Martes, 17 Octubre, 2017

            

El Granada, sin rumbo a 2017

A las decepcionantes derrotas ante Real Sociedad y Osasuna, el Club sumó los despidos de David Navarro y Javier Rufete para despedir el 2016, una decisión que no ha sentado bien a la afición

Carcela se lamenta durante un partido esta temporada | Foto: Antonio L. Juárez
Daniel Sánchez-Garrido @Danisgr


image_print

 

No había peor forma de despedir el año. El Granada dijo adiós al 2016 con una derrota en el feudo del Osasuna, el último clasificado de Liga, un equipo que llevaba siete derrotas consecutivas y que encontró algo de oxígeno a costa de un Granada endeble y con poco interés en pasar de eliminatoria.

Por fortuna para el Granada es que el 2016 será historia en pocos días. Los más optimistas mirarán ya al 2017 con la esperanza de que se pueda reconducir la delicada situación deportiva del equipo en liga. Nadie niega que es muy difícil, pero la racha anterior al choque contra la Real sirvió para ver que sí es posible. A esto se le añade que si por algo se ha identificado el Granada en los últimos años es por su capacidad para resucitar cuando le dan por muerto.

¿Lo peor? Es que al 2017 se va sin rumbo alguno y la despedida del 2016 ya no hay quien la cambie. Las derrotas ante Real Sociedad y Osasuna fueron horripilantes. El Granada dio una imagen pobre, sin nula capacidad de crear peligro en la portería rival, endeble de mentalidad, sin orgullo ni amor propio ante la derrota.

El partido ante la Real podía entrar dentro de los planes, pero no el de Osasuna. Los rojillos ganaron por el simple hecho de poner más interés, empuje y corazón a ganar el partido y pasar la eliminatoria. El Granada se quitó el ‘marrón’ de la Copa a la mínima dificultad. En la primera mitad, cumplió. Sin más, y errático ante la portería, como de costumbre. En la segunda, con 2-0 en el marcador, lo intentó con la ley del mínimo esfuerzo.

Lucas Alcaraz estará frotándose las manos con la llegada del mercado invernal. El Club tendrá que poner las pilas y acertar al 100% con los jugadores que lleguen. Y hablando de fichajes, traspasos, altas y bajas…

No se equivoquen. Sí que se podía despedir el año de peor manera. Y así lo expresaban ayer, jueves, por la tarde un sector de los aficionados rojiblancos horizontales en una concentración protesta por las medidas tomadas por la directiva en la Puerta de Los Históricos de Los Cármenes. Y es que el Club decidió tras el partido de Pamplona despedir al gerente y delegado del primer equipo, David Navarro, y al jefe de prensa, Javier Rufete. Dos de las piezas más importantes del Club durante la etapa de mayor crecimiento en los últimos 40 años.

Las redes sociales se llenaron de comentarios irónicos del tipo “Claro, normal que los despidan, ellos son los que no consiguen ganar ni son capaces de meter un gol”, y también de mensajes de apoyo a ambos exempleados del club:

Ahora llegará la Navidad y un respiro para los dirigentes nazaríes. Un tiempo para desconectar y también reflexionar. La buena noticia, la única, quizás, es que el margen de mejora en todos los sentidos es muy amplio.

Comments

    Deja un comentario

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

  1. Es inncreible somos el equipo de adme reír de la Liga.
    Ya está bien, pero que jugadores tenemos se les tenía que caer la cara de vergüenza. Yo ya no veo solución, la próxima temporada en SEGUNDA