Sábado, 27 Mayo, 2017

El equipo de gobierno municipal no participará este año en la concentración de la Plataforma 8 de Marzo

El alcalde asegura que existen "intereses partidistas" en esta ocasión, aunque hace especial hincapié en su "defensa de los derechos de las mujeres"

Rita M. Marín @marinruiz_rita


image_print

El alcalde de Granada, José Torres Hurtado, ha explicado que este año existen “intereses partidistas” en la Plataforma 8 de Marzo y por ello el grupo municipal del PP no participará en los actos previstos para este día, que se centrarán en el rechazo a la reforma de la ley del aborto que impulsa el Gobierno central.

“El Ayuntamiento nunca va a dejar la plataforma si defiende los derechos de la mujer, pero el grupo popular no puede hacer la ola o la campaña a otros grupos que opinan de otra forma diferente a nosotros. Ha habido varias leyes del aborto y el PP siempre ha estado, pero está claro que ahora hay intereses partidistas”, ha comentado el regidor.

Asimismo, ha advertido de que los actos del 8 de marzo no constituyen un acto institucional al que la corporación tenga la obligación de asistir, aunque, según ha subrayado, sí lo son otros como la procesión de la Virgen de las Angustias o la celebración de la Toma de Granada por los Reyes Católicos, a los que los ediles del PSOE e IU “no van cuando les da la gana”.

Comments

    Deja un comentario

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

  1. Es decir, que volveremos al caduco turismo abortivo de la España de la dictadura fascista, con la única diferencia que ahora millones de mujeres podrán acudir a clínicas londinenses o ya puestos de cualquier otro país europeo. Porque o mucho me equivoco o verán ustedes como en unos pocos meses aparece publicidad en nuestros medios de comunicación y en Internet ofertando viajes de bajo costo y aborto incluido en paquetes de fin de semana para españolas desesperadas. Pero claro, el cruzado Gallardón y sus secuaces del Foro de la Familia tan contentos, porque en la muy cristiana España vuelve a imperar la intransigente y caduca moral católica de sus cerriles antepasados.
    Y por supuesto, el único problema será para aquellas mujeres que vivan en la miseria, miembros de familias sin recursos para las cuales en estos momentos de crisis económica galopante, que serán incapaces de conseguir el dinero necesario para un aborto decente en el extranjero y entonces tendrán que elegir entre ponerse en manos de cualquier matasanos sin escrúpulos y sin garantías sanitarias o traer al mundo a otro pobre desgraciado para condenarle a una vida de infortunio y necesidades.