Viernes, 21 Julio, 2017

            

CircoLab: de la máquina de vapor a la ropa inteligente (Galería)

Una mirada a los avances en tecnología de la mano de los 5 integrantes del proyecto

Guante con terminales electrónicas | Foto: Getly Arce
Getly Arce | @GetlyArce


image_print

Con la presentación oficial de las impresoras 3D parece que el mundo se ha revolucionado, ahora todo es ‘imprimible’ o bien se busca la forma de hacerlo. Pues bien, aunque parece todo nuevo a veces no lo es tanto. Para explicar este y otros temas el equipo de CircoLab, que ha estado en tierras granadinas, ha accedido a dar su visión.
Empezamos por explicar lo que es CircoLab, un grupo de 5 personas que se dedican a innovar y mostrar lo que la tecnología puede hacer si se mezcla con otras disciplinas. En el equipo se encuentran, Víctor Díaz, ingeniero granadino, Ana Enrich, politóloga, Paola Guimerans, quien estudió Bellas Artes, Pablo Clemente, ingeniero industrial y Annabel Hesselink, especialista en fotografía y vídeo.
Entre todos buscan acercar la tecnología al público general, además de conseguir la multidisciplinariedad, es decir que los especialistas en un área se puedan poner a trabajar en equipo con otras y así conseguir la mejora de objetos o servicios en el día a día.

UNA FURGONETA PARA ENSEÑAR

CircoLab-Ana-Enrich-GetlyArce

Ana Enrich muestra la furgoneta de CircoLab | Foto: Getly Arce

Para explicar la funcionalidad de CircoLab, Ana Enrich explica el objetivo del proyecto ‘furgoneta’ el cual busca que la electrónica y la programación se mezclen para para conseguir fusionar disciplinas, ese concepto se basa en la metodología STEAM que viene de Estados Unidos, por sus siglas en inglés sería la mezcla entre ciencia, tecnología, ingeniería y matemáticas.

Lo que defiende Ana es que “si sientes lo que defiendes, desde las disciplinas, al final los oficios que vamos a tener nosotros que ya tenemos nosotros de hecho y que en un futuro son oficios muy multidisciplinares, es decir, que los trabajos que se mantengan con el mismo método durante 50 años ya han dejado de existir, entonces hay que subirse a la ola del cambio educativo para enseñar a la gente que hay que aprender por proyectos, que es el final como tú aprendes en la vida real”.
La polítologa destaca que llevan “ya dos meses y medio en carretera, que nos quedan tres semanas para acabar 70 talleres impartidos en 7000 km y todos son diferentes”.

Circolab-Hackaton-001-GetlyArce

Las ‘miniplacas’ progamadas en el Hackatón | Foto: Getly Arce

UN ENCUENTRO CON MINIPLACAS
Antes de llegar a las miniplacas se plantea una cuestión, lo que es en realidad un Hackatón, la actividad realizada en la Facultad de Informática de la UGR, según definiciones de diferentes fuentes se puede hacer un resumen en ‘un encuentro de programadores cuyo objetivo es el desarrollo en equipo de un programa o un soporte físico’, dicho esto ahora entra la cuestión del trabajo que han hecho en Granada con ‘miniplacas’.
Según explica Ana Enrich “un compañero nuestro ha creado una mini placa, que todavía no está en el mercado, y lo que se ha hecho con ella es programarla para distintas actividades, algunas un sonido, otras iluminación, otras comunicación directa con un ordenador y todo desde un puerto USB”.
Al Hackatón han asistido personalidad del mundo de la programación, según informa la organización, se ha contado con ‘ObiJuan’, Juan González, pionero en impresión 3D que tiene tutoriales para aprender a diseñar y a utilizar este tipo de impresoras, además de ser director de innovación de BQ. También se ha contado con JJ Melero, padrino temporal en Granada, uno de los pioneros del software libre. En total han sido más de 40 participantes en esta actividad.
El objetivo de este tipo de encuentros, según comenta Enrich, “es empezar a usar la tecnología con la que contamos para las cosas más simples, desde un taller para chavales, esta un taller de tejido en una residencia de ancianos, acoplar la placa a una chaqueta y llevar con nosotros de una forma más sencilla información o bien buscar mayor funcionalidad a lo que usamos en el día a día”.

LA CHAQUETA DE VOLVER AL FUTURO

CircoLab-Paola-Guimerans-GetlyArce

Paola Guimerans se especializa en diseño | Foto: Getly Arce

Minutos después de conocer la ‘miniplaca’ y su funcionalidad llega el encuentro con la especialista en Bellas Artes del equipo de CircoLab, ella es Paola Guimerans y explica su tarea en el grupo como lo es la investigación en “un campo específico lo que es integrar materiales blandos por ejemplo un trozo de cartón, tejido, papel con tecnología, eso significa que en una clase los alumnos pueden aprender hasta hacer con papel un robot, en el que en vez de utilizar cables se utilice pinturas conductoras de electricidad o adhesivos de cobre que puede hacer la función del cable hasta utilizar hilos conductores de electricidad que te permite incorporar la tecnología en la ropa esto se llama soft circuit, circuito blando”.
En este punto entra la pregunta ¿Estamos ya más cerca de tener la chaqueta de ‘volver al futuro’?, después de las sonrisas Paola comenta “nos encontramos cada día más cerca que tener esa chaqueta inteligente y esos zapatos que nos mostraron hace 30 años en la mítica película. El rediseño de las prendas ya no del futuro, sino del presente, nos permiten llevar tecnología incorporada en nuestra ropa, al facilitarse esto damos un salto a lo que la ficción nos planteaba hace décadas”.
Ella continua recordando que “el valor de nuestro proyecto es la diversidad, el complementarse entre la creatividad del diseño y la tecnología de una programación nos daría como resultado esas prendas que nos pueden facilitar la vida”.

STEAM EN EDUCACIÓN
Paola subraya que el valor del STEAM es “dar formación a una generación de personas que no sólo sabe de una disciplina sino de varias y sabe moverse entre ellas. Esto lo que aporta es que las profesiones del futuro, si yo trabajo en un equipo puedo comunicarme con el que está a mi lado, porque si no se su lenguaje es muy difícil que yo pueda expresar lo que necesito, al aprender las bases de su área tengo la oportunidad de poderme comunicar o pedirle algo, por ende lo mismo tiene que pasar con los especialistas en tecnología, que para poder entender a los creativos tienen que conocer las bases de su área y CircoLab hace eso.

UN GRANADINO PIONERO

CircoLab-Victor-Diaz-GetlyArce

Víctor Díaz, uno de los creadores de CircoLab |Foto: Getly Arce

Después de hablar con Paola, toca el testigo a uno de los creadores de CircoLab, Victor Díaz, ingeniero y granadino de nacimiento, inquieto por naturaleza y generoso en el reparto del conocimiento.
Víctor relata un poco su experiencia y cómo surge CircoLab, recuerda que hace algunos años “me fui a trabajar Google, a Silicon Valley en Estados Unidos, estuve trabajando en el proyecto para que trataba de hacer un teléfono modular parte de la investigación de ese proyecto ir a montar una furgoneta e irnos por todo Estados Unidos haciendo una serie de experimentos trabajar con gente, y visitar las universidades más importantes de todo Estados Unidos. Al terminar ese proyecto me ofrecieron quedarme pero me apetecía volver España mientras tomaba mi decisión me ofrecieron trabajar para BQ en el departamento de innovación y he estado casi un año con una libertad absoluta en mi trabajo”.
Para Víctor Díaz el concepto como tal de CircoLab surge “en parte del circo de lo divertido ,lo estético, artístico, también está la parte de colaborativo y por supuesto la de laboratorio ambulante”, eso es en base el génesis proyecto.
La democratización del conocimiento es parte de lo que mueve al equipo, a lo que Víctor Díaz comenta que “para nosotros es muy importante lo que es el conocimiento libre, esto significa que cuando tú aprendes algo sólo tienes que compartir y enseñar a la gente a usarlo, con el objetivo de que el conocimiento se distribuya y no se quede retenido por unos cuantos es la filosofía”.

IMPRESORAS 3D

Circolab-furgoneta-Pablo-005-GetlyArce

Pablo Clemente es especialista en robótica | Foto: Getly Arce

El siguiente en hablar es Pablo Clemente, conocido en las redes como ‘Paclema’, ingeniero inquieto especialista en robótica, de su mano salen prototipos y máquinas de diversa índole, incluidas impresoras 3D.
Él explica que “aunque parece que la tecnología 3D es nueva, nada más alejado de la realidad, éstos conocimientos vienen de los años 80, pero las patentes que protegían esa tecnología expiraron hace poco tiempo y eso ha permitido que la idea se expanda para todos, se han empezado a liberar diseños, tal es el caso que te los puedes descargar de internet porque tienen licencias libres y puedes contribuir de forma activa, si tienes conocimientos, a mejorar esos productos”.

ROBOTS EN NUESTRAS VIDAS
Para Pablo “entender la robótica varía de una persona a otra, pero lo que se intenta es crear cosas con sensores o si lo prefieres llamar ‘inteligentes’. También está la creación de prototipos para personas que carecen de una extremidad o de parte de ella, en este caso se puede imprimir en 3D y luego implantarle circuitos que permitan la movilidad, ya se ha hecho pero ahora la cuestión es poder imprimir de una forma personalizada, más económica y con materiales diversos”.

Para él “más que hablar de robótica hablamos que la gente pueda crear sus propios productos, con esta filosofía estamos intentando que la gente sea capaz de crear sus propios productos. El democratizar el conocimiento es una forma de reducir costes, si conoces la base puedes empezar a hacer las cosas más baratas”.

CircoLab-Grafitti-3D-Annabel-Hesselink

Graffiti en 3D, con luces led | Foto: Annabel Hesselink

TALLER DE GRAFFITIS EN 3D
El sábado hicieron un taller que consistía en crear un graffiti pero añadiendo elementos tecnológicos, se hizo una represtnación con un paraguas, el mango se imprimió en 3D, para que el graffiti tuviera relieve, y esa pieza se pintó con tinta conductora para que al poner la mano en el mango se accionaba el mecanismo de unos leds que simulaban una lluvia sobre el paraguas y repartidos en el paisaje, así como el crecimiento de la planta que se había pintado.
La interacción entre las personas con el graffiti lo hizo más completo, no sólo se pintó sino que también se aprendió una funcionalidad de la electrónica mezclada con esta idea.
Unas chicas se pusieron a soldar, otros a crear el circuito, otros a pintar, fue un trabajo en conjunto.

Antes de concluir la visita al equipo de CircoLab llegó Annabel Hesselink, fotógrafa, ella es la encargada de realizar la bitácora de los viajes, los talleres y resultados para mostrarlos al público, según cuenta en el tiempo que lleva “rodeada de tecnología” ha “aprendido muchas cosas” y su visión de la vida en el presente y futuro se ha transformado. Ella invita a quien quiera acercarse a la página del equipo, a las redes sociales y que sigan los resultados, ya que en esos contenidos se pueden encontrar soluciones a problemas o ideas para mejorar la vida cotidiana.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *