Miércoles, 18 Octubre, 2017

            

Comidas financiadas por la industria farmacéutica, asociadas con altas tasas de prescripción de medicamentos

Estudios han sugerido que las relaciones médico-industria se asocian con incremento de la prescripción de los medicamentos de marca

Una farmacéutica buscando un medicamento | Foto: E.P.
E.P.


image_print

Aceptar una sola comida patrocinada por la industria farmacéutica se asocia con mayores tasas de prescripción de ciertos medicamentos a los pacientes del programa de cobertura sanitaria Medicare por parte de los médicos, con más comidas y más costosas vinculadas con un mayor incremento en la prescripción, según un artículo publicado en la edidición digital por ‘Archives of Internal Medicine’.

Algunos argumentan que las comidas patrocinadas y los pagos de la industria ayudan a facilitar la discusión sobre nuevos tratamientos, pero otros han expresado su preocupación por el potencial de influir en los patrones de prescripción. Estudios anteriores han sugerido que las relaciones médico-industria se asocian con incremento de la prescripción de los medicamentos de marca.

R. Adams Dudley, de la Universidad de California, San Francisco, Estados Unidos, y coautores vincularon dos conjuntos de datos nacionales para cuantificar la asociación entre los pagos de la industria y los patrones de prescripción de los médicos. Los autores identificaron los medicamentos de marca más prescritos en cada una de las cuatro categorías en la Parte D de Medicare en 2013.

Los fármacos diana fueron rosuvastatina de calcio entre las estatinas, nebivolol entre los bloqueadores beta cardioselectivos, olmesartán medoxomilo entre los bloqueadores del receptor de la angiotensina (inhibidores ACE y ARBS, por sus siglas en inglés) y succinato de desvenlafaxina entre la serotonina y los inhibidores selectivos de la recaptación de serotonina-norepinefrina (SSRIs y SNRIs, por sus siglas en inglés).

La base de datos 2013 de Pagos Abiertos describe el valor y el fármaco o el dispositivo promovido por pagos a los médicos durante cinco meses en 2013 según lo informado por las compañías farmacéuticas. Los autores informan que 279.669 médicos recibieron 63.524 pagos asociados a los cuatro fármacos diana, con un 95 por ciento de esos pagos en forma de comidas que tenían un valor promedio de menos de 20 dólares.

MEDICAMENTOS CON INCREMENTO DE RECETAS

La rosuvastatina representó el 8,8 por ciento de las recetas de estatinas; nebivolol supuso el 3,3 por ciento de las recetas de beta-bloqueantes cardioselectivos; olmesartán fue el 1,6 por ciento de las recetas de los inhibidores de la ECA y ARB; y desvenlafaxina supuso el 0,6 por ciento de las recestas de SSRIs y SNRIs.

Los médicos que recibieron comidas relacionadas con los fármacos diana en cuatro o más días prescribieron rosuvastatina en 1,8 veces la tasa de los médicos que no recibieron comidas; 5,4 veces más de nebivolol; olmesartán en 4,5 veces la tasa normal, y desvenlafaxina 3,4 veces más, según los resultados del análisis.

Los médicos que recibieron sólo una sola comida para promocionar los cuatro fármacos diana también presentaban tasas más altas de prescripción de estos medicamentos, sugieren los resultados. Comidas más numerosas y más costosas se relacionaron con mayores tasas de prescripción.

Una mayor proporción de los médicos que recibieron pagos de la industria eran hombres, sólo médicos y médicos que practican en el Sur, informan los autores, quienes señalan que sus resultados son de sección transversal y reflejan una asociación, no una relación de causa y efecto.

Por ejemplo, si los médicos deciden asistir a eventos de la industria donde se proporciona información sobre los medicamentos que ya prefieren, entonces las comidas pueden no tener ningún efecto sobre sus patrones de prescripción. “Nuestros hallazgos apoyan la importancia de los esfuerzos de transparencia en curso en Estados Unidos y Europa”, concluye el estudio.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *