Lunes, 23 Octubre, 2017

            

Ayuntamiento revisará la ordenanza tras las críticas sobre “abusos” de los revisores a usuarios de la LAC

Por otra parte, ha anunciado que los últimos cambios aprobados en el sistema de movilidad se implantarán desde el domingo 13

Autobús LAC
E.P.


image_print

El Ayuntamiento de Granada ha anunciado este viernes que revisará la ordenanza y previsiblemente bajará la cuantía de las sanciones “para tratar de buscar un equilibrio” en la Línea de Alta Capacidad (LAC), después de que el PSOE haya amenazado con emprender acciones legales contra las “detenciones ilegales y los abusos diarios” que supuestamente padecen los usuarios por parte de los revisores.

A preguntas de los periodistas, la concejal de Movilidad, María Francés (PP) ha defendido que mensualmente se registran entre 140 y 150 recargos de más de 200.000 revisiones, aunque ha reconocido que hay algunas máquinas expendedores que están estropeadas, lo que impide sellar el billete, extremo que ya se ha trasladado a la empresa.

La edil ha recordado que las revisiones se instauraron para evitar el fraude, puesto que “hay gente que se cuela”, pero también se ha mostrado consciente de la importancia de que el ciudadano reciba un buen trato.

Así, y tras defender que hay revisores que “lo están pasando mal” al ser objeto de insultos y, en general, por la presión a la que están sometidos, ha anunciado que se están revisando las ordenanzas municipales que se aplican en otro puntos del país para tratar de buscar un equilibrio entre evitar el fraude y favorecer la satisfacción del ciudadano.

“Creo que modificando la ordenanza y bajando la cuantía de las sanciones –ahora de 40 euros– encontraremos un equilibrio”, ha sostenido Francés.

Por otra parte, ha anunciado que los últimos cambios aprobados en el sistema de movilidad se implantarán desde el domingo 13, cuando las líneas de autobús SN1 y SN4 volverán a discurrir por el eje de Gran Vía, mientras que la SN3 tendrá una parada en Puerta Real.

El objetivo, según ha relatado la edil, es “no marear” al ciudadano, de modo que se recuperarán dos paradas en Gran Vía y otra de vuelta a la altura de la Catedral. De este modo, se pretender hacer compatible la LAC y el paso de estas líneas sin que “se estorben”.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *