Viernes, 15 Diciembre, 2017

            

El Granada deja de ser el equipo más goleado

El trabajo de Lucas Alcaraz desde que llegó al banquillo rojiblanco ya surte efecto en materia defensiva, tanto en términos clasificatorios como numéricos

Ochoa y Gabriel Silva defienden una acción ante el Sevilla | Foto: Antonio L. Juárez
Daniel Sánchez-Garrido @Danisgr


image_print

La situación del Granada Club de Fútbol ha mejorado de forma evidente en las últimas dos semanas. Tras conseguir las dos primeras victorias de la temporada ante Osasuna y Sevilla, el conjunto nazarí ha entrado en un estado de optimismo que está atrayendo su mejor versión.

Ante el Málaga no se logró ganar y alargar la racha de victorias, pero sí se sumó un punto que ha terminado siendo importantísimo tras los resultados sufridos por los rivales más directos en la tabla. Y es que de los últimos cinco clasificados tan solo el Granada ha conseguido sumar en esta jornada quince, recortando un punto a la zona de permanencia, que ahora queda a tres puntos. Ni Depor, ni Valencia, ni Sporting ni Osasuna sacaron un resultado positivo, saliendo derrotados de sus respectivos compromisos.

Además de recortar, el Granada también ha conseguido tras la jornada quince dejar de ser el equipo más goleado de la Liga Santander. Los rojiblancos han encajado 31 tantos en estas 15 jornadas, la segunda cifra más alta de la categoría, tan solo superada por los 32 goles encajados por el Osasuna. A andaluces y pamplonicas, le seguirían en tal estadística el Sporting, con 30 goles encajados, el Celta y el Valencia, con 29 goles, y el Betis, con 28 tantos recibidos. En el lado opuesto está el Villarreal como equipo menos goleado con tan solo 10 tantos encajados. Al ‘submarino amarillo’ le siguen Atlético de Madrid y Real Madrid, con 14, y el FC Barcelona, con 15.

La mejora del equipo en materia defensiva se está notando desde la llegada de Alcaraz, que va encontrando el sistema más adecuado para la plantilla que dispone. Prueba de ello es que en los últimos ocho partidos, contando el de Copa, el Granada ha recibido ocho goles, manteniendo la puerta a cero en dos duelos. Sale una media de un gol por partido, muy por debajo de los más de dos goles por partido que recibía el Granada de Jémez.

INICIO DE CAMPEONATO DEPRESIVO

En este sentido, las seis primeras jornadas, con Jémez al mando, han pesado en el equipo a nivel clasificatorio y anímico, con un gran déficit de puntos y continuos cambios en el once, pero también en el apartado puramente numérico. La moral de la plantilla quedó machacada con continuas derrotas y algunas goleadas, en las que no se mostraba un equipo siquiera competitivo, lo que se traducía en datos muy pobres.

En las seis jornadas con Jémez al mando, el Granada consiguió sumar dos puntos, gracias a dos empates ante Villarreal y Betis. Los otros cuatro choques se tradujeron en derrota. En goles encajados, en total, Ochoa recibió 15 goles, a más de dos goles de media por partido, como antes hacíamos referencia en esta publicación.

DOLOROSO 7-1 EN EL CALDERÓN PARA EMPEZAR LA ‘ERA ALCARAZ’

Antes de llegar Alcaraz, el actual técnico del filial, Lluis Planagumà dirigió al equipo durante una jornada, en la que se encajó una nueva derrota (0-1 vs Leganés). De este modo, Lucas Alcaraz llegó a un equipo que había encajado 16 goles en 7 jornadas. Su debut no tuvo mejor suerte. Un doloroso 7-1 sufrido en el Calderón terminó por deprimir a un grupo y, en especial, un Ochoa muy cuestionado.

OCHOA: PARADAS QUE DAN PUNTOS

Así, Alcaraz ha ido maquinando con el paso de las semanas una defensa firme y sobria, que ahora no tiene discusión alguna. El primer beneficiado ha sido el ‘Memo’ Ochoa, que ha dejado para el recuerdo paradas y actuaciones memorables que han dado puntos al equipo. Sin ir más lejos, sus paradas en La Rosaleda o aquel paradón antológico ante el Deportivo de La Coruña.

Esto ha sido posible al trabajo de un cuerpo técnico que ha ido pulsando las teclas necesarias, variando de línea de cuatro a cinco defensas, hasta llegar a la correcta. El técnico granadino ha encontrado en Lombán y Saunier a la pareja que más rendimiento le está dando. Lombán actúa como capitán más que nunca, y Saunier, un descartado de Jémez, cumple con creces en cada partido. El francés no desentona en absoluto y muestra una confianza que da seguridad a los de su alrededor. Ambos se han impuesto a Vezo y Gastón Silva, los cuales partían como titulares.

Foulquier parece el carrilero derecho preferido, aunque sus problemas con las lesiones están abriendo la puerta a Tito, que compite por un puesto con el reconvertido Isaac Cuenca. En la banda izquierda, Gabriel Silva, otro denostado de Jémez, se ha ganado el puesto en un once que cada jornada que pasa es más reconocible para todos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *