Domingo, 24 Septiembre, 2017

            

Cinco falsos mitos bélicos que el cine nos hizo creer que son verdad

Las películas que relatan guerras y batallas no han mostrado fehacientemente los hechos en los que están basadas

Mitos del cine


image_print

El cine bélico ha creado escenas de acción y combate realmente impactantes. Películas como 300, Gladiator o Salvar al soldado Ryan hicieron ver los actos horribles que dejan las guerras. Pero ¿realmente fue así como sucedieron?

Y es que, el llamado Arte de la Guerra no fue tan emocionante como se muestra en el cine. De hecho, los actos bélicos realmente mostraban que la estrategia era la clave para la victoria más que el número de bajas.

Las películas que relatan guerras y batallas no han mostrado fehacientemente los hechos en los que están basadas. Bien porque el hecho real no sería tan espectacular o bien para mero lucimiento de los efectos visuales.

Y no se salva ninguna, cintas de reconocido prestigio como Braveheart o El Señor de los Anillos: El retorno del Rey han caído en los mismos errores. Y, claro, la mayor parte del público no ve estas inexactitudes históricas.

De la mano de Cracked, repasamos cinco falsos mitos sobre las guerras que el cine nos hizo creer como verdaderos.

1. LAS BATALLAS ALINEADAS Y CUERPO A CUERPO

300-fight-scene
El mito: Batallas con guerreros alineados que, cuando el general da la orden de atacar, ambos ejércitos se enfrentan en un combate cuerpo a cuerpo multitudinario.

Lo hemos visto en… Braveheart, 300, El rey Aturo, El señor de los Anillos: El retorno del Rey.

La realidad: Pese a que en el cine son escenas realmente llenas de acción que hacen de los combates lo más épico de la película, lo cierto es que las batallas antiguas eran realmente aburridas. El éxito de los ejércitos de Macedonia o la antigua Roma se basaban en las alineaciones, cierto, pero no para combatir cuerpo a cuerpo sino para crear un muro semejante a un tanque, para provocar el ataque desde la retaguardia. Si a alguien se le ocurría hacer lo que se ve en las películas, era un acto de muerte segura. Además, los soldados iban muy vestidos, sin lucir torso o piernas, ya que eran blancos fáciles.

2. EXPLOSIONES SUICIDA CON EL MOSQUETE

the-patriot-1-48wfvboys9-1024x768
El mito: Alinearse en campo abierto y que cada bando haga estallar los mosquetes. Los dos frente atacan desde la distancia después de despedirse y desearse suerte. Se atacan unos a otros con bayonetas y demás armas de fuego.

Lo hemos visto en… El último mohicano, El patriota, Barry Lyndon y en varias producciones sobre la época de Napoleón.

La realidad: Los mosquetes no empezaron a popularizarse hasta casi el final de la época Napoleónica. Debido al excesivo peso y la dificultad que tenía para ser cargado, no era tan popular como el arcabuz, que era considerado arma de maniobra múltiple. De hecho, sólo los soldados más vigorosos e instruidos podían hacerse cargo de los mosquetes. Las armaduras de los mosqueteros eran muy ligeras. Además, su uso no era habitual inicialmente debido al humo que desprendían. Con su perfeccionamiento a finales del siglo XVII, permitió un uso más masivo.

3. CASI TODOS LOS SOLDADOS PERDEDORES MUEREN

Ryan-Looks-Down-at-Miller
El mito: Al acabar la batalla, la mayor parte del banda perdedor muere en combate, dejando pocos supervivientes. El bando ganador tiene la fuerza suficiente para retirarse con mayor energía.

Lo hemos visto en… El último samurái, Platoon, Gladiator, Braveheart, la serie Juego de Tronos.

La realidad: Tras acabar una batalla, no todo el mundo muere. De hecho, son muchos más los supervivientes que los vistos en el cine. La Batalla de Verdún en la Primera Guerra Mundial es considerada como la más larga y sangrienta de la historia. En ella, participaron 2,4 millones de soldados, de los cuales hubo 976.000 bajas aproximadamente y unos 305.000 muertos. La cifra de víctimas llega al 40% de los participantes. Y es que la mayoría, realmente, no mueren en combate sino heridos de gravedad en los hospitales o, sobre todo, por enfermedad. Las condiciones sanitarias suelen ser deplorables y las bajas suelen deberse a fiebres altas o neumonías fulminantes.

4. TODO EL MUNDO MATA EN LAS GUERRAS

braveheart-gibson-celta--644x362
El mito: Los soldados matan a sus enemigos hasta la extenuación.

Lo hemos visto en… La mayoría de las películas bélicas.

La realidad: Al contrario del cine, donde los soldados se matan los unos a los otros dando igual la época y el país; lo cierto es que no todo el mundo es capaz de matar a una persona. De hecho, en la Segunda Guerra Mundial, sólo entre 15 y un 20% de los soldados se atrevió a disparar voluntariamente sobre el enemigo. El resto de los combatientes sólo actuaba cuando realmente se veía obligado por órdenes superiores directas. Realmente, un ejército es eficaz cuando los que se alistan lo hacen voluntariamente y tras unos ejercicios de deshumanización del enemigo, para lo cual no todo el mundo está preparado.

5. LA ARTILLERÍA EN LAS GUERRAS ES RUIDO DE FONDO

2cdKYyEwePuQx5KapJa12GddAIa
El mito: Los rifles y ametralladoras son utilizadas como armas principales, dejando la artillería pesada casi como decorado del fondo de la imagen.

Lo hemos visto en... Salvar al soldado Ryan, Gettysburg, War Horse y las series Hermanos de Sangre y The Pacific.

La realidad: Curiosamente, la mayor parte de las muertes por armas de fuego fueron más por la artillería que por rifles o ametralladoras.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *