Viernes, 20 Octubre, 2017

            

Ocho remakes… que no sabías que lo eran

Scarface, ¿Conoces a Joe Black? o Tienes un E-Mail

Foto: YouTube


image_print

Son películas muy distintas entre sí, de las que poco queda ya por discutir. Sin embargo, las tres comparten algo que suele pasar desapercibido: Todas son remakes.

Un detalle que muchos desconocen, o así lo creen en Film School Rejects, donde han elaborado una lista de ocho largometrajes basados en antiguas películas, que quizá no tuvieron tanto éxito como sus versiones modernas, y que ahora compartimos:

MATRIMONIO COMPULSIVO

La comedia romántica del 2007 protagonizada por un Ben Stiller que se casaba con una mujer tan solo una semana después de conocerla, por miedo a perder el último tren del amor… para descubrir durante su luna de miel que su personalidad es mucho peor de lo que parecía. Por si fuera poco, allí conocerá a otra chica que, esta vez sí, es su media naranja definitiva. ¿Cómo librarse de su horrible mujer?

Resulta que tan solo se trataba de un remake de El rompecorazones, una cinta de 1972 protagonizada por Charles Grodin. ¿La diferencia? Grodin no se ha casado con su mujer tras tan solo una semana de relación, y su nueva mujer ideal parece un sueño imposible de alcanzar.

SCARFACE, EL PRECIO DEL PODER

Quiza el remake más conocido de toda la lista. En El precio del poder (1983), Al Pacino interpreta a Tony Montana, un cubano que se traslada a Miami con la intención de crear un poderoso imperio del narcotráfico.

En Scarface, el terror del Hampa, de 1932, el cubano -esta vez italiano- no se apellidaba Montana, sino Camonte, y vendía alcohol durante la Ley Seca estadounidense en Chicago.

¿CONOCES A JOE BLACK?

En 1998, Brad Pitt interpretó a un enigmático personaje. Metido en el cuerpo de un fallecido Joe Black, se encontraba en realidad la Muerte, que visitaba la Tierra para experimentar sus costumbres.

La cinta de Pitt no recibió muy buenas críticas por la interpretación de una muerte muy sosa y solidaria. Un papel muy distinto al de La Muerte de vacaciones de 1934, cuando la protagonista obliga a un hombre a llevársela de vacaciones. Conocerá a una bella mujer -igual que en la versión moderna-, y el eslogan ya lo dice todo: “El mundo enteró se parará cuando haga el amor”.

RESCATE

En 1996, Ron Howard dirigió a un Mel Gibson que no lo pasaba nada bien, aunque interpretase a un millonario: Su hijo había sido secuestrado.

 

Algo que ya ocurrió a Glenn Ford y Donna Reed en la versión de 1956, en Rapto, una película muy olvidada con el paso del tiempo y complicada de conseguir a día de hoy, que mostraba un caso más dramático si cabe que la versión moderna -pero sin la tensión que Gibson es capaz de mostrar-.

LA COSA

Cuando pensamos en La Cosa, vemos a Kurt Russell en La Antártida luchando frente a una extraña criatura extraterrestre, en la creación de John Carpenter de 1982. Esta tendría su propio remake en 2011, con Mary Elizabeth Winstead en el papel protagonista.

Sin embargo, su origen está en El enigma de otro mundo (1951). Con unos efectos visuales muy lejos de lo que había en los 80, la cinta se centraba más en una vegetación mutante alienígena.

TIENES UN E-MAIL

Tom Hanks y Meg Ryan no fueron los primeros tortolitos en conocerse por mensajería. Aunque claro, en 1998 Internet ya era algo en ebullición.

No ocurría así en El bazar de las sorpresas, donde un anunció en el periódico era lo que ponía en contacto a dos trabajadores de una misma compañía, que apenas se apreciaban fuera de las cartas que compartían, sin saber quién era el otro en realidad.

LAS CASAS EN RUINAS

Tanto en Esta casa es una ruina (1986) como en Una casa patas arriba (2007), Tom Hanks y Ice Cube se las veían con unos hogares que se caían a pedazos, por mucho que intentasen arreglarlos.

La historia variaba en 1948, cuando Cary Grant no decidía arreglar su vivienda en Los Blandings ya tienen casa, sino echarla abajo y construir una nueva de manera completa. Los problemas que esta le dará -hipotecas altas, gastos imprevistos, etc.- le harán arrepentirse de su decisión.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *