Paco López asienta su centro del campo

El técnico, que el curso pasado encontró problemas para fijar una pareja de mediocentros, ha hallado una fórmula estable con Gumbau y Villar, con la alternativa de Sergio Ruiz

Granada CF Getafe CF
Gonzalo Villar conduce el balón durante el partido frente al Getafe | Foto: Antonio L. Juárez
Chema Ruiz España
0

En medio de la tempestad en que se ha convertido la temporada para el Granada, Paco López ha logrado hallar una fórmula exitosa en el centro del campo, misión que le resultó imposible durante el curso pasado pese a contar con un hombre más en esta parcela. El crecimiento de Gonzalo Villar con el paso de las jornadas le ha asentado junto a Gumbau en la sala de máquinas, con Sergio Ruiz como alternativa solvente tras el descanso y en ausencia de alguno de los dos, como sucedió frente al Villarreal. Los engranajes encajan de esta manera en el conjunto rojiblanco, que disfruta de fases de fluidez y dominio con la pelota, a la vez que reparte de manera equitativa las tareas en fases defensiva y de ataque. La ecuación, por el momento, deja en el ostracismo a Petrovic, sin protagonismo en lo que va de ejercicio.

El compromiso frente al Getafe puso en liza al tándem formado por Gumbau y Gonzalo Villar por quinta ocasión en lo que va de curso, que presumiblemente habría sido la sexta de no haber sido por la sanción del catalán dos jornadas atrás. La cita mostró una vez más el buen funcionamiento del sistema que ambos forman. El primero de ellos queda apostado frente a la defensa y queda encargado de cimentar las acciones desde la base, además de dirigir la máquina barredora para destruir el fútbol rival en zonas de peligro. El murciano, goleador el pasado sábado, asume una mayor responsabilidad en la elaboración. Despeja el parabrisas granadinista e imprime profundidad en el juego, con habilidad para hallar el último pase.

Es precisamente la incursión de Villar lo que ha otorgado al Granada un mayor control del juego en las últimas semanas. Toma la batuta, dirige al equipo desde la posesión y habilita a los atacantes con envíos maliciosos. “Cuando tiene la pelota, es un jugador de un nivel superior”, le elogió Paco López tras el último encuentro. No en vano, es ya el máximo asistente del equipo, con tres en Liga y otra en Copa del Rey, a pesar de que solo suma seis titularidades, seguidas las últimas cuatro. Genera 0,92 acciones de gol cada 90 minutos, que son seis en total en lo que va de campeonato, y además gana un 73,3% de sus duelos aéreos, como desveló el especialista en estadística Fran Martínez (@LaLigaenDireccto en X).

Su integración en un centro del campo en el que Gumbau ya era indiscutible ha potenciado las características de ambos jugadores. El catalán gana peso en la recuperación -es el quinto jugador de la plantilla que más acumula- y no se ve tan exigido físicamente al poder delegar la distribución más adelante, si bien en consecuencia es el jugador que más faltas ha cometido del plantel, con 25, y el más amonestado. Aun con ello, solamente Ignasi Miquel, titular en todos los partidos y por tanto encargado de iniciar la mayor parte de las acciones rojiblancas, ha dado más pases que el ex del Elche, que hasta ahora ha realizado 424 entregas, buena parte de ellas con escuadra y cartabón. Dos se convirtieron en asistencias.

Sergio Ruiz, recambio de garantías

La principal alternativa es Sergio Ruiz, que extendió en esta campaña el buen rendimiento que ya ofreció al cierre del curso anterior. Comenzó de hecho siendo fijo junto a Gumbau mientras Gonzalo Villar atravesaba un particular proceso de pretemporada tardía -enlazó cuatro alineaciones consecutivas-. Cumplidor siempre, pero con menor capacidad de desequilibrio en el balcón del área, ha ido convirtiéndose en refresco conforme el murciano ha ido colándose en las alineaciones de Paco López hasta erigirse en un recambio de garantías para cualquiera de los dos teóricos titulares. En ausencia de Gumbau ante el Villarreal, fue el encargado de asumir las labores del catalán por detrás.

Entre los tres han formado el centro del campo del Granada en 12 de los 13 encuentros de Liga disputados hasta la fecha. En el restante, apareció Melendo por sorpresa al lado de Gumbau. En total, cuatro variantes en la medular hasta la fecha en el campeonato de la regularidad, con cierta continuidad. Nada que ver con las dificultades que Paco López encontró para formar un centro del campo estable, a pesar de que dispone de un efectivo menos en la demarcación que en el ejercicio anterior. En Segunda, el técnico llegó a disponer de hasta cinco mediocentros naturales durante la última campaña, con los que formuló hasta doce combinaciones diferentes desde su aterrizaje en el banquillo de Los Cármenes.

Petrovic, desaparecido

En este curso, el cuarto mediocampista que Paco López tiene en nómina es Petrovic, hasta ahora suplente en todas las jornadas de Liga. El serbio tan solo ha disputado siete encuentros del campeonato, apenas 84 minutos en total. Sí jugó todo el partido de Copa en A Lomba, contra el Arosa, el último duelo en el que ha participado. Ya en Segunda División pasó a ostentar un papel muy secundario tras su paternidad, justo después de enlazar cinco titulares consecutivas. Desde entonces y hasta el final de la temporada, alternó el banquillo con apenas tres alineaciones. En esta campaña, aunque molesto por la falta de minutos, no ha logrado hacerse un hueco en el esquema del entrenador valenciano, que viene apostando por jugadores de corte más técnico. Tendrá que apretar si quiere ganar tiempo de juego.







Se el primero en comentar

Deja un comentario