El Granada CF comienza enero cuesta arriba

Un impecable Bryan Gil, con dos goles, echa por tierra el inicio del 2021 de un Granada que no pudo reaccionar sobre un césped maltrecho

Eq1EKaSWMAMbT7S
Dmitrovic evitó el empate en dos ocasiones | Foto: Granada CF
Jero CameroJero Camero
0

El nuevo año llegó al Granada CF con el frío de las tierras de Guipúzcoa. La visita a Eibar se planteaba complicada desde el mismo momento en el que las nieves y las heladas hicieron acto de presencia sobre el césped de Ipurua unos días antes.

El tapete verde no fue capaz de aguantar el trasiego de los jugadores de ambos conjuntos y a los cinco minutos de juego ya lucía un aspecto más bien pobre. El esférico no se movía con fluidez y las jugadas de los dos equipos se estropeaban antes incluso de comenzar.

Lo que no se estropeó fue la idea de juego de Diego Martínez, que repitió el mismo sistema con el terminó el año ante el Valencia, pero con las debidas sustituciones de Foulquier y Domingos Durante por Quini y Vallejo. El 4-4-2, con Puertas y Kenedy por las bandas, se ha convertido en la variante más usual del técnico vigués cuando no tiene disponible a sus tres hombres en el centro del campo.

Sin embargo, en esta ocasión los extremos rojiblancos no pudieron explotar tan bien sus habilidades. Lo espeso del terreno de juego impedía que las carreras por la banda tuvieran la sorpresa esperada. Aun así, fue por el costado derecho que llegó la primera acción clara del partido con un centro que Luis Suárez remató desviado por poco.

El Eibar se fue creciendo con el paso de los minutos y Bryan Gil comenzó a amasar balón. Cada vez que el cuadro armero conseguía que el cuero llegase a los dominios del talentoso extremo era sinónimo de peligro. Sus numerosos centros fueron repelidos en su mayoría por la pareja de centrales nazaríes. Inui tuvo el primer remate a puerta local, pero su remate, incordiado por Neva, terminó mansamente en las manos de Rui Silva.

El portero luso volvió a mostrarse muy sólido durante los primeros 45 minutos. Todos los rumores que hay sobre su figura parece que no le quitan la concentración de los partidos, como bien demostró al enviar a córner un remate a bocajarro de Kike cuando se alcanzaba la media hora de juego. El buen rendimiento del meta portugués se sumó Quini, que consiguió ponerse a la altura de Bryan Gil para desactivarle con el paso de los minutos.

En el área contraria Soldado no conseguía conectar con Suárez. Kenedy se impulsaba por la izquierda con fuerza, pero sin acierto, mientras que Puertas seguía sin encontrar su lugar en Ipurua. Pasaron los minutos, pasó el descanso y la lluvia comenzó a caer de nuevo con fuerza sobre el césped. Con ella, llegó el mazazo del Eibar.

Yangel Herrera metió la pierna por donde no debía y derribó dentro del área a Sergi Enrich. No lo dudó Mateu Lahoz, que señaló el punto de penalti. Expósito frente a Rui Silva con once metros de distancia entre ambos. Ganó el duelo el portero rojiblanco, pero el más rápido en el rechace fue Bryan Gil. El extremo consiguió llegar el primero al balón y batió al meta luso para adelantar al Eibar.

Diego Martínez no quiso dejar pasar mucho tiempo tras el gol y metió alternativas. El vigués propuso un estilo más directo con la entrada de Jorge Molina y Soro por Kenedy y Soldado. Casi sacaron rédito los rojiblancos a los pocos minutos de los cambios. El delantero de Alcoy consiguió bajar varios balones y en uno de ellos consiguió dejar a Luis Suárez en un mano a mano que el colombiano no pudo definir ante Dmitrovic.

La defensa del Eibar no pudo frenar el impulso de Molina, que comenzó a ganar balones de espalda al área para el resto de sus compañeros. Suárez volvió a tener el tanto del empate, pero una vez más se encontró con el portero armero… y fue la sentencia para el Granada.

Tan solo dos minutos más tarde llegó la sentencia del Eibar. Un balón de Kike se paseó por la frontal del área y llegó a los dominios de Gil. El talentoso extremo, esta vez emparejado con un Víctor Díaz que volvió tras lesión, logró hacerse un hueco para chutar con potencia al palo corto y superar a Rui Silva.

Se le acabaron las fuerzas al Granada. El segundo gol le sacó el aire y no hubo reacción en esta ocasión. Kike estuvo a punto de hacer el tercero ante unos rojiblancos que no podían más con sus piernas. El equipo no consiguió adaptarse bien al maltrecho césped de Ipurua. El 2021 no ha llegado al Granada de la mejor manera posible y ahora solo queda centrarse en la segunda ronda de la Copa del Rey el próximo miércoles frente a la Cultural.


Ficha técnica:

Eibar: Dmitrovic: Pozo, Oliveira, Bigas, Rafa Soares; Inui (Arbilla, 68′), Diop, Expósito, Bryan Gil; Sergi Enrich (Muto, 75′) y Kike (Sergio Álvarez, 90′).

Granada: Rui Silva; Quini, Germán, Vallejo, Neva (Víctor Díaz, 75′); Puertas, Gonalons (Eteki, 66′), Yangel, Kenedy (Soro, 66′); Luis Suárez y Soldado (Jorge Molina, 66′).

Goles: 1-0, Bryan Gil (55′); 2-0, Bryan Gil (76′).

Colegiado: Mateu Lahoz (valenciano). Amonestó a Diop y Expósito en el Eibary a Germán en el Granada.

Incidencias: Partido correspondiente a la decimoséptima jornada de la LaLiga Santander disputado en el estadio Ipurua de Eibar.







Se el primero en comentar

Deja un comentario