Martes, 17 Octubre, 2017

            

Recetas de Semana Santa: Leche frita

La leche frita es otro de los dulces indicados en estas fechas. Su preparación es sencilla y el resultado es fantástico

Leche frita
Davinia P.G. | @davinniapg


image_print

La Semana Santa es una tradición cristiana que viene acompañada de muchas preparaciones y celebraciones y, en nuestro país, se vive de una manera especial, se sigan más o menos los preceptos religiosos. Si bien es cierto que es época en la que no se debe comer carne, nosotros os proponemos las recetas de los dulces y postres más típicos. Días atrás explicamos cómo preparar torrijas y roscos, y hoy traemos la leche frita.

Muchos pensarán que son recetas con un alto contenido calórico, es cierto, pero son dulces que están buenísimos, se pueden consumir en cualquier ocasión y podemos pensar aquello de “una vez al año no hace daño”.

Los ingredientes son los siguientes:

– 1/2 litro de leche

– 100 ml de nata

leche frita 2

– 60 gr de harina de maíz (Maicena)

– 90 gr de azúcar

– la piel de un limón

– 1 rama de canela

– 1 poco de mantequilla

– un vaso de harina de trigo

– 1 huevo

– aceite de girasol

– azúcar y canela para espolvorear

Comenzamos diluyendo la harina de maíz en medio vaso de leche. El resto de la leche la ponemos a calentar en un cazo junto con la nata, la piel del limón y la canela. Para que obtenga todo el sabor, es mejor ponerlo a fuego medio durante 10 minutos. Antes de que rompa a hervir retiramos la piel del limón y la rama de canela (no es necesario tirarla, la podemos guardar para otras ocasiones e, incluso, congelar). Añadimos el azúcar y la leche con la harina que teníamos reservada. Iremos removiendo hasta que espese. Apartamos del fuego.

Para obtener la textura y la forma que queremos, buscaremos una fuente rectangular o un molde para horno en el que verteremos el contenido del cazo, lo taparemos con un film transparente y dejaremos enfriar durante dos horas.

Pasado el tiempo desmoldamos nuestra masa, que habrá obtenido una textura gelatinosa, procedemos a cortarla en cuadritos que rebozaremos con harina y huevo batido y freiremos en abundante aceite caliente.

Aunque es una receta algo menos conocida que las torrijas o los roscos, el resultado deleitará a más de uno. Merece la pena probar.

Podemos ver la vídeo-receta en el siguiente enlace (pincha aquí si no puedes ver el vídeo)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *