Lunes, 23 Octubre, 2017

            

El Cineclub de la UGR rinde homenaje a la figura de Alexander Mackendrick durante el mes de febrero

El seminario de cinematografía y el ciclo de proyecciones de este mes estarán dedicados a la filmografía del realizador de origen escocés, responsable de títulos como “El quinteto de la muerte” o “Viento en las velas”

Gabinete


image_print

Hoy miércoles 1 de febrero, con la celebración del seminario “Cautivos del Cine”, darán comienzo las actividades del Cineclub Universitario de la UGR que durante todo este próximo mes estarán dedicadas a la figura del cineasta Alexander Mackendrick con motivo del centésimo quinto aniversario de su nacimiento.El seminario, que tendrá lugar en el Gabinete de Teatro y Cine del Palacio de La Madraza a partir de las 17 h., permitirá conocer las claves del cine de uno de los mejores exponentes de la comedia inglesa. La entrada será libre hasta completar el aforo del aula.

Entrada libre 

A partir de este ciclo, la entrada será libre también para todas las proyecciones del Cineclub, teniendo como limitación la capacidad de la Sala Máxima de la antigua Facultad de Medicina, donde se vienen realizando desde principios de este año.

El ciclo permitirá volver a disfrutar en gran pantalla y versión original subtitulada de cuatro de los títulos más representativos de la célebre productora británica Ealing dirigidos por Mackendrick: “Whisky a gogó”, 1949 (viernes 3), “El hombre vestido de blanco”, 1951 (martes 7), “Mandy”, 1952 (viernes 10) y “El quinteto de la muerte”, 1955 (martes 14). Las proyecciones se completarán con las magníficas “Chantaje en Broadway”, 1957 (viernes 17) y “Sammy, huida hacia el sur”, 1963 (martes 21).

Maestro de la comedia clásica

A pesar de contar con apenas una decena de películas en su haber, las aportaciones de Alexander Mackendrick son fundamentales para entender la comedia británica clásica, y acabarían teniendo una gran influencia en otros realizadores. Un peculiar humor negro cargado de audacia y de ironía que crearía escuela y sentaría las bases del género, con un estilo reconocible que lo acabaría encumbrando como uno de los grandes maestros del cine clásico.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *