La vida en tres pueblos de Granada que resisten al Covid-19

La pandemia pasa de largo por estos pequeños pueblos de la Alpujarra Granadina, poco poblados y donde la mayoría de sus ciudadanos son de avanzada edad

alpujarras de granada
La Alpujarra Granadina, comarca española situada en la parte suroriental de la provincia de Granada | Foto: Archivo GD
Laura Gálvez
0

Son pocos los pueblos de Granada en los que aún no se ha registrado ningún caso de coronavirus desde que la pandemia llegó a la provincia en el mes de marzo. La mayoría de ellos pertenecen a la Alpujarra de Granada y destacan por ser pueblos de pequeña extensión y poca población, generalmente gente de avanzada edad. Los datos sobre la tasa de incidencia del Covid-19 han sido consultados por GranadaDigital este martes en la página web oficial del Instituto de Estadística y Cartografía de Andalucía (IECA) e indican que solo Carataunas, Lobras y Juviles no han tenido contagios.

Los alcaldes de Carataunas, Lobras y Juviles han contestado a la llamada de GranadaDigital para resolver las dudas sobre por qué el virus no ha hecho acto de presencia en estos pueblos.

1. Carataunas

Carataunas es un pequeño municipio de 194 habitantes situado en el corazón de la Alpujarra Granadina. Desde que comenzó la pandemia, no ha tenido ni un solo caso de Covid-19. El alcalde, Diego Fernández (PP), comenta que se debe en cierta medida a la poca población que habita la localidad y a que la mayor parte de su población está compuesta por personas mayores.

Según el edil, los caratauneros están “muy concienciados con la existencia del virus” y “siguen a rajatabla los protocolos y recomendaciones impuestos por el gobierno central y la Junta de Andalucía”. La gente ha aprendido a usar con asiduidad las mascarillas y los geles hidroalcohólicos, tanto dentro como fuera del municipio.

Añade que está de acuerdo con el cierre perimetral impuesto en los pueblos que así lo requieren, “siempre que se controle adecuadamente por los organismos, se contrasten bien los datos y no existan errores numéricos”, según  explica Fernández. “Los mayores siempre tienen más miedo puesto que son los más expuestos al coronavirus”, pero asegura que hacen” su vida con total normalidad, cumpliendo siempre la normativa”.

2. Lobras

Este municipio se encuentra situado en la parte centro-sur de la comarca de la Alpujarra Granadina y en la actualidad cuenta solamente con 145 habitantes. Francisca Martín (PSOE) encabeza el gobierno de la localidad y explica que, al igual que en el anterior municipio, la reducida población influye en la tasa de cero casos que existe en Lobras.

“Actualmente está todo muy controlado y se realizan constantemente desinfecciones en el pueblo. Además, la gente mayor no suele salir mucho”, asegura Francisca. Entre todos los ciudadanos se ayudan mutuamente y a las personas con movilidad reducida se les lleva hasta casa la compra y los productos que necesitan. “Cuando voy a comprar a un pueblo cercano, pregunto a mis vecinos si necesitan algo y les hago el favor, no me supone ningún esfuerzo”, aclara la edil.

La alcaldesa está de acuerdo con los cierres perimetrales, puesto que asume que “sin restricciones no se llegaría a ningún lado”. Explica que los lobreños al principio tenían “miedo”, pero “ahora están muy tranquilos, pasean y toman el sol sin ningún problema, puesto que siguen todas las medidas de seguridad”. Francisca argumenta que allí se conocen todos y la gente que tiene casa allí no se desplaza al pueblo desde de llegó la pandemia.

3. Juviles

Juviles se sitúa en la parte central de la Alpujarra y gran parte de su término municipal, situado sobre una pequeña meseta rodeada de castaños, se encuentra en el Parque Nacional de Sierra Nevada. El municipio consta de 153 habitantes y desde que comenzó la pandemia solo ha habido un caso de Covid-19 registrado. La alcaldesa, Mª Lourdes Molina (PP), aclara que ese contagio fue de una persona empadronada en el pueblo, que trabaja en una empresa de la población, pero que vive en el centro de Granada.

Es común que pueblos pequeños como Juviles tengan más personas empadronadas de las que habitan en el mismo y Lourdes añade que esto beneficia al ayuntamiento puesto que reciben una cantidad estipulada de dinero por habitante, para cubrir los gastos públicos y necesidades del municipio.

La edil comenta que, al igual que en los anteriores municipios, ser un pueblo con pocos habitantes ha sido un factor determinante para que el coronavirus haya pasado de largo por Juviles. “Es cierto que en verano y en el puente del Pilar hubo más confluencia de personas, pero la gente está concienciada, tiene más cuidado e incluso los hijos de los ancianos intentan no venir”, comenta.

Lourdes es más tajante y propone que el cierre perimetral está bien para contener el virus, pero que en su opinión “debería imponerse un confinamiento total porque mientras la gente siga yendo al trabajo y al colegio, el riesgo sigue estando presente”. Los jóvenes de la localidad para ir al instituto tienen que desplazarse a Cádiar o Ugíjar, y el pescadero, el panadero, el frutero y demás comerciantes continúan entrando y saliendo del pueblo para poder abastecerlo, unas tres veces por semana.

Los juvileños son, en su mayoría, personas mayores, por lo que el miedo al contagio sigue presente. La alcaldesa ha notado que hay más ausencias en la escuela de adultos, ya que suele venir una chica joven de fuera a impartir las clases y los mayores son más reacios a acudir con la misma frecuencia que lo hacían antes de la pandemia. Aún así, asegura que, en general, están tranquilos y respetan la normativa en su totalidad.

 







Se el primero en comentar

Deja un comentario