Miércoles, 18 enero, 2017

Obama autoriza los vuelos de vigilancia sobre Siria en el marco de la lucha contra Estado Islámico

En julio, un equipo de las fuerzas especiales estadounidenses ya realizó en Siria, y sin permiso de Damasco, un intento de rescate fallido del periodista James Foley

obama


image_print

El presidente de Estados Unidos, Barack Obama, ha autorizado actividades de vigilancia sobre Siria en el marco de la lucha contra Estado Islámico. La iniciativa, posible precursora de ataques aéreos, consistirá inicialmente en vuelos de reconocimiento tanto tripulados como sin piloto.

La medida ha sido filtrada por el Gobierno norteamericano a varios medios y supone la confirmación de acciones en Siria. El lunes, Obama se reunió con su secretario de Defensa, Chuck Hagel, y con otros asesores para analizar opciones, aunque públicamente la Casa Blanca ha negado cualquier acuerdo en firme.

Las fuentes citadas por ‘The New York Times’ hablan de una combinación de equipos aéreos para vigilar las actividades de Estado Islámico en Siria. Entre las aeronaves figurarían ‘drones’ y posiblemente aviones espía U2, según la orden que habría aprobado Obama el pasado fin de semana.

La duda ahora estriba en cómo reaccionará Damasco a esta hipotética incursión norteamericana. El lunes, su ministro de Exteriores, Walid al Mualem, abrió la puerta a autorizar bombardeos de Estados Unidos, aunque advirtió de que si estos ataques no cuentan con la autorización previa del régimen de Bashar al Assad serían considerados una agresión.

Sin embargo, la Administración Obama no tendría previsto notificar su iniciativa de vigilancia al Gobierno sirio, según las fuentes consultadas. En julio, un equipo de las fuerzas especiales estadounidenses ya realizó en Siria, y sin permiso de Damasco, un intento de rescate fallido del periodista James Foley, ejecutado posteriormente por Estado Islámico.

Aunque Siria cuenta con capacidad para derribar cazas norteamericanos, Estados Unidos podría recurrir a disparos precisos con proyectiles de largo alcance desde zonas cercanas a la frontera con Irak o incluso desde el mar. Las fuerzas estadounidenses también podrían inutilizar los sistemas de defensa antiaérea sirios enviando señales que impidiesen la detección de aviones durante un tiempo limitados, entre otras posibilidades planteadas por ‘The New York Times’.

Washington ya ha advertido de que en ningún caso negociará con Damasco la lucha contra Estado Islámico, algo que también han querido dejar claro en los últimos días otros gobiernos como Londres y Berlín.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *