Granada y Celta, proyectos antagonistas

saunier-celta-granada-2016
Pasado encuentro del Granada en Balaídos
Avatar for Ruben Cañizares
0

En el verano de 2011, antes de tocar el cielo en el Martínez Valero con aquel fabuloso gol de Ighalo, el Granada superó una emocionante primera eliminatoria de ascenso a Primera, en la que eliminó al Celta tras una dramática tanda de penaltis en Los Cármenes, con Iago Aspas como objeto de burla por parte de la hinchada rojiblanca.

Ahí se empezó a gestar lo que sería la vuelta del conjunto nazarí a la élite del fútbol, tras 35 años sin pasearse por tan lustroso lugar. Han pasado solo cinco años y medio desde aquello y, con más sufrimiento del esperado, el Granada sigue en Primera, pero tiene toda la pinta de que esta temporada será la última, salvo nuevo milagro que esta vez ni parece asomar el hocico, ni hay muchas esperanzas de que lo haga

Una triste situación que choca frontalmente con la del Celta, aquel rival que dejó en Segunda en 2011, y que hoy es uno de los equipos que mejor juega al fútbol en España, que le trata de tú a tú a los grandes de nuestro país, que ahora mismo juega en competiciones europeas y que tiene un referente llamado Iago Aspas, internacional con la selección que dirige Lopetegui. Las vueltas que puede dar la vida en apenas media década.

Lo relevante del 3-1 de este pasado fin de semana no es que el Granada sume una jornada más sin ganar y acumule una nueva derrota en el negro historial de la actual temporada. El 3-1 en Balaídos es un resultado que simboliza dos manera de trabajar, dos proyectos totalmente antagónicos, que a la corta quizás te de comer, como le dio al Granada y no al Celta, en ese 2011, pero a la larga ha sido el equipo gallego el que ha encontrado una identidad que le ha llevado a la cima, mientras el club andaluz deambula sin rumbo y ha comprado todos los boletos para irse a Segunda dentro de seis meses. Es duro asimilar esto, pero es lo que hay.



Se el primero en comentar

Deja un comentario