Viernes, 22 Septiembre, 2017

            

Desarticulada una red criminal dedicada al tráfico de marihuana desde Granada y Málaga hasta Países Bajos

En la operación han sido detenidas trece personas como presuntos responsables de los delitos

Imagen ilustrativa | Foto: Archivo
E.P.


image_print

Agentes de la Policía Nacional han desarticulado, en el transcurso de una operación desarrollada en dos fases, una red criminal dedicada al tráfico de grandes cantidades de marihuana desde las provincias de Granada y Málaga hasta Países Bajos.

Según informa la Policía Nacional en un comunicado, en la operación han sido detenidas 13 personas, de nacionalidades española, marroquí y neerlandesa y con edades comprendidas entre los 36 y 60 años, como presuntos responsables de los delitos de pertenencia a grupo criminal, tráfico de drogas y tenencia ilícita de armas. Entre los arrestados se encuentran desde los dos líderes de la trama hasta el guardador de la droga.

Durante la intervención, los agentes han incautado de un total de 160 kilogramos de marihuana empaquetada y lista para su distribución y venta así como 608 plantas. Asimismo, han intervenido 25.845 euros en efectivo; un subfusil con dos cargadores y 49 cartuchos; una selladora térmica; una envasadora al vacío industrial; básculas y pesos de precisión así como lámparas de calor y dos vehículos; entre otros efectos.

Las investigaciones se iniciaron en el mes de marzo cuando los agentes tuvieron conocimiento de la existencia de una red criminal integrada principalmente por personas de origen neerlandés y español y asentada en las provincias de Málaga y Granada, que se estarían dedicando al tráfico de drogas, concretamente marihuana, en cantidades importantes para su posterior distribución y comercio en Países Bajos.

Las pesquisas condujeron a los investigadores hasta las primeras identificaciones y localización de varios domicilios relacionados con la trama. Así, los agentes averiguaron que la organización cultivaba y adquiría el estupefaciente a distintos proveedores de la provincia de Granada, para luego transportarlo por carretera en vehículos con doble fondo hasta una vivienda de la localidad malagueña de Sedella, lugar en el que era almacenado, envasado y preparado para su posterior traslado –también por carretera– a territorio neerlandés.

En la primera fase de la operación, ejecutada el 31 de mayo, se llevó a cabo un registro en la vivienda de Sedella. En ella, además de la detención del morador, que era la persona encargada de la custodia de la droga y de su preparación para el transporte, los efectivos policiales aprehendieron 130 kilogramos de marihuana envasada al vacío y empaquetada en tres cajas de cartón de grandes dimensiones; así como una envasadora al vacío y 10.000 euros en efectivo.

Ese mismo día, los agentes detuvieron en la también localidad malagueña de Benalmádena a los dos cabecillas de la red –de los cuales uno de ellos llevaba entre sus pertenencias 5.000 euros en efectivo- que según las pesquisas tenían previsto desplazarse hasta Países Bajos.

Al día siguiente, en la provincia de Granada, la Policía detuvo nueve personas que supuestamente se encargaban de conseguir la droga. A partir de este momento, con estas actuaciones los agentes consiguieron desmantelar dos invernaderos de interior a pleno rendimiento y dos más en proceso de montaje.

Uno de los invernaderos desmantelados estaba oculto en el interior de una carnicería de Pinos Puente (Granada) donde la plantación había sido instalada en una cámara frigorífica. Con estas actuaciones, se incautó de un total de 608 plantas de ‘cannabis sativa’, así como de útiles necesarios para su cultivo.

Igualmente, en esta fase de la investigación se llevaron a cabo otros tres registros domiciliarios en los que se intervinieron, entro otros efectos, una bolsa, la cual una de las investigadas, en el transcurso de un registro, arrojó por una ventana del inmueble, y que contenía un subfusil, dos cargadores y 49 cartuchos.

ÚLTIMA FASE DE LA INVESTIGACIÓN

En la última fase de la operación, llevada a cabo el pasado día 20 de junio en la provincia granadina, los investigadores localizaron y detuvieron a la persona, que supuestamente, se encargaba de transportar el estupefaciente entre el almacén intermedio situado en Pinos Puente y el lugar de preparación previa a su transporte internacional ubicado en Sedella.

De ese modo, el detenido, un varón de unos 36 años, fue interceptado cuando viajaba a bordo de un vehículo dotado de un doble fondo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *