Domingo, 20 Agosto, 2017

            

Juzgan al joven para el que piden ocho años de cárcel por apuñalar a otro en el Corpus del año 2016

La Fiscalía ha solicitado prisión por supuestamente apuñalar "desde la espalda y con propósito de acabar con su vida"

juzgados-caleta
Juzgados de la Caleta de Granada
E.P.


image_print

La Sección Segunda de la Audiencia Provincial de Granada acoge desde este martes el juicio a un joven de nacionalidad colombiana y 24 años para el que la Fiscalía ha solicitado ocho años de prisión por supuestamente apuñalar “desde la espalda y con propósito de acabar con su vida” a otro varón en una reyerta a las puertas de una caseta del recinto ferial de Almanjáyar, en las fiestas del Corpus del año 2016.

Según el escrito de acusación provisional del Ministerio Público, al que ha tenido acceso Europa Press, los hechos ocurrieron en la madrugada del domingo 22 de mayo del año pasado, cuando, sobre las 4,00 horas, la víctima salía de la caseta y observó la reyerta, en la que vio involucrado a un amigo suyo, apresurándose “a intervenir para sacarlo de ella”. Entonces, el procesado, “aparentemente ajeno” a la pelea, se colocó a su derecha y “le asestó una rápida puñalada con una navaja” que le ocasionó una herida penetrante de 3,7 centímetros de profundidad y 1,5 centímetros de anchura en el flanco derecho.

El acusado abandonó el lugar de los hechos tras la supuesta agresión, que “fue tan sorpresiva que la víctima apenas se dio cuenta de la gravedad de la lesión hasta que, al caminar unos pasos, comenzó a notar los efectos de la hemorragia ocasionada”. Tuvo que ser ayudado por sus amigos que pidieron asistencia médica. De no haberse producido esta intervención sanitaria de forma “rápida”, habría corrido riesgo su vida al afectar la herida “una zona de potencial riesgo vital”.

Necesitó para su curación de diez días de hospitalización y 21 de curación, impeditivos todos ellos, detalla el fiscal, que resalta que fue hallada una navaja de barbero, que no consta fuera la empleada en la agresión, en un “cacheo superficial” tras la detención, ese mismo día, del acusado, quien está en prisión desde entonces.

El Ministerio Público le acusa de un supuesto delito de homicidio en grado de tentativa por el que pide para él, además de ocho años de prisión, una orden de prohibición de comunicación con la víctima durante diez años, periodo en el que tampoco se podría acercar a menos de cien metros al mismo, a su domicilio, o lugar de estudio o de trabajo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *