Sábado, 23 Septiembre, 2017

            

La temperatura del hogar, en la palma de la mano

La temperatura de los equipos de climatización ayuda a la salud de los mayores, al ahorro y al medio ambiente

Foto: Archivo
Sofia Plaza | @sofiaPlaza


image_print

Viviendas que solo se veían en las películas donde las casas eran inteligentes: las persianas se subían solas y las luces se encendían al pasar. Hasta hace poco estos hogares formaban parte solo de la imaginación, pero ahora se han convertido en una realidad.

Este tipo de vivienda aporta la tranquilidad de saber que se pueden controlar los aparatos y electrodomésticos del hogar desde la distancia. Con el ritmo de vida actual comprobar en qué estado se encuentra una casa, en cualquier momento del día, resta una preocupación.

Controlar la temperatura del hogar, en invierno supone una gran ventaja. Pues tal y como apuntan desde Imgas empresa colaboradora de Gas Natural en Granada, no hace falta estar en la vivienda, si no que desde un Smartphone se puede decidir no sólo a qué hora quieres que empiece la calefacción a funcionar, si no también recibir avisos sobre la temperatura del hogar.

Estos avisos son ventajosos, “ya que puedes controlar las viviendas de las personas mayores que a menudo viven solas y no saben programar la calefacción, para que tengan la temperatura adecuada en casa”, explica Javier Fernández, gerente de Imgas. Además de saber si una persona mayor tiene frío o calor en su casa, también se puede controlar la temperatura para que repercuta en un ahorro a final de mes, “todo lo que sea controlar es ahorro”.

El asesoramiento y el mantenimiento de las calderas por parte de profesionales siempre es recomendable, por eso desde Imgas aporta una serie de consejos para ayudar a controlar tanto la temperatura, como el gasto, y respetar el medio ambiente.

Una recomendación es llevar ‘a examen’ las horas en las que ha bajado más la temperatura, con el objetivo de programar un arranque de mantenimiento sin que sea desde las temperaturas más bajas, ya que eso implica un mayor consumo energético.

Además hay que tener en cuenta las medidas de la habitación, los módulos con los que cuenta un termostato tanto si hay muchos como si hay pocos, “porque a lo mejor la solución no pasa por cambiar la caldera”.
A día de hoy la tecnología permite vivir más seguros, con la certeza de que estamos ahorrando y a la vez colaborando para tener un medio ambiente más saludable.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *