Un atropello total de autoridad

Control de la Policía Local en el acceso a Motril
Imagen de la policía local | Foto de Archivo
Avatar for Cartas del lector
0

Eran las 18:30, del sábado 11 de septiembre, cuando salimos de comer de un restaurante en Calahonda hacia donde habíamos aparcado, tras el hotel. Había allí al menos setenta u ochenta coches. Cuál fue nuestra sorpresa que, cuando salimos, había una carrera en el pueblo y todo estaba cortado.

Los municipales no dejaban salir por ningún sitio, había mujeres con niños pequeños, alguna otra mujer embarazada y otra mujer que tenía que irse a trabajar. Pedían por favor que la dejaran salir pero no había forma de conseguir que los guardias lo permitieran. En dos palabras, estábamos secuestrados.

Había un cartel que estaba puesto sobre una farola y otro sobre la reja de una ventana. Era imposible saber con tan pobre información que aquello estaba cortado, en su lugar tenían que haber puesto un guardia informando que no se iba a poder circular. O, al menos, que aseguraran que a las cinco a las seis de la tarde, o a la hora que fuese aquello, se iba a cortar al tráfico.

No había información suficiente para prevenir a la gente. Nos hemos encontrado más de setenta coches secuestrados y yo me he puesto un poco reivindicativo por aquellas mujeres, no por mí porque a mí me daba igual. Por favor, una mujer que lleva un niño en brazos, otra embarazada y otra mujer que no puede irse a trabajar porque aquello no estaba debidamente informado… nos habían secuestrado.

Eso no puede ser así y a mí, que les he pedido explicaciones, me han requerido el DNI y como no lo tenía encima, los municipales me han llevado llevado detenido a la comisaría de Motril: un atropello total de autoridad.

José López Cordero







Se el primero en comentar

Deja un comentario