Domingo, 22 Octubre, 2017

            

La Junta Electoral aboga por el voto por Internet para residentes en el extranjero como medida “excepcional”

Avisa de que sería preciso reformar antes la Ley Electoral y que en todo caso debe mantenerse el voto por correo y presencial actuales

Foto: Archivo GD
E.P


image_print

La Junta Electoral Central (JEC) ha propuesto por primera vez implantar el voto de los inscritos en el Censo de Residentes Ausentes (CERA) pero, eso sí, como una medida “excepcional” y “alternativa” a las vías convencionales del voto por correo o presencial en consulados, que, según apunta, deberían mantenerse a disposición del elector aunque “mejoradas”.

Así consta en un reciente informe que el organismo arbitral ha redactado para tratar de encontrar posibles soluciones a los diversos problemas surgidos en torno al voto por correo de los electores que se encuentran en el extranjero bien por residente en otros países o bien por hallarse temporalmente fuera de España.

En dicho informe, al que ha tenido acceso Europa Press, comienza advirtiendo de la “complejidad” que la introducción del voto por Internet entraña, pero apunta que instaurarlo como una medida de carácter “excepcional” para los votantes inscritos en el CERA promovería la participación política y el ejercicio del derecho fundamental de participación.

“La medida sería en principio idónea y, dada la ineficacia del sistema actualmente en vigor, también necesaria para atender el fin constitucional de promoción de la participación política”, argumenta la JEC.

RECONOCE LA DIFICULTADES

El organismo arbitral es consciente de las “dificultades” de controlar Internet, cuyos principales amenazas pueden ser los ataques informáticos y el intento de manipulación del sistema, si bien apunta que es preciso “extremar las precauciones” estableciendo un sistema “completo” de garantías, en línea con las recomendaciones del Consejo de Europa.

Entre éstas la Junta Electoral destaca el control sobre los programas que harían posible la votación, la ubicación y el control sobre el servidor, la seguridad de la red de redes en los países en los que se emitiría el voto y la institución que en España recibiría la papeleta.

Añade que deberían preverse también planes de emergencia y formas de subsanación en caso de fallos del sistema, establecer medios técnicos para garantizar la personalidad del votante y que el sufragio sea emitido sin coacciones ni influencias indebidas.

Además, la Junta indica que sería preciso establecer una fiscalización técnica de agentes diferentes a quienes prestan el servicio, así como formas de control en favor de las juntas electorales, y articular la intervención de representantes de las candidaturas que concurren a las elecciones.

ALGUNAS DESVENTAJAS QUE HABRÍA QUE SOLVENTAR

Aún contando con la seguridad técnica, avisa de que seguiría habiendo desventajas como la “falta de publicidad” del proceso y la “ausencia de transparencia”, aunque reconoce que las otras dos modalidades de participación para el voto CERA son equiparables en este punto al proceso convencional.

En su informe, firmado por el actual presidente, el magistrado y ex fiscal general Carlos Granados, el organismo arbitral también apunta que para no crear desigualdad materiales entre los habituales usuarios de Internet y los que no, convendría “mejorar” los procedimientos alternativos que se ofrecen.

Por último, advierte de que “no hay que descartar” el uso de Internet como herramienta auxiliar al sistema tradicional de votación planteando, entre otras cuestiones, que la red se pudiera utilizar para otras operaciones como que el elector pueda descargarse las papeletas de votación, lo que supondría que la Oficina del Censo podría remitir la documentación electoral en tiempos más cortos que los actuales.

Eso sí, todas estas posibles soluciones que la JEC pone encima de la mesa sólo serían posibles con una reforma de la Ley Orgánica del Régimen Electoral General (LOREG), pero también llevando a cabo campañas destinadas a garantizar un conocimiento generalizado del sistema, así como la formación del votante y de quienes participan en el proceso electoral.

Según señala la JEC, los países donde el voto por Internet está dando resultado han implantado el sistema de manera paulatina y tras múltiples ensayos. “Por esta razón, sería conveniente planificar de manera detallada el proceso en España, estableciendo de manera precisa sus fases y los ensayos precisos para asegurar su correcto funcionamiento”, concluye.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *