Sábado, 22 Septiembre, 2018

            

El Instituto de Astrofísica participa en un proyecto internacional para el estudio de la energía oscura

La investigación revelará cómo se agrupan las galaxias y la materia oscura a gran escala

Imagen ilustrativa | Fuente: ArchivoGD
EP


image_print

El telescopio Nicholas U. Mayall, situado en el observatorio de Kitt Peak (Arizona), ha cerrado su cúpula para preparar la instalación de la infraestructura de DESI (Instrumento Espectroscópico para la Energía Oscura). Se trata de un instrumento que comenzará en 2019 una campaña de observación de cinco años y que revelará cómo la energía oscura y la gravedad han competido a lo largo del tiempo, desde el origen del universo, para configurar cómo se agrupan las galaxias y la materia oscura a gran escala.

“Este día marca un hito enorme para nosotros; ahora retiramos el equipo viejo y comenzamos el proceso de un año para instalar DESI”, señala Michael Levi, del Berkeley Lab y director del proyecto. DESI es fruto de una colaboración internacional formada por más de 400 físicos y astrónomos, y en la que participa el Instituto de Astrofísica de Andalucía (IAA-CSIC).

DESI utilizará un conjunto de 5.000 robots giratorios, cuidadosamente coreografiados para apuntar su cable de fibra óptica a una secuencia programada de objetos del espacio profundo, que incluye millones de galaxias y cuásares (galaxias que albergan agujeros negros supermasivos en sus núcleos).

Los cables de fibra óptica transportarán la luz de estos objetos a diez espectrógrafos, que medirán sus propiedades y ayudarán a identificar la distancia de los objetos y la velocidad a la que se alejan de la Tierra. Las observaciones de DESI proporcionarán una mirada profunda al universo primitivo, hasta hace unos 11.000 millones de años.

Además de proporcionar nuevos datos sobre la expansión y la estructura a gran escala del universo, DESI ayudará a establecer límites a las teorías alternativas a la relatividad general y permitirá conocer en detalle los procesos de formación de la estructura del universo. Se espera que la instalación de los componentes de DESI concluya en abril de 2019, con las primeras observaciones científicas planeadas para septiembre de 2019.

PARTICIPACIÓN GRANADINA
El Instituto de Astrofísica de Andalucía (IAA-CSIC) participa en DESI desde el inicio del proyecto en 2010. “Hemos liderado el diseño y construcción de un prototipo para el desarrollo de los robots posicionadores de fibra óptica, capaces de alcanzar una precisión de una micra, un tamaño entre 10 y 20 veces menor que el de una célula”, señala Francisco Prada, investigador del IAA y responsable del grupo regional Granada-Madrid-Tenerife que participa en la colaboración DESI. “Este desarrollo instrumental ha constituido todo un hito para nuestro país, donde hemos competido al máximo nivel e involucrado a empresas españolas“, añade.

El grupo Granada-Madrid-Tenerife (GMT) que participa en la Colaboración DESI está formado por un equipo multidisciplinar de científicos, ingenieros y tecnólogos que ha colaborado estrechamente con empresas en España y Europa para afrontar el desafío que ha supuesto el desarrollo del robot posicionador de fibras ópticas y la placa focal para el instrumento DESI.

Está liderado por el Instituto de Astrofísica de Andalucía (IAA-CSIC) y participan la Escuela Politécnica Superior de la Universidad Autónoma de Madrid, el Instituto de Física Teórica UAM-CSIC y el Instituto de Astrofísica de Canarias (IAC).


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.