Martes, 16 Enero, 2018

            

Descubren un método para detectar la esclerosis múltiple en muestras de sangre

El hallazgo permitiría evitar el uso de otros procedimientos más invasivos y doloroso

Imagen ilustrativa | Fuente: EP
EP


image_print

Científicos de la Universidad de Huddersfield (Reino Unido) han desarrollado un método para detectar rápidamente la esclerosis múltiple en muestras de sangre, tras identificar dos posibles biomarcadores (la esfingosina y la dihidroesfingosina) ya relacionados con la enfermedad.

El hallazgo, que detallan en un artículo en la revista ‘Analytical Methods‘, permitiría evitar el uso de otros procedimientos más invasivos y dolorosos, ya que en ocasiones es necesario analizar líquido cefalorraquídeo.

Y además de ofrecer una herramienta de diagnóstico fiable, también permitiría investigar el papel que juegan estos compuestos naturales en la evolución de la enfermedad, de cara al posible desarrollo de nuevos tratamientos, según ha señalado el químico Sean Ward, uno de los autores del estudio.

En su trabajo, Ward y su equipo evaluaron el potencial analítico de un software quimiométrico llamado Mass Profiler Professional (MPP), suministrado por Agilent Technologies.

“Los datos de espectrometría de masas son muy complejos y puede haber miles de compuestos en cada muestra”, ha explicado este experto, ya que permite comparar cada uno de esos compuestos entre las muestras y encontrar pequeñas diferencias.

La oportunidad de investigar moléculas implicadas en la esclerosis múltiple surgió porque el profesor Patrick McHugh, que dirige el Centro de Investigación de Biomarcadores de la Universidad de Huddersfield, tiene experiencia en el desarrollo de biomarcadores que incluyen esta enfermedad, de ahí que ahora quisiera explorar los cambios moleculares de la sangre que pueden diferenciar los diferentes estadios de la enfermedad de cara a posibles diagnósticos.

Una dimensión adicional de la investigación fue el análisis de muestras de plasma de pacientes con dolor neuropático, entre los que algunos también padecían esclerosis múltiple. De este modo, se identificaron los perfiles metabolómicos para cada fase de enfermedad y vieron claros indicios de que los tres grupos comparten mecanismos biomecánicos similares.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *