Domingo, 22 enero, 2017

Bárcenas se regodeó en un banco suizo de su “amistad personal” con los banqueros Botín y González

En el Lombard Odier

E.P


image_print

El extesorero del PP Luis Bárcenas se regodeó en el banco suizo Lombard Odier de su “amistad personal” con los banqueros Emilio Botín y Francisco González, según desvela el contenido de varias fichas de cliente elaboradas por el personal de la entidad a las que ha tenido acceso Europa Press.

Según reflejó el agente del banco Frédéric Mentha en una comunicación para sus superiores fechada en agosto de 1999 Bárcenas aseguraba ser una persona “muy bien relacionada”. “Es amigo personal de Emilio Botín, propietario del Banco Santander. Lo mismo del patrón del BBV Francisco González”, destaca el agente.

Las fichas forman parte de contenido de una comisión rogatoria remitida al juez de la Audiencia Nacional Pablo Ruz por las autoridades suizas. Bárcenas llegó a acumular 48,2 millones de euros en dos bancos del país helvético y su fortuna en el Lombard Odier ascendió a 26.929.851 euros en octubre de 2007.

Mentha incluye también en sus anotaciones datos sobre las visitas del extesorero ‘popular’ a restaurantes de lujo franceses y estaciones de esquí. Así, concreta que en una de sus visitas al banco, que realizaba de forma mensual, Bárcenas se marchó apresuradamente porque tenía reserva para cenar en el Chez Bacchus de Lyon. En otra ocasión el exsenador le dijo que pensaba pasar el fin de semana “dándose a su pasión, el sky’ en la estación de Tignes.

Las impresiones del agente reflejan que tenía al extesorero del PP por una persona “simpática” que causaba una “excelente impresión”. Mentha destaca que los fondos que ingresa en su banco procedente de la construcción y la venta de obras de arte.

Como muestra del origen de los fondos, ingresados en efectivo o por transferencia de cantidades variables que oscilaban entre los 60.000 y los 300.000 euros, el agente pone de manifiesto que Bárcenas llegó a comunicar que tenía previsto realizar un depósito de cerca de un millón de euros procedentes de la venta de cuadros de “autores reputados”.

VISITAS EN MADRID

La documentación incluida en la comisión rogatoria procede también del segundo banco en el que Bárcenas disponía de cuentas, el Dresdner Bank. Las fichas reflejan en este caso una visita de uno de sus empleados a Madrid en la que entregó al extesorero en presencia de su mujer, Rosalía Iglesias, dossieres de sus cuentas.

La ficha desvela que ambos consultaron con atención los extractos y recogieron las tarjetas de crédito de las que el agente les hizo entrega. Las reuniones con los representantes de esta entidad en Madrid solían celebrarse en el restaurante Combarro, el hotel Intercontinental o “un local de la calle Velazquez”.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *