Lunes, 23 Octubre, 2017

            

Piden la reapertura del botellódromo para uso deportivo

Han pasado seis meses desde que se valló el reciento y aún no se ha decidido el uso que va a tener

Operarios vallando el reciento del botellódromo el pasado 1 de septiembre | Archivo GD
E.P


image_print

La plataforma vecinal ‘No al botellódromo’ ha pedido al Ayuntamiento de Granada que reabra para uso deportivo el único recinto en el que estaba permitido beber alcohol en la vía pública en la capital granadina hasta el pasado mes de septiembre cuando fue clausurado y vallado parcialmente.

Según ha explicado a Europa Press el portavoz de la plataforma ‘No al botellódromo’, José Jiménez, el recinto María Moliner “no ha debido tener otro uso” que el deportivo, que es el que estipula el Plan General de Ordenación Urbana, si bien “alguien se lo saltó a la torera”. Desde 2007 se habilitó como espacio en el que los jóvenes se reunían para beber alcohol hasta altas horas de la madrugada provocando quejas vecinales que estuvieron en el origen de este colectivo vecinal.

El antiguo botellódromo conserva el rastro de la pintura de líneas de pistas deportivas que los vecinos piden se señalicen mejor en el marco de un proyecto que remoce el entorno, y permita retirar las vallas –“que no son ni de obras” y se colocaron hace seis meses para cerrar parte del entorno con efecto disuasorio–, y completar un cercado “en condiciones” que costaría como máximo unos 30.000 euros, ha asegurado José Jiménez.

El portavoz vecinal ha recordado que la ciudad ha ahorrado en limpieza así como en horas extraordinarias de agentes policiales para la vigilancia del recinto de en torno a un millón de euros cada año según sus cálculos.

Por eso, José Jiménez ha solicitado “celeridad” al equipo de gobierno local, del PSOE, en el nuevo acondicionamiento del recinto en el que se baraja que pueda haber, además de pistas deportivas, columpios biosaludables y parque infantil.

Se trata de que a “la gente se le quite el morbo de lo que era eso”, ha añadido Jiménez que ha vuelto a ofrecer su colaboración al Ayuntamiento con cuyos responsables han mantenido diversos encuentros y contactos estos meses para aportar su “opinión” sobre la base de lo que han padecido “estos diez años”.

En el medio año desde que se clausurara el botellódromo, el pasado 1 de septiembre, no ha habido incidentes ni conatos de botellones, ha afirmado Jiménez que ha subrayado que “nunca hemos estado en contra de que la gente se divierta”.

La clausura de este recinto, que fue inaugurado en 2007, se produjo en virtud de un acuerdo de todos los grupos municipales, después de años de quejas vecinales por las molestias que generó este espacio. Especialmente en fechas señaladas como la Fiesta de la Primavera, cuando miles de jóvenes venidos de diversos puntos del país se congregaban para consumir alcohol hasta altas horas de la madrugada.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *