Jueves, 13 de Diciembre de 2018

            

Americanos en Granada fieles a sus tradiciones: así celebran Acción de Gracias

No son pocos los residentes en Granada, en su mayoría estudiantes, que se reunirán este jueves en torno a una mesa para disfrutar del tradicional pavo y pastel de manzana para darle gracias a la vida

Collage de fotografías de la celebración de Acción de Gracias | GD
Jessica Fernández


image_print

Según la tradición americana, el jueves de la cuarta semana de noviembre se celebra Acción de Gracias, el pistoletazo de salida para la Navidad. En Estados Unidos, se trata de un día especial en el que las familias se reúnen y hacen un balance donde agradecen las cosas que les han pasado a lo largo del año.

El origen del día de Acción de Gracias o Thanksgiving se remonta a 1621, cuando un grupo de colonos compartieron una comida con los indios para celebrar la cosecha del otoño y agradecerles que les hubieran enseñado técnicas de cultivo y caza. Esta celebración duraría tres días y es uno de los pocos episodios en el que la cordialidad imperó entre colonos europeos y nativos americanos.
Posteriormente, en el año 1863, Abraham Lincoln, presidente de los Estados Unidos desde 1861 a 1865,  proclamó este día como festivo bautizándolo como ‘’Acción de Gracias’’.

Hoy día, esta fecha supone una fiesta para los americanos y no son pocas las tradiciones que van ligadas a este día, como reunirse con la familia y agradecer los beneficios que han obtenido a lo largo del año, ver el partido de fútbol americano o asistir al gran desfile que recorre las calles de New York de la cadena Macy’s a la que acuden gran cantidad de personas, además de la gran cena donde nunca falta el pavo, las patatas machacadas, las judías verdes y el pastel de manzana, entre otros manjares.

En Granada viven numerosos americanos, bien por motivos laborales o bien porque estudian en la ciudad como, por ejemplo, en el Centro de Lenguas Modernas. Por este motivo, este centro les hace un guiño y ha programado una cena en un hotel para que los estudiantes americanos, alrededor de 50, se sientan como en casa.  GranadaDigital ha conversado con alguno de estos americanos, que cuentan cómo es vivir Acción de Gracias lejos de su país y familia y cómo van a pasar este día en la cuidad.

Arianny Pujols tiene 20 años y es de Kansas (Missouri). Estudia en el Centro de Lenguas Modernas, lleva tan solo tres meses y medio en la ciudad y este es el primer año que lo va a celebrar lejos de su familia. Arianny admite que va a echar de menos a su familia porque todos los años se reúnen y hacen una gran fiesta donde oran, bailan y cenan.

Stephanie Saba tiene 25 años y es natural de Detroit. Ella trabaja como profesora del Instituto Francisco Ayala y acaba de cumplir un año viviendo en nuestra ciudad. Conoció Granada a través de una amiga que la invitó a viajar con ella durante una semana. Se enamoró de la ciudad y no dudó en volver. “Es un sueño poder estar aquí”, nos confiesa. El día de Acción de Gracias es muy importante para ella. Siempre lo ha celebrado reunida con sus seres queridos, pero hace dos años que no ha podido disfrutar de este momento tan familiar. “Pero es tiempo de cumplir ambiciones…”, apostilla. Sin embargo, ella celebrará Acción de Gracias en Granada, y tiene dos planes: acudir a una iglesia protestante y cenar con sus paisanos en algún restaurante de la ciudad.

Adriana Borland tiene 28 años de Colorado, estudia el grado de Lenguas Modernas y sus Literaturas en la Universidad de Granada. Lleva dos años viviendo en la ciudad y admite que desde que estudió la cultura y el idioma español en América, siempre había tenido interés por vivir en España, y más concretamente en Granada.

Valorando este día, Adriana prefiere celebrar Halloween antes que Acción de Gracias, aunque no descarta hacer algo para esta ocasión, así que lo celebrará con amigos de diferentes nacionalidades en su casa, donde ella será la anfitriona y preparará mayormente comida vegetariana y, por supuesto, el tradicional pastel de manzana. Admite que prefiere pasar el día con amigos y no con la familia, aunque siempre la echa de menos.

Phillip Nogueras detesta esta celebración. Este joven, de 27 años y de Miami, lleva año y medio viviendo en Granada y e imparte clases de inglés. “Cuando vivía allí siempre lo celebraba con mi familia, pero la verdad es que para mí, esa fiesta es un día más dentro de la cultura del consumismo, en la que se crean fiestas para incitar a comprar y comprar”, explica Phillip que considera este día como un acto hipócrita.


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.