Sábado, 21 Octubre, 2017

            

La Guardia Civil pone a disposición judicial a una empleada de hogar por sustraer joyas a sus jefes

La propia empleada llamó a la Guardia Civil y a sus jefes para denunciar que unos ladrones habían robado en la casa aprovechando un descuido.

Gabinete


image_print

La Guardia Civil de La Zubia ha puesto a disposición judicial en calidad de imputada no detenida a una mujer de cuarenta y un años de edad, como presunta autora de un delito de hurto de joyas y dinero en una vivienda de Cájar en la que trabajaba como empleada de hogar.

La Guardia Civil ha descubierto que la imputada vendió las joyas sustraídas en un establecimiento de compra venta de oro del área metropolitana de Granada. En este establecimiento los agentes han podido recuperar dos de estas joyas valoradas en mil quinientos euros.

El supuesto hurto fue denunciado por la propia mujer imputada. Ésta llamó a sus jefes y a la Guardia Civil sobre las 8:30 horas de la mañana del pasado día 11 de octubre para alertar que autores desconocidos habían entrado en la casa en un descuido, habían revuelto tres habitaciones y habían sustraído joyas y dinero; y que se había dado cuenta del hurto cuando subió a la planta superior de la vivienda a hacer su trabajo.

La Guardia Civil en la inspección ocular observó que en las habitaciones supuestamente visitadas por los cacos, los cajones estaban abiertos pero no había nada revuelto. Y como tampoco había ninguna puerta o ventana forzada, se sospechó desde un principio de la limpiadora como presunta autora del hecho.

La sospecha se confirmó cuando la Guardia Civil localizó en un establecimiento de compra venta de oro del área metropolitana granadina las joyas sustraídas, y comprobó que la persona que las había vendido era una hija de la empleada de hogar.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *