Jueves, 14 Diciembre, 2017

            

La Junta no prevé crear unidades estructurales específicas para la atención de trastornos de conducta alimentaria

La consejera del ramo explica que cualquier puede acudir al SAS para ser tratado de un trastorno de la conducta alimentaria, anorexia o bulimia, a través de su médico de atención primaria

Foto: Archivo GD
EP


image_print

La Consejería de Salud de la Junta de Andalucía no prevé la creación de unidades estructurales específicas para la atención de los Trastornos de la Conducta Alimentaria (TCA), argumentando que atendiendo a la incidencia y prevalencia de dichos trastornos, ni clínica ni epidemiológicamente se justifican.

Así lo ha indicado la consejera del ramo, Marina Álvarez, en una respuesta parlamentaria al diputado de IULV-CA José Antonio Castro, quien le traslada que una familia de Coín (Málaga) se encuentra “desamparada” al tener una hija con anorexia depresiva y no le dan solución alguna en la sanidad pública, “aduciendo que no tienen especialistas para ello”.

En la iniciativa planteada por IULV-CA, a la que ha tenido acceso Europa Press, se pregunta a la Junta cuántos casos se dan al año de anorexia depresiva; qué atención ofrece la Consejería a estas personas; qué solución va a dar la Consejería a esta familia; y cuál es la cobertura que ofrece la sanidad pública andaluza a enfermas con anorexia depresiva.

En respuesta a ello, Álvarez precisa que 866 personas fueron atendidas en Andalucía por anorexia o bulimia en 2015 y que la Consejería de Salud y el Servicio Andaluz de Salud (SAS) consideran los TCA una patología compleja que es fundamental abordar desde una perspectiva multidisciplinar, en la que es imprescindible garantizar la
continuidad de cuidados y la coordinación entre profesionales y dispositivos.

Según destaca, para mejorar estos aspectos se elaboró en 2004, el ‘Proceso Asistencial Integrado Trastornos de la Conducta Alimentaria (PAI TCA)’, cuya revisión se está llevando a cabo en la actualidad; en él se recogen las actuaciones que han de realizarse para el correcto abordaje de esta patología en todo el Sistema Sanitario Público de Andalucía (SSPA).

La consejera del ramo explica que cualquier puede acudir al SAS para ser tratado de un trastorno de la conducta alimentaria, anorexia o bulimia, a través de su médico de atención primaria, que atenderá el caso o lo derivará, si fuera necesario, al especialista correspondiente.

Asimismo, destaca que lo que el SSPA garantiza es el derecho a la protección de la salud, poniendo todos los medios a su alcance para que esta protección sea efectiva, “lo que en algunos casos de especial gravedad es imposible garantizar es la salud, la cura de la enfermedad, lo que significa que con el nivel actual de conocimientos, determinadas patologías no tienen cura, lo que no implica desamparo”.

Álvarez señala que el SSPA pone al servicio de los andaluces, incluida la familia a la que alude IULV-CA, toda la red de servicios para atender los problemas de salud mental de la población, incluidos los trastornos de conducta alimentaria. Igualmente, dispone de una red de servicios diversificados en los que se atienden todos los problemas de salud mental de la población, afirma la consejera del ramo.

Entre ellos, se incluyen los TCA, que en función de la gravedad, edad y necesidades asistenciales específicas de cada caso, se atenderán en uno u otro dispositivo de la red, desde Atención Primaria, Unidades de Salud Mental Comunitaria, Unidades de Salud Mental Infanto-Juvenil, Hospitales de Día y Unidades de Hospitalización, tanto de Salud Mental como de Medicina Interna, Pediatría, Endocrinología, etcétera, actuando de manera coordinada para garantizar la continuidad asistencial.

En la actualidad, el SSPA cuenta con los siguientes dispositivos de atención a la salud mental y, en consecuencia, de atención a los trastornos de la conducta alimentaria: 78 unidades de Salud Mental Comunitaria; 14 unidades de Salud Mental Infanto-Juvenil; (hasta los 18 años y con tres espacios terapéuticos: consultas ambulatorias, hospital de día y hospitalización completa, preferentemente en Pediatría); 16
hospitales de día y 20 unidades de Hospitalización de Salud Mental.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *