GRANADINOS

la caja de los granadinos
Frase publicitaria en el edificio de la Caja Rural en la que la última palabra de ese mensaje es granadinos | Foto: José Fermín Peña Bueno
Avatar for Cartas del lector
0

Hace unos días, paseando cerca del Parque de las Ciencias, descubrí una frase publicitaria en el edificio de la Caja Rural. Es enorme. Y se lee un mensaje muy sencillo y, sin embargo, muy entrañable. La última palabra de ese mensaje es: GRANADINOS.

Estuve un ratito leyendo, mirando y repitiendo mentalmente esta palabra mágica…GRANADINOS.

Y me di cuenta de que apenas nos reconocemos como granadinos.

Nos tildan de andaluces, de españoles, de europeos. Sin embargo, al repetir una y otra vez la palabra que denota nuestra auténtica identidad, mi pensamiento se detuvo y una sonrisa se dibujó en mi rostro. Se alegró mi corazón y sentí que mi Ser pertenece al conjunto de Seres Humanos que expresa esta entrañable palabra.

Reflexioné y sentí que lo que está ocurriendo en el Ayuntamiento se debe, en gran parte, al inconveniente de tener que esperar las respuestas desde Sevilla, Madrid, Bruselas o Washington.

Como historiador, sentí que los Reyes Católicos no conquistaron una ciudad llamada Granada, sino un Reino Celestial, representado por LA ALHAMBRA y simbolizado en la Granada.

Sentí que Granada, como ciudad, jamás existió y, en realidad, nunca ha sido fundada, dado que las gentes que residían alrededor de LA ALHAMBRA, también eran ALHAMBRA, pues eran sus servidores, cuidadores, artesanos, escultores, pintores, músicos y artistas de toda índole.

El Ayuntamiento que se creó con mentalidad materialista en el año 1492, no tiene potestad, ni capacidad, para suplantar un REINO, cuya moneda de cambio, se llama…AMOR, cuyo símbolo, es LA GRANADA y cuyos moradores son los GRANADINOS.

José Fermín Peña Bueno







Se el primero en comentar

Deja un comentario