“Podemos-IU sólo negociará un cambio en el Ayuntamiento si Sebastián Pérez ofrece su voto a cambio de nada”

El portavoz de la confluencia de izquierdas cree que "no habrá un 2+2, sino un 2+1+1, con un año de Vox y otro de PP"

FOTO DIRECTO ANTONIO CAMBRIL
Antonio Cambril responde a las preguntas de Juan Prieto | Foto y vídeo: Dani Bayona
Miguel López RiveraMiguel López Rivera
0

Los detractores de Antonio Cambril podrán recriminarle muchas cosas, pero desde luego no de que no hable claro. Fiel a su estilo desenfadado e informal, el portavoz de Podemos-IU en el Ayuntamiento de Granada despejó todas las incógnitas que pudiera haber respecto a qué hará cuando se agote la mitad del actual mandato en la Plaza del Carmen en el #DirectosEnRedGD de este martes con Juan Prieto, director de GranadaDigital, ya disponible en nuestro canal de YouTube. Cambril ha abierto fuego sin contemplaciones y sin miedo al cálculo de sus disparos. Empezando por Luis Salvador y terminando por Sebastián Pérez sin olvidarse del PSOE y, por supuesto, poniendo sobre la mesa qué intención tiene si a mitad de mayo el otrora presidente del PP de Granada abre ronda de consultas para quitarle el sillón municipal a Luis Salvador.

“Este grupo no va a entrar a negociar si Sebastián tiene cargo en el nuevo Gobierno”, ha dicho Cambril al ser cuestionado sobre si hará a Paco Cuenca alcalde en caso de abrirse ese horizonte: “Si Sebastián no pusiera ninguna condición, entre ellas no controlar las grandes empresas de servicios municipales como Emasagra o Inagra, y ofreciera su voto a cambio de nada, este grupo tendría que llevar a cabo una consulta entre sus miembros, luego pasar esa consulta ‘Granada se Encuentra’ y finalmente ver si en el PSOE se producirá un giro a la izquierda que le permita aceptar la remunicipalización de los servicios, la puesta en marcha de un gran fondo Covid para atender las colas del hambre y la descontaminación absoluta de la ciudad, por decir tres cosas”.

Toda esa casuística le ha permitido vaticinar que “no habrá un ‘2+2’, sino un ‘2+1+1’; con un año de Alcaldía para Vox y otro de cierre para el PP”. “Todo Dios, con perdón, negocia con todo Dios y todo Dios está engañando a todo Dios, pero la realidad es que todas las ecuaciones son muy difíciles”, ha explicado antes de desentrañar lo que, a su juicio, está en la cabeza del actual primer edil, Luis Salvador: “Para que se renueve el voto del alcalde de derechas, antes tendría que suicidarse Salvador. ¿Se va a sacrificar Salvador? Evidentemente no. Salvador tiene 57 años, lleva viviendo de la política la tira y sólo puede hacerlo cogiendo un acta personal o en un Parlamento”. “No se irá ni a una Dirección General, ni a la UE, ni a la ONU -ha agregado en tono irónico- porque esos cargos tan pronto como se eligen se cambian”, ha explicado antes de dibujar un posible escenario en el que habría “un adelanto de las elecciones andaluzas y, entonces sí, abandonaría la Alcaldía. Pero no antes”.

En cualquier caso, Cambril ha avanzado que, de llegar a un acuerdo con el PSOE, “iremos con diez notarios y la prensa por delante para que quede constancia de que lo pactado se cumple”. El periodista ha recordado que ni él ni su formación “tenemos aspiraciones más allá de cambiar las cosas”. “Nos da igual estar dentro que fuera y que gobierne el PSOE o no. Lo que queremos es un nuevo gobierno de izquierdas que haga políticas de izquierdas porque lo que no se puede hacer es renovar préstamos con los bancos cada diez años sólo para pagarle 100 millones a Inagra, Emasagra y Rober. Llamas al Ayuntamiento y hasta quien te coge el teléfono trabaja para una empresa de fuera”, ha lamentado.

Luchas de poder entre PP y Cs

Cambril ha asegurado que en todo este particular Juego de Tronos identifica hasta “tres luchas en el seno de PP y Ciudadanos: una entre los dos partidos y dos internas de cada uno de ellos”. A su juicio, la más herida es la formación naranja, “un zombi que, como Saint Denis, ha muerto pero arrastra su cabeza sin saber que lo está. Lo hará el 4 de mayo en Madrid y eso tendrá una repercusión inmediata aquí”. Momento de la entrevista que el portavoz de Podemos-IU ha abierto para desgranar los perfiles de sus adversarios. “Olivares es el único que parece saber que Ciudadanos está muerto. Antes tenía pie y medio en el PP y ahora tiene los dos”, ha aseverado antes de considerar que “está siendo utilizado por el PP para no violentar a Sebastián Pérez, al que hay que demostrarle de alguna manera que no puede ser alcalde porque alguien de fuera le veta”.

Del propio ex presidente del PP se ha aventurado a decir que “moverá ficha en un plazo de 15 o 20 días”, mas cree que “el cambio inmediato no es posible”. “¿Va a salir a tomarse una cerveza traicionando todo lo que ha sido durante 13 años?”, se ha preguntado de manera retórica. Las críticas al que ha sido el último candidato popular en unas municipales de Granada no se limitaron a su futuro, presente y pasado reciente, sino también a su trayectoria como concejal desde los tiempos de Gabriel Díaz Berbel. “Sebastián Pérez hizo un contrato con Emasagra, si no recuerdo mal en 1997 y siete años después, en 2005, lo prorrogó hasta 2047 y le ofreció ganar 200 millones de euros. ¿Cómo es posible que esta empresa tenga un 51% de su capital en manos del Ayuntamiento y no haya manera de obtener información cuando se pregunta”, ha zanjado.

Respecto a Luis Salvador, cuya gestión y figura criticó severamente como periodista, Cambril ha dicho que él y su equipo de Gobierno “no han hecho nada en dos años ni lo van a hacer”. “Sólo invierten mucho en publicidad para aparentar que hacen algo”, ha adelantado antes de sentenciar que “el PP no va a permitir que Salvador llegue hasta el final del mandato, pero para eso le tienen que dar antes una salida segura”. El portavoz de Podemos-IU ha recordado que le preguntó al regidor granadino “si era alcalde o medio alcalde” al principio del mandato: “No me equivoqué y parece que lo hice cuando dije que la foto finish no se parecería a la actual”. A su juicio, el principal problema del equipo de Gobierno es que está sufriendo un “despedazamiento terrible” fruto de “atender a problemas personales y no al futuro de la ciudad”. “Son gente con poca trayectoria profesional por detrás y mucha carrera por delante. Es una lucha peor que la de los poetas por el Parnaso”, ha ejemplificado.

El cortoplacismo y los proyectos olvidados de Podemos-IU

Para cerrar el bloque del ‘2+2’, el portavoz de Podemos-IU ha opinado que “hubo un juego de engaños entre distintas personas con mucha trayectoria política y poca profesional. Se dijeron frases a medias sin concretar”. A renglón seguido, Juan Prieto le ha preguntado por el cortoplacismo fruto de los rumores sobre posibles ‘cambalaches’ respecto al sillón consistorial de la Plaza del Carmen. “Si todos piensan en el sillón de la Alcaldía, ¿quién piensa en Granada?”, se ha cuestionado antes de sintetizar que “hay cortoplacismo porque hay gente muy necesitada que está en el ‘sálvese yo y húndase el mundo’. ¿Qué proyecto hay para Granada 2031? No hay absolutamente nada. Vino la rectora a explicar lo potente que era la UGR, después el anterior director del Parque de las Ciencias, Ernesto Páramo, a lo mismo… Y así siempre, pero nadie tiene una idea general de cómo se va a abordar la Capitalidad Cultural. Y el tiempo pasa. Va a faltar tiempo porque en dos años no se habrá hecho. Pero es que no hay dinero, así que tampoco se puede hacer otra cosa”, ha criticado.

Cambril ha puesto como ejemplo las mismas propuestas de su formación para concluir que, en el Ayuntamiento de Granada “ni siquiera hay medioplacismo”. “Propusimos hacerlo bien y pactar un Presupuesto en febrero. Ya vamos por mayo y nada”, ha resumido. Respecto a la naturalización del río Darro, el corporativo ha reconocido que, con la actual emergencia surgida a raíz de la pandemia “la prioridad ahora debe ser atender a los pobres de siempre, a los nuevos y, en general, a las colas de gente pasando hambre y vergüenza”. No obstante, ha considerado que “se podría haber hecho y darle a Granada la estampa romántica que tienen otras ciudades como París, lo que generaría un gran turismo y de calidad”.

“Además, se podría haber financiado con fondos Next Generation -Cambril los ha llamado de ‘Próxima Generación’, pues “ahora existe la moda de escribirlo todo en inglés- y habría valido para peatonalizar la ciudad”. “No es que nos lo demanda Europa, sino la ONU, pero aquí nadie tiene dos dedos de luces ni imaginación. Son políticos profesionales que no se han leído ni un libro”, ha añadido antes de lanzar al aire una reflexión con interrogante incluido: “¿Por qué lo han hecho otras ciudades y nosotros no? No se sabe. Bueno, yo sí lo sé pero no lo puedo decir”. El último punto que se ha abordado es el de la Azucarera de Bobadilla, un proyecto que “se desarrollaría en el plano urbanístico y dignificaría el barrio de la Chana. Constaría de mercados ecológicos, una rama de inteligencia artificial a cargo de la UGR y luego otra cultural, artesanal y artística. Pero en política hay que tener imaginación, ambición y leerse de vez en cuando un libro”, ha reiterado a modo de conclusión última.







Se el primero en comentar

Deja un comentario