Mujeres referentes para fomentar la autoestima de las víctimas de la violencia machista

El proyecto 'Nombrando espacios', que incluye 120 paneles y un vídeo, busca dotar de significado visual y simbólico os centros del Instituto Andaluz de la Mujer

iam exposicion
Una de las imágenes del proyecto 'Nombrando espacios'
GabineteGabinete
0

Las salas, habitaciones y demás estancias de los centros de acogida del Instituto Andaluz de la Mujer (IAM) tienen desde ahora nombre de mujer. Así, figuras históricas y actuales de referencia llenan estos espacios con el objetivo primordial de trabajar de manera vivencial la autoestima y el empoderamiento de las mujeres que se encuentran en los centros del Servicio Integral de Atención y Acogida a Víctimas de Violencia de Género y personas dependientes a su cargo.

‘Nombrando espacios’, que incluye la realización de 120 paneles de diferentes tamaños y un vídeo sobre el desarrollo del proyecto, forma parte del trabajo de formación preventiva en los valores de igualdad que el IAM impulsa con este colectivo. Desde el re-conocimiento de una genealogía feminista en la Historia, se ha llevado a cabo una labor de investigación y conocimiento de mujeres significantes de diversas disciplinas (ciencia, arte, literatura, deporte, etcétera), con el fin de recuperar su memoria y, con su nombre, identificar las diferentes estancias de estos enclaves. Así, mujeres líderes en sus respectivos campos como Marie Curie, Jane Goodall, Lola Flores, Simone de Beauroir, María Zambrano, Meryl Streep o Carolina Marín dan nombre a estos espacios en una acción muy significativa.

En este sentido, la directora del Instituto Andaluz de la Mujer, Mercedes Sánchez Vico, ha recordado que durante mucho tiempo “las mujeres, por cuestiones socioculturales, han sido relegadas a un segundo plano e invisibilizadas. Desde el IAM vamos a seguir trabajando para visibilizarlas, ya que somos más de la mitad de la población y para reconocer su labor en su contexto profesional”.

“En este proyecto se trabajan dos variables completamente relacionadas, y de vital importancia, para entender las consecuencias directas del sistema patriarcal de las niñas y las mujeres. Por un lado, la autoestima desestabilizada y afectada en estas mujeres, entre otras cuestiones, por sufrir violencia de género; y, por otro lado, la invisibilidad de la mujer en todos los ámbitos públicos de la vida, quedando relegada al espacio doméstico y privado”, ha destacado. Al mismo tiempo que concluye: “Esto se traduce en una relación circular y correlacionada donde nuestras niñas no tienen referentes femeninos con los que identificarse, no existen en el imaginario colectivo nombres de mujeres científicas, artísticas, matemáticas, deportistas… y si existen, lo hacen en un número mucho más reducido al de referentes masculinos”.

La directora del IAM ha insistido en que “es necesario añadir al imaginario colectivo el nombre y el apellido de mujeres reivindicativas y significativas en sus campos de actuación”.

Sánchez Vico ha explicado que durante las sesiones de trabajo, con talleres presenciales de cuatro horas de duración en cada centro, se han analizado las vicisitudes de las vidas de estas mujeres como ejemplo de identificación positiva. “Así se ha creado un relato de historias de vida de mujeres en el que todas nos sentimos identificadas. Tan importante es conocer como re-conocer, generando de esta manera una ‘memoria del nosotras’, como la llama la filósofa Amelia Valcárcel”, ha detallado.

Entre los objetivos de esta acción destaca el conocer y reconocer a mujeres referentes para construir genealogía de género, trabajar la autonomía y el empoderamiento, desarrollar las habilidades artísticas entre las participantes, fomentando otras formas de expresión, conocer y aplicar algunas técnicas artísticas y materiales y dotar de significado plástico, visual y simbólico los espacios de los centros del Servicio Integral de Atención y Acogida a Víctimas de Violencia de Género.

Tras un análisis de las mujeres seleccionadas para los dibujos -sus logros, lugares de fondo, objetos que las acompañan, momentos concretos de su historia, etc-, se efectuó una primera toma de contacto con los materiales en el que se identificaron colores y trazos con emociones para la comprensión y experimentación de la expresión de los sentimientos a través de la plástica. Después de un breve periodo de ejercicios experimentales, se procedió a la aventura de ilustrar a estas mujeres con el asesoramiento de las formadoras que se trasladaron a los centros.

El resultado son 120 ilustraciones en tres tamaños (A3, A4 y A5), realizadas con técnica mixta, acuarelas líquidas, rotuladores y lápices de color que se imprimen directamente sobre PVC y bastidor. Esta acción también incluye un vídeo-documental en el que se describe el proceso creativo que ha conllevado la formación histórico-artística del proyecto. El vídeo se puede visualizar en el siguiente enlace https://www.youtube.com/watch?v=BCj45-1PZcM&feature=youtu.be.

En esta iniciativa el Instituto Andaluz de la Mujer ha contado con la ilustradora Susana Vegas, la formadora y experta en Género e Igualdad Silvia Molina y el estudio de diseño



Se el primero en comentar

Deja un comentario