Viernes, 19 de Octubre de 2018

            

Siete entrenadores en dos temporadas

Desde el desembarco de Jiang Lizhang, la inestabilidad ha provocado hasta cinco destituciones en el banquillo del Granada CF

Pedro Morilla en una entrevista concedida a Granada Digital | Foto: Javier Gea
Chema Ruiz España | @Chema_Ruiz22


image_print

El desembarco de Jiang Lizhang en el Granada CF aún no ha estado acompañado del éxito en cuanto a los objetivos marcados para cada temporada. En su primer año, se produjo un descenso que ponía fin a seis campañas en Primera División y, en su segunda temporada, el objetivo del ascenso directo parece una quimera y la promoción se aleja. Sin embargo, otro aspecto por el que se ha caracterizado el Granada de Jiang Lizhang es la inestabilidad en el banquillo.

Tras la destitución de Pedro Morilla y la consecuente contratación de un nuevo entrenador –probablemente Miguel Ángel Portugal-, la cifra de inquilinos del banquillo del primer equipo rojiblanco ascenderá a siete en solo dos temporadas, llegados tras cinco destituciones.

El primero en dirigir al conjunto granadino desde que llegó Jiang Lizhang fue Paco Jémez, pilar sobre el que se comenzó a construir el nuevo y ambicioso proyecto nazarí. Sin embargo, los resultados y su excentricidad le llevaron a ser destituido tras solo cinco jornadas. Su cargo lo recogió durante un solo encuentro Lluís Planagumá, que no fue capaz de conseguir el triunfo ante el Leganés y regresó al Granada B.

La contratación de Lucas Alcaraz fue la de mayor duración de la temporada 16/17. El técnico granadino dirigió al conjunto rojiblanco desde la jornada 7 de Liga hasta la 31, incluyendo dos encuentros de Copa del Rey. La poca distancia que separaba a los granadinos del descenso supuso su despido, en favor de Tony Adams, que no consiguió puntuar en los siete encuentros que dirigió.

Con el equipo ya en Segunda División, el ascenso directo le fue encargado a José Luis Oltra, cuyos números hacían presagiar que, al menos, pelearía por lograrlo. Sin embargo, tres derrotas consecutivas, ante el Lugo, el Nástic y el Oviedo, conllevaron su destitución y la promoción de Pedro Morilla, que ha sido el último entrenador en ser relegado del cargo tras lograr solo seis puntos en seis encuentros.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.