Martes, 28 Marzo, 2017

Miguel Ríos relata sus memorias en “Cosas que siempre quise contarte”

El artista granadino repasa toda una vida de escenario en escenario

Gabinete// Foto: Álex Cámara


image_print

La delegada territorial de Educación, Cultura y Deporte, Ana Gámez, acompañada del propio artista y del director del Centro Andaluz de las Letras, Juan José Téllez, ha presentado la autobiografía de Miguel Ríos, que, bajo el título de Cosas que siempre quise contarte, narra las memorias del cantante y reflexiona sobre sus más de cincuenta años de carrera artística.

Esta presentación está enmarcada en el ciclo de encuentros literarios “Letras Capitales”, programado por el Centro Andaluz de las Letras (CAL), que tiene el objetivo de acercar a los lectores de las ocho provincias de la comunidad autónoma andaluza la creación literaria más actual. El director del CAL ha recordado “la visión participativa de la cultura” que “intenta hacer de las ciudadanas y ciudadanos los verdaderos protagonistas de la cultura”, por lo que ha invitado a todos los granadinos y granadinas a disfrutar de la lectura de Cosas que siempre quise contarte, donde, según Téllez, “los lectores podrán reconocer al artista, pero también conocer a la persona, así como la historia reciente de nuestro país”.

La delegada territorial ha valorado la calidad del libro, especialmente “los momentos en los que se entrelazan las peripecias personales y los hechos históricos, como la época de La Huerta Atómica, en la que su amor con Margaret tiene como trasfondo la muerte de Franco, o el nacimiento de su hija Lua acompañado del de la Constitución”.

El acto ha mostrado a un Miguel Ríos cercano y familiar y ha finalizado con la reproducción de una canción inédita compuesta para la edición de este libro, en el que se narran amores y desamores, triunfos y batacazos, la emotiva muerte del padre, la infancia granadina, su debut en Radio Granada o su pasado de aprendiz en los almacenes Olmedo, los éxitos y fracasos profesionales, sus experiencias con personalidades y amigos, como Serrat o Sabina, su compromiso político y social, la amarga experiencia carcelaria, los viajes por todo el mundo, las peleas con los representantes, las disputas con los concejales y empresarios, el mundo de las drogas y la música. “Siete décadas de existencia y más de medio siglo de rock dan para mucho”, ha recordado el artista granadino.

Como dice Gámez “las palabras de este libro y las experiencias vividas quedarán en nuestra memoria para siempre, al igual que sus canciones, que forman parte de la banda sonora de nuestra vida”.

 Biografía de Miguel Ríos

Miguel Ríos nació en Granada el 7 de junio de 1945. Fue el menor de siete hermanos en una modesta familia en la que el padre moriría muy pronto, para mayor zozobra de la madre y las cinco hermanas que lo criaron. Debutó en Radio Granada muy jovencito. Con diez u once años su hermano le «sobornó» para que interpretase en las ondas Granada, dedicándoselo a su chica. Y Miguel lo hizo, por tres pesetas, y fue un exitazo.

En cuanto pudo, a los diecisiete años, viajó a Madrid y entre ilusiones y penurias en 1962 ya se llamaba Mike Ríos y era El Rey del Twist según su casa discográfica. En la década de los sesenta nos regala Popotitos, El Río, Vuelvo a Granada y otros mil temas propios y ajenos, y para remate un éxito mundial, que aún dura: el Himno a la Alegría. En esos diez años el a la vez tímido y osado adolescente se ha transformado en un sicodélico artista entregado a la causa del amor, la paz y la revolución del power flawer. Su presencia es habitual en la tele y la radio, y es célebre y querido en todo el mundo, desde Alemania, donde saludan su homenaje a Beethoven, hasta la Ciudad Deportiva del Real Madrid, donde juega pachangas con sus amigos Puskas, Rial, Santamaría y Di Stéfano.

En los setenta el Miguel hippy, sin dejar de serlo, se convierte ya para siempre en el Miguel políticamente comprometido. Pasó un doloroso mes en la cárcel de Carabanchel por posesión de hierba y enseguida vivió, como toda España, el gran cambio. Es la década de El rock de la cárcel, los Conciertos de Rock y Amor, La huerta atómica, que él mismo tiene por tema ecologista avant la lettre, Al-Andalus, precursor de la fusión del flamenco y el rock, para acabar con La Noche Roja, primera de sus grandes giras con las que romperá moldes, colocándose al nivel de los grandes artistas internacionales. Y confirma el éxito con Los Viejos Rockeros nunca mueren y El Rock de una Noche de Verano, espectáculos aún recordados por sus muchos seguidores.

En los ochenta, tiempo de El Blues del autobús y el Rock&Ríos, organizó la asombrosa gira Rock en el Ruedo y grabó otro disco memorable, El Año del Cometa; promovió los Encuentros de Rock Iberoamericano, hizo en la tele Qué noche la de aquel año y desembocó en los noventa con Directo al corazón. Ya era desde hacía años un viejo rockero de los que nunca mueren. Y por eso siguió muy vivo en los noventa, que son los de la gira El Gusto es Nuestro, con Ana Belén, Víctor Manuel y Joan Manuel Serrat. Siempre creativo e inquieto, fundó un sello discográfico, se lanzó al experimento de Big Band Ríos y junto con Ana Belén grabó canciones de Kurt Weill.

Amigo y colaborador de Sabina, de Rosendo, de Fito Páez, de los Maná, se inventa un espectáculo con hologramas, que por cierto da pie a uno de los más deliciosos pasajes de sus memorias, hace otro programa de televisión, esta vez en Canal Sur y acaba recibiendo premios de todo tipo de instituciones, entre las que no faltan el gobierno de Aznar y el rey don Juan Carlos.

El milenio arrancó para Miguel con su simbólica vuelta a Granada, el disco y la gira Miguel Ríos 60mp3, el disco Solo o en compañía de otros y mil actividades más que es imposible resumir en unas pocas líneas.

Medalla de Oro al Mérito en el Trabajo, premio Ondas, Hijo Predilecto de Granada… se retiró con una gira mundial en 2011 que concluyó la noche mexicana en la que empieza y termina este libro que es una formidable gira literaria, deliciosa tournée alrededor de una vida.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *