Domingo, 16 de Diciembre de 2018

            

La CHG aprueba un desembalse de 1.100 hm3 para el riego de cultivos

El volumen a desembalsar y las dotaciones se comenzarán a contabilizar desde el 1 de mayo y la campaña se cerrará el 30 de septiembre.

Imagen ilustrativa | Archivo GD
EP


image_print

El pleno de la Confederación Hidrográfica del Guadalquivir (CHG) ha aprobado un desembalse de 1.100 hectómetros cúbicos para el riego de los cultivos del Sistema de Regulación General durante la nueva campaña de riego, que finalizará el próximo 30 de septiembre, y que garantiza una dotación máxima de 5.000 metros cúbicos por hectárea.

Justo antes de comenzar dicha comisión de desembalse, el presidente de la CHG, Antonio Ramón Guinea, ha reconocido a los periodistas que “se ha pasado a respirar mucho”, ya que “estábamos en una situación muy comprometida, con unos volúmenes de reserva muy bajos y con una situación meteorológica que no permitía nada bueno”.

Ha resaltado que “afortunadamente marzo nos ha regalado 350 litros por metro cuadrado de lluvia, alcanzando una situación de casi normalidad”. “La situación general de cuenca es de normalidad y existe un cambio importantísimo del panorama”, ha añadido Guinea.

Ha precisado que la cantidad que se desembalse “es un poco menos de lo normal, pero es que este año ya no es normal, aunque la lluvia haya facilitado las cosas”. Así, ha recordado que “seguramente hay cultivos diferentes, porque la falta de lluvias no ha permitido a los agricultores lanzarse a ciertas aventuras, y además llevamos un par de meses en los que, viendo otros años, ya se habían producido desembalses, y este año todavía no”.

No obstante, considera que con ese volumen de desembalse “conseguiremos un funcionamiento prácticamente normal”, toda vez que “hablamos de casi el doble de lo previsto hace unos meses, de 600 hectómetros cúbicos”.

Guinea ha advertido de que “la próxima sequía vendrá, por lo que  tenemos que seguir actuando dentro de esa normalidad y alegría, aunque hay que seguir manejando el agua con mucha prudencia”.

La presidencia de la Confederación Hidrográfica del Guadalquivir ha apelado a la necesidad de hacer un buen uso del agua, recordando la crítica situación que atravesaban las reservas antes del mes de febrero, cuando empezaron las precipitaciones de manera intensa en la Península.

La dotación prevista en la última Comisión de Desembalse, celebrada el 26 de febrero, era de 600 hectómetros cúbicos, cantidad que casi se ha duplicado gracias fundamentalmente a dichas precipitaciones, que permitieron que el Sistema de Regulación General pasara en dos meses del 24,7 por ciento, en estado de emergencia, al 57,94, en estado de prealerta. Por su parte, la cuenca en general se encuentra en ‘Estado de Normalidad’, al 66,6 por ciento, con 5.371 hectómetros cúbicos.

Con respecto a las dotaciones, se ha aprobado en la cabecera de grandes zonas, o en el punto de captación de las concesiones individuales, un límite de 5.000 metros cúbicos por hectárea, o el máximo establecido en la concesión de cada aprovechamiento si esta fuera inferior a este valor.

El volumen a desembalsar y las dotaciones se comenzarán a contabilizar desde el 1 de mayo y la campaña se cerrará el 30 de septiembre.

RIEGOS EXTRAORDINARIOS

Asimismo, la Comisión de Desembalse ha aprobado autorizar de forma excepcional como riegos extraordinarios 45 hectómetros cúbicos para superficies de regadío en precario a aquellas explotaciones agrícolas que cuenten con infraestructuras de riego que lo permitan.

La CHG ha indicado que, debido al estado actual de los embalses, las dotaciones serán inferiores a las autorizadas en años anteriores en consonancia con la reducción general, esto es, olivar, con 1.350 metros cúbicos por hectárea; arroz, con 10.000 metros cúbicos; y para el resto de los cultivos en función del tipo de cultivo con un máximo de 3.500 metros cúbicos por hectárea.

Además, se acuerda autorizar el riego extraordinario del arroz para aquellas explotaciones agrícolas sujetas al acuerdo de regularización del sector. El volumen de estas autorizaciones se considera incluido dentro del volumen previsto para el riego del arroz.

El pleno de la Comisión de Desembalse ha acordado autorizar 18 hectómetros cúbicos de agua para los riegos de apoyo del olivar, con una dotación de 1.000 metros cúbicos por hectárea.

ZONA ARROCERA

Asimismo, para favorecer el riego de la zona arrocera, se adaptará el mismo sistema de suministro de los últimos años, consistente en que la zona de la margen izquierda del Guadalquivir, en lugar de realizar su toma en el río, lo haga directamente del Canal del Bajo Guadalquivir y otros cauces suministrados por agua regulada con conducciones directas.

Así, el volumen a suministrar será de 360 hectómetros cúbicos, con un caudal medio de 3,5 metros cúbicos por segundo. Este volumen se contabilizará desde el inicio de llenado de las tablas, siempre que se requiera para ello de desembalses para alcanzar el caudal medio previsto por la presa de Alcalá de 27 metros cúbicos por segundo.

En este sentido, el presidente del organismo de cuenca ha precisado que en el caso de producirse situaciones críticas de concentración salina en el estuario durante la presente campaña de riego, el Comité Permanente de la Comisión de Desembalse se reunirá para adoptar las medidas adecuadas con el fin de corregir cualquier situación anómala.

OTROS SISTEMAS

En todos los sistemas de explotación cuya situación actual haya propiciado autorizar una dotación máxima inferior a la de años anteriores, el Servicio de Explotación llevará a cabo un seguimiento de la evolución de los recursos almacenados a lo largo de la campaña, de forma que se lo comunicaría al Comité Permanente de esta Comisión de Desembalse para que estudie la posibilidad de incrementar la dotación.

La dotación para otros sistemas son para Sierra Boyera, se ha acordado una dotación de 2.000 metros cúbicos por hectárea; para Rumblar, Bembézar-Retortillo y Viar, se ha acordado una dotación de 5.500 metros cúbicos por hectárea.

Para Guadalmellato, se ha acordado una dotación de 6.000 metros cúbicos por hectárea. En el Alto Guadiana Menor, se establecen 4.000 metros cúbicos por hectárea en la Zona Regable Guadaletín (La Bolera); 4.000 metros cúbicos por hectárea para Riegos Aguas Abajo (Portillo); 3.200 metros cúbicos en el Canal Huéscar-Baza y 3.200 metros cúbicos por hectárea para mejora de regadíos tradicionales (San Clemente); y 4.500 metros cúbicos en regadíos tradicionales de Hoya de Guadix.

En el Alto Genil se garantiza en Quéntar-Canales una dotación de 6.000 metros cúbicos por hectárea.

En Colomera-Cubillas se ha aprobado 4.000 metros cúbicos por hectárea para riegos propios mejorados en Colomera; 4.000 metros cúbicos por hectárea para el Manantial de Emergencia de la Vega de Granada; y de 6.000 metros cúbicos por hectárea para riegos propios mejorados de Cubillas; 4.400 metros cubicos por hectárea en el Canal de Albolote y 1,6 hectómetros cúbicos para la CR Nacimiento Deifontes.

Por último, en Bermejales la dotación será de 4.100 metros cúbicos por hectárea en la Zona Regable del Cacín.

En el sistema de Montoro, la dotación oscila entre 25-30 hectómetros cúbicos al año para abastecimiento y uso industrial de Puertollano.

En el caso del sistema de Fresneda, la dotación será de 3,6 hectómetros cubicos al año para abastecimiento de Valdepeñas y resto de pueblos, de un desembalse de hasta 0,1 hectómetros cúbicos para riego de la Comunidad de Regantes Los Mirones.

Por último, y con respecto al Trasvase Negratín-Almanzora, la Comisión de Desembalse ha autorizado un máximo anual trasvasable de 50 hectómetros cúbicos. A este volumen se añadirá el consumo de la Comunidad de Regantes de Vega Campo Baza, que no podrá superar los 2,7 hectómetros cúbicos de acuerdo con su título concesional.

 


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.