Martes, 18 de Diciembre de 2018

            

El manifiesto de la marcha del 16O contra la nueva organización sanitaria, punto por punto

La manifestación cerró con la lectura de las principales reivindicaciones que buscan mejorar la Sanidad Pública de Granada

Pancarta de la Manifestación 16O | Foto: Román Callejón
Redacción GD


image_print

La multitudinaria marcha del 16 de Octubre celebrada en Granada para tener “dos hospitales completos” y en señal de protesta por la nueva organización sanitaria terminó con la lectura de un manifiesto en la Fuente de las Batallas. En este escrito se exponían las reivindicaciones y motivos de todos los manifestantes en referencia al modelo de sanidad pública estrenado en Granada el pasado mes de julio, lo que ha provocado dicha manifestación. A continuación, detallamos punto por punto dicho manifiesto:

LOS MANIFESTANTES NO ESTÁN EN CONTRA DE LA FUSIÓN:

El problema no es el PTS ni la apertura de un hospital ni los cambios.

El problema no es la fusión hospitalaria. “No estamos en contra de la fusión hospitalaria. En 2015 ya estábamos ‘fusionados’, pero con otra organización interna de centros y recursos. No estamos en contra de una dirección única de las unidades de Gestión”.

El problema no es el Clínico. “No es un problema sólo de los trabajadores del clínico. Aunque la situación actual de aquel centro sí da para reflexionar… ¿Se sienten valorados y respaldados los profesionales que tienen que trabajar allí? ¿Existe calidad en la docencia para los residentes? ¿Se les está ofreciendo a los pacientes lo mejor de los recursos hospitalarios?”.

El problema no son los profesionales. “Aún no estando de acuerdo con el modelo, aún no sintiéndonos respaldados ni escuchados por los responsables de la Administración. Aún habiendo sido calumniados, sembrando dudas sobre nuestra profesionalidad de cara a la opinión pública. Siempre vamos a trabajar al máximo y a dejarnos la piel por nuestros pacientes”.

El problema no son las voces críticas. “Tan perverso es criticar y oponerse a todo como callarse y comulgar con ruedas de molino, siempre. Colaborar para mejorar, a veces, es expresar ideas y opiniones diferentes a lo establecido”.

PROBLEMAS DETECTADOS:

Un modelo de organización centralizado (un solo hospital) exige proximidad de los distintos centros y pabellones.

La distancia entre los dos centros exige una organización, distribución y dimensión de las carteras de servicios algo diferente, no dos ‘medios hospitales’.

Una vez asumido el cambio y con casi tres meses de rodaje, “no hemos mejorado, ni la mayoría de los profesionales ni los pacientes , y el principal problema es que no vamos a mejorar, porque el problema no es de adaptación, ni de los profesionales, ni del PTS, ni de la fusión… es de concepto”.

Los traslados de pacientes o de profesionales alteran la continuidad asistencial y comprometen la seguridad y la atención integral de los pacientes. “Calidad en la asistencia es que si un paciente tiene un problema de salud urgente no tenga que autodiagnosticarse para elegir a qué hospital ir, ni tenga que trasladarse una vez llegado al diagnóstico, al menos para los problemas más comunes que se atienden en cualquier hospital de España”.

La medicina de equipo exige comunicación entre especialistas: “Los cirujanos vasculares tienen que poder hablar diariamente y colaborar con un equipo de cardiólogos, los internistas con los neumólogos, con los cirujanos… porque los pacientes de cualquier hospital, en muchas ocasiones, tienen más de un problema médico que necesita de varios especialistas. Dispersar y separar a esos especialistas creemos que es un error y que no da calidad a la asistencia. El principal valor es el humano, si además añadimos el técnico, mejor, pero lo principal es el paciente y los profesionales que lo atienden”.

Muchos profesionales han trabajado estresados, sobrepasados por el exceso de pacientes porque el modelo genera masificación en muchos servicios, sobre todo en Urgencias .

Necesidad de hospitales que tengan todos los servicios/equipos imprescindibles para dar respuesta a las necesidades más frecuentes de los pacientes y sólo centralizar lo que ya estaba centralizado y que funcionaba. “Si cambiamos algo, y estamos hablando de algo tan serio y tan preciado como la Sanidad Pública, es responsabilidad de nuestros dirigentes velar porque ese cambio sea para mejorar, o al menos para no empeorar.


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.