Viernes, 20 enero, 2017

Cuenca vale una permanencia

Isaac Cuenca hizo su mejor actuación con la camiseta del Granada en el momento clave, cuando la salvación estaba en juego, y ganar era de vida o muerte

Isaac Cuenca celebra uno de los goles ante el Sevilla | Foto: GCF
Daniel Sánchez-Garrido | @Danisgr


image_print

Apenas 25 años recién cumplidos y una carrera en un vaivén de equipos. De futura estrella en Barcelona a defenestrado en el Ajax. De posible recuperación en el Deportivo a olvidado en el Bursaspor, en Turquía. En enero de 2016 apostó por el Granada CF, y no se ha equivocado. Es Isaac Cuenca y se ha convertido en uno de los héroes de todo el granadinismo.

Su fichaje fue una sorpresa para todos. Llegó en una especie de misterio, donde nadie sabía si sería el Cuenca del FC Barcelona o el de Ajax. Llegó siendo suplente, sin apenas contar para Sandoval primero, y para José González. Espero su oportunidad, y ya no le quitaron de la banda izquierda.

Fue ante el Rayo Vallecano, ante Los Cármenes, en su nueva casa. Con un control orientado fantástico y un pase medido, El-Arabi adelantó en aquel encuentro al Granada. Fue la carta de presentación del jugador catalán. Entre actuaciones más oscuras y más acertadas, Cuenca se ganó a todo el granadinismo por su implicación, más allá de sus aportaciones en materia ofensiva y de espectáculo.

Pero todos esperaban algo más de Isaac Cuenca. El día que Cuenca se presentó a toda el rojiblanco horizontal, tres puntos por la permanencia estaban en juego, la salvación volaba por el aire. Cuestión de supervivencia, y de no dejar más de una vida en el camino jugándosela en la última jornada ante el Barça.

Cuenca apareció cuando más se necesitaba un nuevo héroe, que quitara de carga a Rochina, empujado a una banda que cada vez cae peor a todos. También quitó carga a Success, que no pudo jugar aún dolido de aquel choque tremendo con Peñaranda hace unas semanas. Pero sobre todo quitó la carga del descenso a todo el club y la masa social que arrastras. En el Sánchez Pizjuán se vio por qué la afición del Granada es la mejor de Primera División.

Cuando el partido estaba más atascado, más feo para el Granada, que sufría en cada jugada del Sevilla, Cuenca apareció casi sin ser invitado. Una conducción de maratoniano de Doucs, un pase exquisito de El-Arabi, y un control y un pase a la red de Cuenca. El descanso fue más plácido para todos, incluidos en el vestuario.

En la segunda mitad, Cuenca volvió a aparecer para gritar a aquella esquina de la grada del Pizjuán que no se olvidaran que quien señaló a la permanencia fue él, el mismo que cerró una goleada con una picadita sutil sobre Beto. Su primer gol con la elástica del Granada, su primer doblete. Cuenca bien vale una permanencia.

Comments

    Deja un comentario

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

  1. Siempre debe ser titular, por su profesionalidad, saber de donde proviene, (de la Masía), su buen hacer, su inteligencia y su humildad……