo, Jémez no estaba muy de acuerdo. En numerosas ruedas de prensa aseguró que estaba siendo un grave problema no tener la plantilla cerrada con la competición ya iniciada, además de asegurar que el proyecto del que le hablaron para que se hiciera cargo era totalmente distinto a lo que tenía en la realidad. Un discurso muy pesimista, que, poco a poco, fue acelerando su final.

QUEJAS EN RUEDA DE PRENSA: DISCURSO NEGATIVO

“Igual el club necesita un cambio en el banquillo”. Ese fue el primer titular que dejó Paco Jémez. Fue tras la derrota ante Las Palmas, que endosó un 5-1 al conjunto nazarí. Paco puso a disposición del club su cargo con apenas dos jornadas disputadas y con el mercado sin cerrar. A tiempo pasado, el exentrenador nazarí explicó que se trató más de un “calentón” que una declaración de intenciones.

“Con estos errores no hay posibilidad de competir en Primera” o “Hemos demostrado que todavía no estamos a la altura de esta categoría”. Más declaraciones de Jémez que ejemplifican la negatividad de su discurso en sala de prensa. Sus comentarios no solo iban ya a la planificación de la plantilla, sino directamente a los propios jugadores.

La tardanza de los fichajes, la variedad de idiomas o la calidad de la plantilla. De todo ello se ha quejado el técnico canario durante su etapa en el Granada. Su discurso cogió un cariz negativo y pesimista que caía como una losa en los jugadores, quienes salían al campo cohibidos, con miedo, sin moral, ni seguridad.

Sólo Jémez sabe qué perseguía con estas declaraciones, pero no encontraron el efecto deseado. Esto, unido a la continua falta de estabilidad en las alineaciones y convocatorias, mermaron a los jugadores, que pasaban de la grada al césped con noventa minuto de margen.

Paco llegó como la bandera del proyecto. El hombre llamado a marcar época en el Granada CF. El tiempo probablemente le hubiera dado la razón o no. Él confesó estar convencido de que sacaría la temporada adelante, aunque también admitió no haber estado a la altura. Pero al margen de los malos resultados, la corriente de presión y apatía que se creó entre el club y el personaje de Jémez han terminado con el despido de Paco con tan solo seis jornadas de liga disputadas. Una crónica de un despido casi anunciado. Lo que pudo ser y no fue.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *