Viernes, 21 Julio, 2017

            

El legado económico de Granada, según el PP

El endeudamiento del consistorio alcanza el 104.48% en 2015

Foto: Archivo
Sarai Bausán García | @Sarai_Bausan


image_print

Francisco Ledesma, quien dejará hoy de ser concejal de Economía del Consistorio granadino, ha querido dejar sobre la mesa el estado de las arcas municipales durante los años en los que su partido ha sido gestor del organismo, es decir, en el periodo comprendido entre el 2011 hasta la actualidad.

“La actividad económica del ayuntamiento de Granada ha estado marcada por el entorno de crisis económica y un nuevo marco normativo que incluía implementar la Regla de Gasto y el Techo de Gasto, así como los principios de estabilidad financiera y sostenibilidad que impide presupuestar como antes”, ha señalado Ledesma.

Estos dos conceptos que pueden parecer complejos son fáciles de comprender. El Techo de Gasto es el límite de dinero que se puede desembolsar desde el Ayuntamiento. Por su parte, la Regla de Gasto es el importe que se pueden gastar con referencia al crecimiento de la economía. De ese modo, cuanto más crezcan las arcas municipales, más dinero podrá invertir el Ayuntamiento.

Tal y como muestran las cuentas del área de Economía, Hacienda y Smart City, el endeudamiento del consistorio ha ido aumentando desde el 2011 hasta la actualidad. De este modo, mientras que en 2011 la deuda estaba en torno al 62%, en 2015 ascendía hasta llegar al 104,48%. Francisco Ledesma ha destacado sobre el incremento que ha sufrido el endeudamiento en este último año que se debe a la integración de Emuvyssa.

Centrando el punto de mira en la evolución de las previsiones iniciales de presupuestos entre 2012 y 2015 se puede observar cómo mientras en 2012 los ingresos superaban los gastos con una diferencia de 14 millones de euros, siendo los ingresos 292 millones y los gastos 278 millones; los ingresos se han visto reducidos año tras año, hasta acabar siendo en 2015 unos 264.724.000 frente a los 264.601.000 de gastos. Esto pone de manifiesto la inmutabilidad por la que han pasado los gastos frente a la disminución de los ingresos.

Uno de los objetivos principales que ha perseguido el ayuntamiento de Granada desde el punto de vista económico ha sido disminuir el periodo medio de pago a proveedores. Una iniciativa que, según muestran las cuentas del organismo, se ha logrado, pues la cifra ha pasado de 327.68 días de media a 67.69 en estos últimos tres años.

“Estamos pagando las nómina a tiempo, estamos cumpliendo con el nivel legal de endeudamiento y además hemos mejorado las ratios del periodo medio de pago a proveedores”, ha añadido sobre las cuentas el concejal de Economía.

La capacidad de financiación del consistorio ha sido otra de las mejoras que ha llevado a cabo el área, pues tanto en 2012 como en 2014 y 2015 los resultados eran positivos, dejando patente la competencia del Ayuntamiento de llevar a cabo las iniciativas necesarias con el presupuesto con el que contaba la administración pública.

En cuanto al remanente de tesorería, es decir, al dinero que tiene el Ayuntamiento tanto propio como dinero que le deben diferentes administraciones, el consistorio ha sufrido un descenso desde el comienzo de la actividad en el 2011 hasta la actualidad. Así, mientras que en 2011 se debían 4 millones de euros en 2015 la cifra ha aumentado hasta llegar a los 39 millones de euros en negativo.

“Cabe destacar que en 2013 hubo inestabilidad presupuestaria por el cumplimiento de la sentencia por la expropiación de los terrenos del PTS, con lo que hubo un descubierto de casi 16 millones de euros”, ha afirmado al respecto Ledesma. A pesar de ello, Francisco Ledesma ha expresado que durante estos años, el Ayuntamiento ha logrado pagar 9 millones y medio de euros de la deuda histórica que tenían contraída con el Parque de las Ciencias.

Además, ha destacado: “Este gobierno desde 2012 ha estado sometido a la fiscalización y a la continua remisión de información a raíz de la Ley Presupuestaria. Desde 2012 hasta 2015 hemos estado haciendo un trabajo con luz y límites”.

Otra de las dificultades con las que se ha encontrado el consistorio, según ha señalado el concejal, ha sido ver mermada su capacidad de actuación por un mayor control del presupuesto por parte del Ministerio.

El propio Ayuntamiento también se ha unido a estas actividades de control presupuestario pues, según ha afirmado Ledesma, el Ayuntamiento ha puesto en marcha muchos expedientes de depuración contable para dar una imagen fiel de las cuentas del consistorio.

Con todas estas iniciativas, el organismo municipal perseguía el objetivo principal de alcanzar la estabilidad presupuestaria a través de la eficacia y el control del gasto con congelación de los tributos.

Pero para el área, los proyectos que hay que llevar a cabo para regularizar la situación económica de la institución tiene un gran recorrido por delante. Así, se han marcado una serie de tareas pendientes entre las que se encuentran elaborar presupuestos con congelación del IBI y otros tributos, cumplir el plan de ajuste, cobrar la deuda por parte de la Junta de Andalucía y mejorar los ratios del precio medio de pago a proveedores y del remanente de tesorería.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *