Un misil de Kenedy y las alas de Rui Silva amarran un punto de oro (2-2)

El Granada CF consiguió un empate meritorio ante un Villarreal al que el VAR le favoreció en dos ocasiones con sendos penaltis

Captura
Soldado abrió la cuenta goleadora | Foto: Granada CF
Jero CameroJero Camero
0

Cuando el Granada puede disponer de casi todos sus efectivos demuestra que es capaz de plantarle cara a cualquier equipo incluso fuera de casa. Con la única gran ausencia de Maxime Gonalons, el cuadro rojiblanco consiguió aguantar el tipo al Villarreal en La Cerámica y se llevó un importantísimo punto contra viento, marea y VAR.

Planteamiento de los dos equipos fue muy similar desde el pitido inicial. Ambos ejercieron una presión alta que dificultó la salida del balón y la creación de jugadas durante todo el encuentro. No obstante, las intenciones de buscar la portería rival se vieron desde los primeros compases, pero con muy poco acierto.

Con el paso de los minutos, el Villarreal fue incrementando su presencia en la mitad del campo rojiblanco. Aun así, un Granada bien plantado en defensa desarticulaba las llegadas amarillas, que en su mayor parte caían a través de Manu Trigueros y Rubén Peña.

Pero el tanto cayó del lado nazarí, que volvió a aprovecharse de un error de concentración rival para adelantarse en el marcador. Lo que parecía un despeje de Germán terminó como un balón en profundidad para Soldado, que le ganó la carrera a Albiol de forma espectacular y definió ante Asenjo con un disparo cruzado.

Pero tan pronto como llegó la alegría al seno del Granada, se fue. El Villarreal aprovechó un momento de confusión en los rojiblancos, que se encontraban con un hombre menos sobre el campo mientras atendían a Montoro. La conexión de Trigueros con Rubén Peña volvió a funcionar y el extremo volvió loco a Neva para definir ante Rui Silva.

El empate reflejaba a la perfección lo visto sobre el terreno de juego y durante la segunda mitad no cambió el guion, pero sí el marcador. El Villarreal volvió a atascarse ante el muro levantado por el Granada y ninguno de los dos conjuntos conseguía zafarse de la presión para poder llegar con peligro al área rival.

Aunque de lo no estuvo exento la segunda parte fue de polémica. Los rojiblancos primero se libraron de un penalti por posible mano de Domingos dentro del área. El defensor rojiblanco tenía el brazo ligeramente separado de su cuerpo, pero el colegiado entendió que ocupaba una posición natural y no señaló la infracción, ni atendió a las posibles consideraciones del VAR.

Cuando sí hizo caso a los llamados desde la salda de videoarbitraje fue tras una caída de Pedraza dentro del área. Aunque de primera el árbitro no vio nada punible, la jugada se revisó casi dos minutos más tarde y ahí fue cuando detectó un pisotón involuntario de Foulquier y señaló la pena máxima favorable al Villarreal. Moi Gómez fue el encargado de engañar a Rui Silva y poner a los amarillos por delante en el marcador.

Pero la historia no podía terminar ahí porque si de algo sabe este Granada es de su ‘Eterna Lucha’. No le perdió la cara al partido y los cambios introducidos mantuvieron el nivel que habían dado los once que comenzaron el partido y incluso lo mejoraron.

Un desaparecido Luis Suárez, que no tuvo su día ante la zaga del Villarreal, le dejó su lugar en el campo a Kenedy y el brasileño salió con ganas de guerra. Desde el primer momento trató de desequilibrar, permutándose constantemente con Machís en la banda y al final fue por la derecha por donde encontró su lugar tras un robo de Yangel Herrera. El extremo se perfiló para su pierna izquierda, amagó una vez, volvió a hacerlo y se encontró con el hueco justo para poner un misil en la escuadra de Asenjo.

La balanza volvía a equilibrarse y el Granada volvió a ceder el esférico con la intención de cazar un contragolpe peligroso. El Villarreal llegaba al área de Rui Silva, pero siempre con más hombres que ideas claras. El ingreso de Molina y Eteki dio músculo a los rojiblancos, pero una fuerza que casi se torna en tragedia.

Ya con el tiempo casi cumplido, el VAR volvió a entrar en acción y revisó una caída de Yéremy Pino tras un roce mínimo de Eteki, que se fue al suelo antes de tiempo. Las airadas protestas del camerunés le costaron la tarjeta roja directa y no hubo cambio de criterio de Pizarro Gómez. Pero con lo que no contaba Paco Alcácer fue con el ángel del Granada. El vuelo rasante de Rui Silva mantuvo un punto vital para los hombres de Diego Martínez.

Ficha técnica:

Villarreal CF: Asenjo; Foyth, Albiol, Pau, Pedraza; Rubén Peña, Trigueros (Yéremy, 80′), Capoue, Parejo, Moi Gómez; Fer Niño (Bacca, 59′).

Granada CF: Rui Silva; Foulquier, Germán, Domingos, Neva; Milla, Herrera, Montoro (Eteki, 78′); Machís, Luis Suárez (Kenedy, 54′) y Soldado (Jorge Molina, 78′).

Goles: 0-1, Soldado (21′); 1-1, Rubén Peña (29′); 2-1, Moi Gómez (65′ p.); 2-2, Kenedy (75′).

Colegiado: Pizarro Gómez amonestó a Luis Milla y a Yangel Herrera en el Granada CF.

Incidencias: Partido disputado en el Estadio La Cerámica de Vila-Real, correspondiente a la jornada diecinueve de LaLiga.







Se el primero en comentar

Deja un comentario