Viernes, 20 Octubre, 2017

            

El lateral derecho del Granada se queda sin dueño

Foulquier pertenece al fondo de jugadores de Pozzo y su continuidad está muy difícil | Tito ya es del Leganés

Foulquier, durante un partido esta temporada | Archivo GD
Daniel Sánchez-Garrido @Danisgr


image_print

Si había algo de identidad en el Granada CF de la temporada que acaba de finalizar tenía nombre y apellidos: Dimitri Foulquier. El defensa galo es aún el jugador más veterano del equipo nazarí, con un periplo de tres temporadas y media vestido de rojiblanco horizontal a sus espaldas. Este registro está muy cerca de cortarse tras el descenso de categoría del Granada. Tito, el otro lateral derecho que comenzó el curso que acaba de terminar, ya pertenece al Leganés, donde se fue cedido en el mercado invernal y ha cumplido los objetivos para ser fichado de forma permanente por el club madrileño. Así, es muy probable quen el lateral derecho del Granada se quede sin dueño de cara a la próxima campaña en Segunda División.

Foulquier tiene contrato con el Granada una temporada más, hasta 2019, pero pertenece al fondo de jugadores del expropietario del Granada Gino Pozzo, por lo que el italiano, sencillamente puede hacer con él lo que quiera, siempre con el consentimiento del propio jugador.

Sin ir más lejos, tras producirse el cambio de poder en el club nazarí, de Pozzo a Jiang, se rumoreó con una posible salida de Foulquier, algo que el propio futbolista frenó debido a que era feliz en el club andaluz.

El francés sería un efectivo de lujo en Segunda División y, a buen seguro, Adams y Salvador estarían encantados de poder contar con él para el futuro. Sin embargo, con el descenso de categoría, el asunto se complica y Foulquier puede decantarse por cambiar de aires, ya que tiene un buen cartel en casi toda Europa.

El carrilero aterrizó en el Granada en la navidad del 2013, reforzando la banda derecha, que por aquel entonces tenía por dueño a Allan Roméo Nyom. El galo aceptó el reto del Granada con esfuerzo y coraje. Su capacidad física era evidente, lo que posibilitó que jugase incluso de extremo en sus primeros meses en la Alhambra.

Al tener por delante a Nyom, el ex de Rennes sabía que tenía muy difícil la titularidad, pero no desesperó, aguantando a que llegara su momento. Esa oportunidad llegó la temporada 2015-2016, coincidiendo con la baja de Nyom. Pugnó con Miguel Lopes en la banda derecha, y aunque nunca llegó a ser titular, siempre se puso en valor el compromiso y lucha del galo.

Esta temporada, la 2016-2017, ha sido más indiscutible que nunca, portando el brazalete de capitán en el tramo final de liga, una de las etapas más difíciles del club en los últimos años. El galo ha sido utilizado como anfitrión, recibiendo a los novatos para que se sintieran bien en si nuevo hogar. También se ha convertido en traductor de los múltiples franceses que han pasado por el Granada.

También fue quien reprochó a Héctor Hernández su famosa vuelta al ruedo en la última jornada de liga, saliéndose de lo acordado por la plantilla. ‘Fulqui’, junto a Adrián Ramos y Ochoa, hicieron piña de pesos pesados y dijeron ‘no’ al comportamiento del vallisoletano.

Son ejemplos de la dimensión alcanzada por Foulquier en el Granada, una profesionalidad y compromiso que el conjunto rojiblanco puede estar muy cerca de perder.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *