El Festival de Granada corona el sábado con Sokolov y Antonio Najarro

Este domingo comenzará con los conciertos matinales de Música Alchemica en la Iglesia de los Santos Justo y Pastor a las 13:00 horas

© Festival de Granada | Fermín Rodríguez
Alento, de la Compañía Antonio Najarro, en el Teatro del Generalife
GabineteGabinete
0

Este sábado 11 de julio Festival de Granada ha inundado de música y baile la ciudad. A las 12.00 horas, el Monasterio de San Jerónimo presenciaba el espectáculo de Tenebrae, uno de los máximos exponentes actuales de la gran tradición de grupos polifónicos ingleses. Tinieblas se llama el conjunto de Nigel Short, igual que el Oficio de Semana Santa para el que Tomás Luis de Victoria compuso sus dramáticos responsorios o Gregorio Allegri su famosísimo Miserere. Las tinieblas de la muerte enmarcan las otras dos impresionantes obras de su recital, ambas escritas a 6 voces: Versa est in luctum, el impactante motete funeral que el sevillano Alonso Lobo escribió en 1598 a la muerte de Felipe II; y el Réquiem que Victoria dedicó a la emperatriz María en 1605, obra monumental como pocas.

A las 20.30 horas, en Cogollos de la Vega hubo acrobacias y circo de la mano de la compañía «eia» y su espectáculo Espera.  Espera es un espectáculo de circo de calle, íntimo y poético, que propone al público una experiencia artística cercana, para que deseen participar en primera persona y no ser espectadores, que miran sin ser vistos.

Tan solo una hora después, en Alicún de Ortega, la compañía Xampatito Pato, que dirige Jesús Velasco Otero, llegaba con su espectáculo Só para todos los públicos. Un personaje obsesivo, cuadriculado y meticuloso. Un ser único en su especie rodeado de un sinfín de cajas que escapan a su control, con las que juega para dar forma a su mundo. Del caos surge un universo delirante donde inventa la risa, creando una locura cómica y transformándose en un nuevo ser con una nueva figura.

A las 22.00 horas, en el Patio de los Mármoles, el intérprete, compositor y profesor, el músico bilbaíno Enrike Solinís, con guiterna, vihuela, laud y guitarra, acompañado de David Chupete en la percusión, presentaba ‘Colores del Sur’, un programa que describe las músicas que imperaban en la Europa renacentista y barroca, haciendo hincapié en la música de danza. El programa descubre los diferentes colores y sabores de las músicas de siglos atrás a través de piezas magistrales y cercanas al público interpretadas con instrumentos de época. El concierto contó con la colaboración de AIE, Artistas en ruta.

A la misma hora, en el Auditorio Manuel de Falla, el pianista ruso Grigory Sokolov se presentaba con un recital que une al Mozart popularísimo de la Sonata KV 331 (la de la Marcha turca) con el tan poco frecuentado de la Fantasía con fuga KV 394 y el Rondó KV 511, obras de sus años vieneses, que miran indisimuladamente a Bach, con el Schumann de las Bunte Blätter op. 99, una colección de 14 piezas de diversa naturaleza y carácter recopiladas y publicadas en 1849.

Por último, a las 22.30 horas, Antonio Najarro finalizó el día en Teatro del Generalife. Su primer espectáculo fue con uno de los títulos que coreografió para el BNE, Alento, presentado en junio de 2015. En esta reposición, el director madrileño añade dos escenas más a las seis existentes, estrenadas de manera absoluta en abril de 2019 por su grupo. La danza española en su versión más estilizada se teje aquí entre las notas del compositor Fernando Egozcue, quien tocó en escena junto a otros cuatro músicos. Con trajes largos y vaporosos, las bailarinas hacen volar sus faldas de gasa, mientras los hombres visten de oscuro y con camisas abotonadas al cuello, en este ballet abstracto iluminado por el eminente Nicolás Fischtel. El espectáculo contó con el patrocinio de Cervezas Alhambra.





Se el primero en comentar

Deja un comentario