Miércoles, 26 Julio, 2017

            

Natalia de Molina: “El reto en ‘Pozoamargo’ ha sido interpretar el lado desinhibido y con subidas de tono que protagoniza Gloria”

La actriz jienense, ganadora de un Goya a los 25 años, aporta el erotismo en este largometraje que hoy se estrena en las salas de cine españolas

Una escena del trailer de la película 'Pozoamargo'
Román Callejón | @RomanCallejon


image_print

Hoy se estrena en España la película ‘Pozoamargo’, una coproducción entre España y México que, en palabras de su director, Enrique Rivero, habla de “la culpa y nuestro lado oscuro”.

El largometraje nos traslada a Cuenca. A punto de tener un hijo, Jesús se entera de que sufre una enfermedad venérea que le ha transmitido a su mujer embarazada. No es capaz de afrontar ese mal trago y decide huir a Pozoamargo. Allí inicia una nueva vida trabajando como jornalero, hasta que conoce a una explosiva joven, Gloria, una tentación irresistible que lo conducirá de cabeza al infierno.

Gloria es Natalia de Molina, la actriz española que con 25 años, ya tiene un Goya en casa y ocho películas a sus espaldas. La jiennense cuenta a Granada Digital el resto que le ha supuesto este papel “desinhibido y sensual” y habla de esta ciudad, Granada, en la que ha vivido buena cerca de 15 años.

¿Qué cuenta ‘PozoAmargo’?

Es una película que trata sobre el sentimiento de culpa cristiano. Yo interpreto a una chica que se llama Gloria, una adolescente que vive de una manera muy abierta y sin sentimiento de culpa todos los temas sexuales. Mi personaje se encuentra con Jesús, el protagonista, que ha huido de México porque tiene una enfermedad venérea. Y hasta ahí puedo contar.

¿Qué retos te han planteado el papel de Gloria?

Ha sido una suerte trabajar con Enrique, un cineasta reconocido dentro del cine de autor. Hay bastantes retos en mi papel con todo el tema de la culpa cristiana, algo que tenemos muy arraigado socialmente. Interpretar a Gloria es interpretar a un personaje muy desinhibido y con bastantes subidas de tono.

¿Es complicado rodar esas escenas ‘subidas de tono’?

Al principio es complicado porque te genera cierta vergüenza, pero luego focalizas tu atención en el trabajo y en la historia y se evapora el pudor. De cualquier modo, cuando se ruedan escenas más comprometidas, el equipo de grabación se reduce al máximo, y así es más fácil.

¿Qué te llevó a meterte en el mundo de la interpretación?

Siempre ha sido algo que me ha gustado desde pequeña. Lo veía como un juego. Conforme pasaron los años me di cuenta de que suponía más que un hobby, que quería dedicar mi vida a esto, es más, a vivir de esto.

natalia-goya

Natalia de Molina recibió el Goya 2016 a la mejor actriz

Natalia, tienes 25 años. Esta es tu octava película y en tu casa tienes un Goya por ‘Techo y comida’… ¿Qué ha significado para ti?

Fue un ‘shock’. No me lo esperaba para nada. Yo estaba rodeada de grandes actrices con trabajos impresionantes, por lo que fue una sorpresa y me cuesta aún asumirlo.
El Goya ha venido de la mano de ‘Techo y comida’, una gran película porque trata un tema social cotidiano. Por eso me siento orgullosa de que hayan valorado ese trabajo y de haberle dado voz y lugar a esa situación en la Gala de los Goya.

Aunque eres de Linares (Jaén) te has pasado buena parte de tu vida viviendo en Granada ¿Qué es lo que echas de menos de la ciudad?

Pues sí. Llegué con un año y medio y estuve en Granada hasta los 18 años, que fue cuando me fui a Málaga a estudiar Interpretación. Llegué con un año y medio dos hasta que me fui a estudiar interpretación en Málaga. Echo de menos perderme por sus calles y las tapas.

¿Cuáles son tus lugares favoritos para tapear?

Pues llevo tiempo ya sin ir pero me gustaba frecuentar bares del Realejo y la zona de Gonzalo Gallas

¿Y guardas algo de ‘malafollá’ granadina?

(Ríe) Sí. A veces me sale ese humor borde que mucha gente no entiende.

Para ser de Linares y haber vivido en Granada… ¡Poco acento andaluz conservas!
Tampoco he tenido nunca un acento muy cerrado. Al estudiar interpretación sueles neutralizar tu acento.

¿Qué le dirías a la gente para que vaya a ver ‘Pozoamargo’?

Que es una buena oportunidad para ir al cine a disfrutar y reflexionar. Y también ha deleitarse con la fotografía que tiene esta película ¡Y para ver a una paisana!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *