Jueves, 23 Marzo, 2017

Descubren que la microbiota intestinal podría reducir la gravedad de la malaria

La malaria es una enfermedad transmitida por mosquitos y los que tienen la enfermedad a menudo experimentan fiebre, escalofríos y síntomas parecidos a la gripe

Foto: Jim Peck/MSU
E.P.


image_print

Los microorganismos del intestino podrían desempeñar un papel en la reducción de la severidad de la malaria, según un nuevo estudio co-escrito por investigadores de la Universidad de Tennessee, Knoxville, y la Universidad de Louisville, ambas en Estados Unidos.

El doctor Steven Wilhelm, profesor en el Departamento de Microbiología de la Universidad de Tennessee, y Shawn Campagna, profesor asociado de Química también en Tennessee, se asociaron con Nathan Schmidt, profesor asistente de microbiología e inmunología en la Universidad de Louisville, para examinar el microbioma intestinal de los ratones.

Estos expertos descubrieron que la severidad de la malaria no es sólo una función del parásito o el huésped, sino que también se ve influida por los microbios en el organismo infectado. La investigación, que se detalla en ‘Proceedings of the National Academy of Sciences’, podría algún día ayudar a los científicos a desarrollar nuevos tratamientos para la malaria en los seres humanos.

“Desafortunadamente, todavía estamos a años de distancia de una vacuna eficaz y fácil de administrar de la malaria y la resistencia a los medicamentos es una preocupación cada vez mayor”, dice Schmidt. Wilhelm añade: “La investigación proporciona una potencial nueva vía para investigar los factores que controlan la severidad de la malaria. Con un millón de personas que mueren cada año, muchos de ellos niños pequeños, cualquier enfoque que puede salvar incluso unas pocas vidas vale la pena seguirlo”.

La malaria es una enfermedad transmitida por mosquitos y los que tienen la enfermedad a menudo experimentan fiebre, escalofríos y síntomas parecidos a la gripe, pero puede ser fatal si no se trata. Las transmisiones de malaria ocurren típicamente en África subsahariana y Asia meridional.

MÁS BACTERIAS PRESENTES EN EL YOGUR, MENOR GRAVEDAD

Durante el estudio, el equipo encontró que ratones genéticamente similares mostraron diferencias significativas en la patología después de la infección de malaria. Los investigadores midieron el microbioma intestinal de los ratones –a través de la secuenciación del ADN de las bacterias en el tracto digestivo– y observaron diferencias significativas dentro de las distintas poblaciones.

Schmidt transfirió directamente el microbioma intestinal de otros ratones y fue capaz de demostrar que las diferencias en la gravedad de la enfermedad se traspasaron. Los autores observaron un aumento de la abundancia de bacterias comunes en el yogur en los roedores que exhibían una menor patología de la malaria y cuando alimentaron a los ratones con un yogur que contenía esas bacterias, la severidad de la malaria disminuyó.

“Estos resultados demuestran la posibilidad de modificar el microbioma intestinal para prevenir la malaria severa”, resalta Schmidt. Wilhelm observó que mientras que las intervenciones de investigación reducen la severidad de la malaria en ratones, no la impidió o la cura, por lo que todavía se está muy lejos de perfeccionar tratamientos similares en humanos, pero están trabajando para entender el mecanismo.

“Una manera de ayudar a las personas que están infectadas –y sobre todo una manera simple y barata, ya que gran parte de la infección se produce en el mundo en desarrollo– sería un gran servicio a la sociedad”, concluye el profesor Wilhelm.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *