Domingo, 22 Octubre, 2017

            

Y por fin llegó Godzilla

La victoria del Granada ante el Villarreal no sirvió sólo para reafirmar al equipo, también rescató a una de sus figuras, llamada a jugar un papel importante de aquí a final de temporada.

Manu Bayona


image_print

Esta reflexión, como siempre, se lee mejor con música de fondo…

Lo llaman Godzilla. Tienen 34 años. Es zurdo. De Aranjuez y mide casi 1,90 metros. Nunca fue un delantero muy goleador. De hecho, en los diez años que lleva en la élite del fútbol español, ha marcado algo más de 60 goles. 62 para ser más exactos. Las lesiones han sido su gran lastre. Lesiones casi siempre musculares. Como buen Godzilla que se preste, el diámetro de sus muslos es más del corte de Roberto Carlos que de Neymar. Y su potencia en el juego es otra razón de peso para esgrimir esa querencia por las lesiones musculares.

Llegó con la vitola de estrella y de momento, a gran pesar suyo, ha resultado más bien estrellado.

Pero eso cambió el sábado en Los Cármenes. Alcaraz, en su afán de dar con la tecla ante los contratiempos diarios que se encuentra, cedió el testigo a Riki para que supliera la baja de Piti. Eran, a principio de temporada, los grandes reclamos de este proyecto junto con Iturra. Por el momento el mediocentro chileno a resultado ser oro puro para el Granada. Los otros dos están aún por descubrir. Piti ha dado puntos claves con su zurda de oro, pero se le esperaba más y mejor. Y Riki no ha ha contado con demasiadas oportunidades por parte de su técnico y cuando las ha tenido, se le ha visto en un alarmante estado físico que sin duda, hacía buenas las decisiones de su entrenador.

El caso es que el sábado Riki salió de inicio. Y lo hizo escorado en banda derecha con ese sistema de tres jugadores liberados, en principio, de ciertas tareas defensivas. Y decimos en principio porque si bien no tienen que ayudar en demasía a sus respectivos laterales, sí que tienen que obstaculizar en la medida de lo posible la salida del balón rival.

Esa posición no es en la que más ha jugado Riki, pero el sábado la ocupó y su juego fue uno de los motivos por los que el Granada venció con mayor solvencia de la esperada a este ‘Euro Villarreal’

Riki aportó dinamismo. Aportó descaro. Aportó picardía… Y aportó algo que necesita como el comer este equipo: pujanza en los metros finales.

Tras este partido, apuesto a que el próximo fin de semana el de Aranjuez volverá a ser titular. y lo será ante el equipo que lo vio nacer: el nuevo Getafe de Cosmin Contra. De momento, en la parte importante de la temporada, Riki ha aparecido. Veremos por cuanto tiempo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *