Día del Influencer desde Granada: "Que la audiencia confíe en nosotros es lo que hace que este trabajo exista"

La Cosmopolilla, Azul Místico y El Mundo de Alma hablan sobre su aprendizaje en esta ocupación y su identificación con este término

Día Influencer
La Cosmopolilla (i), Azul Místico (c) y El Mundo de Alma (d) | Foto: Montaje
Sergio Rodríguez Acosta
0

La Real Academia Española presentó este martes la versión electrónica 23.7 del Diccionario de la lengua española, en el que ya se encuentran las definiciones de 'perreo', 'Chundachunda' o 'machirulo'. Se trata de términos que ya se encontraban muy presentes en el vocabulario de la ciudadanía. Algo así ocurre con 'influencer', una palabra que no ha sido incluida por la RAE, pero que se emplea con mucha frecuencia. En Granada, hay perfiles que se dedican a esta actividad. Es el caso de La Cosmopolilla, Azul Místico y El Mundo de Alma. Estas tres granadinas, creadoras de contenidos de largo recorrido, no se sienten alineadas con el término 'influencer', pero asumen que es una etiqueta más que establecida en la sociedad, pues incluso cuenta ya con su día, que se celebra este jueves.

“Mi trabajo es comunicar cosas y compartir experiencias”

Alma Gallego Ruiz abrió un blog de repostería antes de comenzar a subir vídeos a su canal de YouTube 'El Mundo de Alma' en 2014. 9 años después, cuenta con otro canal, 'Un Café con Alma', miles de seguidores en redes e incluso una marca propia. Su principal actividad gira en torno al mundo del maquillaje. La constancia es una de sus principales premisas, pues considera que tiene que gustarte mucho lo que haces porque sino te caes por el camino”.

“Para mí era un hobby, nunca pensé que se pudiera convertir en mi profesión”, confiesa Alma, que durante mucho tiempo compaginó sus redes con diversos empleos. Asimilar un crecimiento es un proceso complejo. En su caso, llegó cuando acudió a un partido del Granada en Los Cármenes y se dio cuenta de que "un vídeo mío lo estaban viendo cuatro estadios". "Me dio un vuelco el estómago", recuerda.

Tener a más gente detrás de la pantalla dificulta relacionarse con todos, pero esta motrileña se asegura de "leer todo", aunque responder a todos los mensajes no sea posible. “Tengo la suerte de tener una audiencia muy fiel”, detalla Alma, que recuerda los nombres de usuario de los que le acompañan desde sus inicios.

El vocablo 'influencer' no es desconocido para ella, pero apunta que "no me gusta nada" porque "tiene muchas connotaciones negativas". Por este motivo prefiere definirse como "creadora de contenido". “Es como si nos dedicáramos a decirle a las personas lo que tienen que hacer. Mi trabajo es comunicar cosas y compartir experiencias”, recalca. La neutralidad suele ser más una senda que una meta, por ello, Alma defiende que “nuestra fidelidad tiene que estar del lado de quien nos ve”, aunque esto no sea sencillo a la hora de relacionarse con marcas.

“Utilizo el término creadora de contenido porque mi objetivo no es influenciar”

Ana Hernández coloreo su vida de 'Azul Místico' hace ya once años, cuando creó su perfil en Instagram. Dos años después, abrió su canal de YouTube con la idea de tener un hobby y de paso almacenar los recuerdos de su etapa viviendo en el extranjero. Su gusto por "transmitir información y entretener” con sus viajes la llevo a dedicarse a algo que tampoco imaginaba en sus inicios.

“Que la audiencia confíe en nosotros es lo que hace que este trabajo exista”, asegura la granadina, que trata de mantenerse "honesta" y "auténtica". Su conexión con sus seguidores se mantiene "cercana", aunque reconoce que contar con un mayor impacto implica "medir todo lo que hacemos" o “proteger la privacidad cuando llegas a cierto punto”.

Respecto a su identificación como 'influencer', asume que "es el término que se utiliza para hablar de nosotros nos guste o no”. Aún así, también aprecia una connotación negativa en torno a la palabra. “Utilizo el término 'creadora de contenido' porque mi objetivo no es influenciar”, explica. Ana asegura que las influencias son cosa de toda la población, pues “cualquier persona de tu entorno te hace una recomendación y te está influenciando”. Lo cierto es que todos tenemos ese amigo que te insiste día tras día para que veas las mismas series que él.

En cuanto a la relación con las marcas, la joven recuerda entre risas que “cuando yo empecé en esto no tenía idea ni yo ni nadie”. “Yo decidí coger las menos colaboraciones posibles y trabajar con marcas en las que realmente creo. Las marcas están entendiendo que tienen que trabajar con perfiles afines y darnos libertad creativa para que el contenido sea auténtico”, expone. Además, concluye que “la audiencia te quiere por tu contenido, no por tus anuncios”.

"Dejó de ser un hobby para convertirse en mi forma de vida"

Patricia Rojas adora conocer lugares nuevos, pero su mayor viaje comenzó hace diez años cuando pasó a ser La Cosmopolilla. "Cuando me abrí la cuenta en 2012 era de uso totalmente personal y subía fotos de mis amigos, mi gata o unas cervezas en Motril. Al año siguiente, cuando me abrí el blog, comencé a compartir contenido de viajes y hasta hoy", asevera. El tiempo de dedicación a sus contenidos dieron paso a la profesionalidad: "desde hace años mi web dejó de ser un hobby para convertirse en mi forma de vida. A cada artículo dedico muchas horas".

El relato de sus viajes por el mundo está acompañado de una comunicación "directa y cercana" con sus seguidores, pues afirma que recibe muchas preguntas sobre alojamientos o gastronomía de los sitios que visita.

 

Ver esta publicación en Instagram

 

Una publicación compartida de Patri Rojas (@lacosmopolilla)

La licenciada en Ciencias de la Información, al igual que en los casos anteriores, tampoco se alinea con el término 'influencer'. "No es un término que a mí me guste particularmente. Me considero más una periodista de viajes o creadora de contenidos", declara. Asimismo, entiende está definición porque "en cierta manera sí que se ayuda a descubrir o se planta la semillita por algún sitio totalmente desconocido que no se tenía en mente". Es algo que ha vivido recientemente tras ir a Abisko, un pueblo situado al norte de Suecia.

En materia de colaboraciones, Patricia suma muchos años trabajando con "oficinas como Turismo de Navarra, Catalunya Experience, Diputación de Barcelona, Valencia Turismo, Visit Chequia o Poland Travel" a través una comunicación fluida. "Suelen ser bastante receptivos a la hora de dejarse aconsejar", agrega.

El Día del Influencer no es una cita marcada en el calendario de estas tres granadinas, que se definen más como 'creadoras de contenido', pero sin duda su experiencia es una muestra del crecimiento de un trabajo que cuenta con algunos entresijos con los que se aprende a lidiar a base de vivencias.







Se el primero en comentar

Deja un comentario