Martes, 25 Julio, 2017

            

Advierten riesgo de abandono de agricultura de regadío por factura energética

La organización Asaja ha denunciado la "falta de voluntad política" para tratar de regular unas tarifas eléctricas que se adapten a los consumos de los regantes.

EFE


image_print

En la provincia de Granada está bajo amenaza el 95% de la superficie de cultivos de hortícolas y casi la totalidad del viñedo, tubérculos, frutales y cítricos, además del 25% de olivar, el 20% de cereales y el 5% de frutos secos, según un comunicado de Asaja.

En la actualidad la electricidad supone el principal coste de la explotación de regadío, por encima de semillas, fertilizantes, gasóleo e incluso los costes laborales en determinados cultivos.

Asaja advierte de que la primera subida importante de la luz fue en junio del 2008, cuando el Gobierno de entonces suspendió las tarifas especiales de riego incorporando al sector “al mal denominado mercado libre”, lo que provocó un incremento del 110% de los costes de la energía.

A eso se ha unido la última reforma aplicada en el pasado mes de agosto, que ha supuesto un incremento de la factura de los regantes de hasta un 230%, y el anuncio de una nueva subida en enero del 2014.

Asaja advierte de que esta situación puede suponer el abandono los cultivos de regadío en provincias como la de Granada, que representa el 95% de la superficie de hortícolas, casi el 100% del viñedo, tubérculos, frutales y cítricos, el 25% de olivar.

Critican también la negativa del Ministerio de Industria a quiere reconocer el carácter estacional del regadío, lo que crea un agravio comparativo con otros sectores productivos como la metalurgia, la siderurgia, el cemento o los aluminios, a quienes beneficia, dice Asaja, con reducciones del peaje de la energía por kilovatio consumido o exenciones del impuesto de la electricidad del 85%.

La organización agraria advierte de que está en juego toda la inversión realizada hasta ahora en la modernización y viabilidad de 50.000 explotaciones agrícolas en Andalucía, 8.000 de ellas en Granada

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *