"El escenario de incendios forestales es muy distinto al que teníamos hace diez años"

El director del Centro Operativo Provincial del Infoca de Granada, David Rodríguez, habla sobre la importancia de la prevención y el futuro de la lucha contra los fuegos

Reportaje Infoca Carlos Gijon-3
Efectivos del Servicio Operativo de Extinción de Incendios Forestales de Andalucía | Foto: Archivo GD
Sergio Rodríguez Acosta
0

Andalucía vive una primavera atípica que cada año extraña menos a su población. La presencia de temperaturas veraniegas en las predicciones meteorológicas se ha convertido en un patrón que cada vez llega antes en el calendario. Esta circunstancia es propicia para el azote de los incendios forestales, una amenaza muy sentida en Granada tras el terrible verano vivido en 2022. El director del Centro Operativo Provincial del Infoca de Granada, David Rodríguez, afirma que "el escenario de incendios forestales es muy distinto al que teníamos hace diez años". El responsable resalta la importancia de las labores de prevención, la implicación de la ciudadanía o el futuro que se deberá afrontar en la materia.

"Cada año se realiza un gran esfuerzo en trabajos preventivos, consistentes en la reducción y eliminación de combustible vegetal. Se centran fundamentalmente en la limpieza y mantenimiento de áreas recreativas y zonas de acampada, construcción, ampliación y mantenimiento de fajas auxiliares y líneas cortafuegos de defensa contra incendios, así como la creación de nuevas áreas cortafuegos, constituyendo un importante apoyo para los trabajos de lucha contra el fuego", expresa David Rodríguez. Desde el Servicio Operativo de Extinción de Incendios Forestales de Andalucía se tiene en cuenta que las llamas se producen en "zonas agrícolas, urbanizadas u ocupadas por infraestructuras" para posteriormente extenderse a las áreas naturales.

Son muchos los condicionantes que intervienen en un incendio. La topografía o la intensidad y dirección del viento pueden dificultar las labores de extinción de las llamas. "La presencia de infraestructuras lineales preventivas y zonas estratégicas de gestión preventiva que rompan la continuidad del combustible vegetal es especialmente importante", explica David en referencia a las tareas de prevención.

"Cada monte cuenta con una red de infraestructuras de defensa que fracciona los sistemas forestales en superficies cuyo tamaño dependerá de la mayor o menor fragilidad y singularidad del terreno. La densidad de la red es directamente proporcional al índice de riesgo", detalla el director del Centro Operativo Provincial en el territorio. "La ejecución de desbroces de matorral y pasto, la poda de arbustos y arbolado y las claras y clareos de la masa arbolada permite generar zonas de oportunidad en las que los medios de extinción puedan trabajar con mayor seguridad y eficacia frente a las llamas", agrega.

Reacción ante el aumento de los índices de riesgo

El notable déficit de precipitaciones y el ascenso de temperaturas inciden en el aumento de los índices de riesgo por incendio forestal. "No son propios para la época del año en la que nos encontramos y tienen una relación directa con el cambio climático a escala global", señala David Rodríguez, quien apostilla que "el inicio de la época de peligro medio en Andalucía se ha adelantado este año quince días". Una de las medidas tomadas ha sido la incorporación a las labores de extinción un mayor número de medios terrestres y medios aéreos de los habituales para esta época del año. "Hemos tenido que adaptarnos a la climatología y adelantar también los trabajos preventivos", asegura.

El responsable sostiene que "el actual escenario de incendios forestales es muy distinto al que teníamos hace diez años. Ya no está marcado por la estacionalidad y podemos tener incendios forestales en cualquier época del año. El cambio climático es evidente y las estaciones no están ya tan definidas". Por este motivo, se pueden dar "comportamientos del fuego extremo fuera de la tradicional época de peligro alto", que va del 1 de junio al 15 de octubre.

Afrontar el futuro

Con esta difícil realidad, el Infoca tiene también su vista en el futuro. "El trabajo que se está haciendo, y que se reforzará en los próximos años, es el de flexibilizar el dispositivo para que la respuesta ante las futuras emergencias sea la más adecuada", desgrana David, que hace hincapié en que "el Plan Infoca se encuentra activo los 365 días del año".

"Los incendios forestales forman parte de los ecosistemas mediterráneos y debemos aprender a convivir con ellos en un medio cada vez más complejo, en el que las zonas de interfase urbano forestal son cada vez más frecuentes. En ese sentido, juega un papel muy importante la ordenación del territorio a escala paisaje, teniendo en cuenta a todos los agentes y administraciones implicadas", expresa David Rodríguez.

Helicóptero del Infoca | Foto: Archivo

"El incendio de Castellón, el de Tarifa o los que han tenido lugar en comunidades del norte de España son una muestra de la actual disponibilidad del combustible para arder. Son más propias del inicio de campaña que del final de la primavera", declara David, que es consciente de que "las condiciones están cambiando y el esfuerzo de extinción es mucho mayor que hace unos años". "Cada año se incorporan nuevos avances tecnológicos y se modernizan equipos y herramientas para hacer más eficiente y seguro el trabajo de extinción", manifiesta el encargado. Además, destaca la "dilatada experiencia, profesionalidad y vocación de servicio público" de los trabajadores del Infoca.

Por otro lado, David sostiene que "las soluciones no pueden venir desde un solo ámbito de actuación o administración", ya que "el despoblamiento rural" o "el abandono de las explotaciones agrícolas no rentables" reman en contra del Infoca. "Todas las medidas sociales o medioambientales que inviertan esta situación son necesarias para mitigar el problema", añade.

"El ciudadano debe colaborar y alertar"

Las labores de prevención juegan un papel importante, pero cuando el fuego se da es fundamental que la respuesta sea rápida. El director del Centro Operativo Provincial del Infoca en Granada indica que, "independientemente de la presencia de los Agentes de Medio Ambiente en el territorio y de los numerosos puestos de vigilancia", el ciudadano "debe colaborar y alertar" con presteza llamando al 112 "siempre que detecte la presencia de humo, fuego o conductas de otras personas que puedan provocar un incendio forestal".

La participación, educación y prevención social, especialmente a edades tempranas, son claves para concienciar a la sociedad sobre el problema al que todos nos enfrentamos. La realización de campañas de sensibilización e información a la población deben ser continuas y adaptarse a los distintos grupos diana a los que están dirigidas", concluye el portavoz del Infoca.







Se el primero en comentar

Deja un comentario