Iberojet Palma vence y complica la eliminatoria al Covirán (62-63)

El cuadro balear se ha impuesto al Covirán Granada en un equilibrado tercer duelo que, de nuevo, se ha decidido en la prórroga | Las opciones nazaríes pasan por forzar un quinto partido en Son Moix

Fundacion CB Granada - Iberojet Palma
Joan Pardina, cabizbajo, durante la derrota del Covirán Granada ante el Iberojet Palma | Foto: Antonio L. Juárez
Chema Ruiz EspañaChema Ruiz España
0

El mundo de los sueños es caprichoso. Tan pronto te permite fantasear con aquello que más ilusión te hace como te atormenta con una pesadilla angustiosa. Entre estos extremos ha oscilado el Covirán Granada en el duelo de esta tarde, que finalmente ha puesto límites a la ilusión rojinegra. El cuadro nazarí ha perdido por 62-63 ante Iberojet Palma en un tercer encuentro muy equilibrado que, al igual que sucediera en el último disputado en Son Moix, se ha resuelto en una agónica prórroga.

Pin esperaba el Palacio de las grandes ocasiones, pues ninguna duda cabe de que lo de esta tarde solo podía ser calificado así, y la hinchada no le falló. El Palacio de los Deportes, abarrotado de soñadores corazones nazaríes, se vistió de gala, aunque el compromiso que iba a albergar, más que a una celebración se asemejase más a una guerra. Iberojet Palma aterrizaba en el feudo rojinegro con la obligación de arañar, como poco, un triunfo que le mantenga con vida y conserve sus opciones de ascenso.

Así, las chispas comenzaron a saltar desde antes incluso del inicio del partido. Félix Alonso, cuyas declaraciones enardecieron la previa, fue recibido entre abucheos y pitidos por un público hostil metido desde el primer salto. Este lo ganó el Covirán Granada, aunque el encargado de inaugurar el electrónico fue Fran Guerra, después de hasta tres intentos exteriores fallidos entre los dos equipos, que salieron dispuestos a dominar esta faceta que tan importante resultó en su último duelo. Fueron los rojinegros, auténticos dueños del primer acto, los que la acabaron aprovechando.

Manu Rodríguez estrenó a su equipo con un triple que, además, dio a los suyos una ventaja que ya no perdieron hasta el comienzo del tercer cuarto. Otros tres más, del propio Manu Rodríguez, de Guille Rubio y de Josep Pérez subirían al marcador durante los primeros diez minutos, en los que los de Pablo Pin no sufrieron para mantenerse por delante. La frondosa zaga granadina desactivó a Fran Guerra, si bien cedió ante las intentonas de Biviá, Boris Barac, Noguera y Gilbert, que, con evidentes dificultades, lograron evitar que el Covirán se fuera en el marcador.

Este reflejaba un 20-13 al comienzo del segundo cuarto, aunque Fede Ucles no tardó mucho en reducir a cuatro puntos la ventaja local. El ala-pívot insular abrió el parcial con un triple que, a pesar de que el cuadro granadino se rehízo pronto con una entrada de Xabi Oroz y una nueva canasta exterior de Josep Pérez, reactivó al Iberojet Palma. El propio Ucles volvió a anotar desde detrás de la línea de 6’75 metros para poner en seis la diferencia (25-19), tras lo que se sumó a la lucha Fran Guerra, aunque exclusivamente desde el tiro libre, eso sí.

Tres lanzamientos a pies parados del canario antecedieron a una canasta de Álex Hernández, que llevó a Pablo Pin a parar el crono. Su charla tuvo como efecto inmediato un 2+1 de Guille Rubio que frenó la reacción balear y rescató del aturdimiento al Covirán. No obstante, Barber sumó cuatro puntos consecutivos y otra vez Fede Ucles, tras anotar Devin Wright y Carlos Corts, cerró el segundo cuarto con un triple que estableció el ajustado 34-31 con el que se llegó al descanso en el Palacio.

Tocaba romper el equilibrio que había caracterizado los dos primeros periodos, por lo que ambos contendientes se enzarzaron en una auténtica pelea a cuerpo descubierto, que, sin embargo, no fue excesivamente prolífica en lo que a puntos se refiere. Joan Pardina y Biviá se toparon con el hierro cuando buscaron el lanzamiento de tres, evidenciando desde que el tiempo volvió a correr que los dos iban a dejarlo todo en busca de su billete hacia Bilbao.

Desde el tiro libre, Álex Hernández y Fran Guerra restablecieron las tablas y dieron comienzo a la permuta de puñaladas. Devin Wright y Guille Rubio golpearon primero. Gilbert y Boris Barac, después. Se unieron Guerra, Pardina, Ucles y Bortolussi. Manu Rodríguez encestó de tres para abrir una brecha de tres puntos (47-43), pero la jarana ya estaba montada.

Carlos Corts puso en pie al Palacio nada más comenzar los últimos diez minutos, aunque Fran Guerra y Érik Quintela evitaron una vez más que los rojinegros se marcharan en el encuentro, convertido ya en una partida de ajedrez. Bortolussi se saltó la táctica, la dureza y cualquier guion prestablecido para anotar un triple que ponía cinco unidades de colchón entre su equipo y los de Félix Alonso, que rápidamente paró el tiempo para reajustar a sus pupilos. Y vaya si lo hizo.

Boris Barac recuperó dos puntos de la mencionada ventaja, mientras que Fran Guerra, de nuevo desde el tiro libre, puso a su equipo a una canasta de distancia a falta de cinco minutos para el final. Apareció Devin Wright, salvador como de costumbre, pero su canasta no fue suficiente para obstaculizar la remontada visitante. Boris Barac restauró los dos de diferencia y Álex Hernández, con un triple, puso al Iberojet Palma por delante.

Josep Pérez, ataviado con la capa de héroe que en Son Moix portó el propio Devin Wright, se empeñó en que el segundo triunfo se quedaba en casa. Lo mismo se planteó Fran Guerra, que, de cuajar una mala actuación pasó a ser el MVP del choque. Ambos intercalaron navajazos, ninguno definitivo, para poner el empate a 59. Los de Félix Alonso disfrutaron de la última posesión, finalizada con un triple de Boris Barac que el aro, o tal vez la plegaria conjunta de las más de 4.000 personas que se dieron cita en el Palacio, lo repelió.

Una vez más, prórroga, y como sucedió el pasado domingo, arrancaba con reparto de tiros libres. Guille Rubio erró uno de sus dos lanzamientos, al contrario de Álex Hernández, que puso uno arriba a los visitantes, que encontraron el hierro hasta en dos tiros de tres consecutivos. Fran Guerra amplió la ventaja y extendió el nerviosismo en las gradas, pero Rubio, enzarzado en una feroz refriega con todo el equipo visitante, recortó distancias para avivar la llama de la esperanza. Falló Carlos Corts en su triple a falta de un minuto y Josep Pérez, tal vez obnubilado por el protagonismo previo, se ofuscó en la penúltima posesión. Venció el conjunto balear y obliga a los de Pablo Pin a forzar un quinto encuentro si quieren alcanzar la final four. El domingo, el Palacio volverá a dictar sentencia.

Ficha técnica:

Covirán Granada: Manu Rodríguez, Guille Rubio, Joan Pardina, David Iriarte y Carlos de Cobos.

También jugaron: Carlos Corts, Alejandro Bortolussi, Xabi Oroz, Devin Wright, Alo Marín y Sergio Olmos.

Iberojet Palma: Biviá, Marcus Gilbert, Boris Barac, Álex Hernández y Fran Guerra.

También jugaron: Gluditis, Joan Tomás Noguera, Érik Quintela, Raven Barber y Fede Ucles.

Árbitros: Pagán Baró, Martínez Prada y Carrera Rosdevall.

Parciales: 20-13; 14-18; 13-12; 12-16; 4-5.

Resultado final: 62-63.

Incidencias: Encuentro correspondiente a los cuartos de final del playoff de ascenso a ACB disputado en el Palacio de los Deportes de Granada, ante 4.687 espectadores.



Se el primero en comentar

Deja un comentario